Economía franquista R.I.P.     
 
 Diario 16.    22/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

— EL ESCRITORIO DE MENDIZABAE —

Economía franquista R.I.P.

Los líderes policos de Alianza Popular no han vacilado en mostrar á todo al periodo franquista como una

época de ´expansión económica continuada. Incluso, en un intento de realzar sus propios logros, han

descrito con negras tintas lo sucedido desde 1974 hasta 1977, aprovechando que fueron otros políticos, en

este caso del Centro Democrático o próximos, los que en este último periodo han llevado la gestión de los

asuntos económicos.

El análisis económico de los franquistas es, en primer lugar, incompleto, y, en segundo lugar, falso. Es

incompleto porque identifican al franquismo económico coa lo sucedido en la década de los sesenta,

olvidando cuál fue la evolución económica de este país en el período 1940-1960. Es falso porque achacan

a su salida del Gobierno la crisis posterior a 1973, cuando dicha depresión ha tenido lugar en todos los

países industrializados de Occidente. La recesión de 1974-75 se hubiese registrado de todos modos en

España, con y sin los líderes de Alianza .en el poder.. En todo caso, de la crítica tampoco se salva el

Gobierno presente, porque no ha contribuido con su actuación a que los efectos negativos dé la crisis

citada se atenuasen, con lo que la salida de la misma se está haciendo excesivamente problemática.

Alejamiento de Europa

La discusión sobre el progreso económico real de España entre 1939 y 1975 es preciso hacerla con una

información estadística que en este país no existe, pero aun así se pueden aproximar algunas ideas.

Utilizando las estimaciones oficiales del Producto Interior Bruto de Híspana y otras estimaciones

particulares (*) se deduce que el crecimiento español en los años 40 fue extraordinariamente débil, en

torno al 1,5 por 100 en término? reales para las. producciones-industriales y de servicios. siendo la media

del crecimiento de los años 50 sólo del 5,1 por 199 para tos conceptos anteriores.

Esta debilidad en la recuperación de posguerra lilao que las diferencias relativas de renta per cápita de

España respecto de los restantes países de Europa occidental se acentuaran, no alcanzándose los niveles

productivos anteriores a la guerra civil hasta la primera! mitad de los años 50.

En el período 1951-1958 se advierte un mayor paralelismo, que a partir de 1960 se acentuaría netamente.

La expansión de los años 60 tuvo sus raíces fundamentales en la prosperidad económica del mundo

occidental: en Estados Unidos el período de expansión se prolongó entre 1961 y 1969 (**),, siendo ésta la

fase de mayor crecimiento real en España crecimiento medio que, en términos de PIB no agrario, fue del

8,2 por 100, y que en realidad lo que permitió fue volver a las diferencias relativas de ingresos entre

España y el mundo occidental anteriores a la guerra civil.

Chupando rueda

De este modo, el tan cacareado "milagro" económico de los años 60 no fue más que un embarque en la

expansión mundial, lo que no se aprovechó para sentar unas bases firmes, como lo indica el que, ante la

crisis de 1974, la economía española estuviese peor preparada para nacer frente a los nuevos problemas

que lo que ha sido lo normal en los países del mundo occidental.

De todo lo anterior puede deducirse que, cuando la situación económica mundial es netamente favorable

es cuando se producen mejorías reales en España, como fue el caso de la fase de casi continuada

expansión de 1961-1973. En cambio, cuando la economía mundial no registra crecimientos notables, en

España el crecimiento económico se hace particularmente difícil, como sucedió en los años 40 y" 50 y

como se está comprobando en la crisis actual

Las propias cifras absolutas no son tampoco excesivamente triunfales. Según el avance del Instituto Na-

cional de Estadística sobre la evolución económica en 1976, la renta per cápita de España en 1976 fue de

3.700 dólares, cifra que sólo superaba a las correspondientes a Grecia, Irlanda, Portugal y Turquía4 y para

1974, dentro de los 34 países de la OCDÉ, lo cual no resulta particularmente triunfalista.

El análisis hasta aquí realizado ha sido estrictamente descriptivo y ha omitido causas y peculiaridades del

crecimiento económico de España en 61 período citado, Pero no hace falta profundizar mucho más para

advertir que el potencial de crecimiento económico español sólo se ha aprovechado en fases muy

favorables de la economía mundial y que las crisis se sufren en este país con una intensidad superior a lo

normal. Si se analizasen las características cualitativas de las formas de crecimiento es muy posible que

las conclusiones serían aún más desfavorables a la hora de emitir Juicios.

(*) Pedro Schwariz, "a, producto Interior bruto de España de 1940 a 1960 (pendiente de publicación por

el Instituto de Estudia* Fiscales).

{**) "Business conditions digest", Departamento de Comercio U, S. A., febrero 1977, págs. 105.

 

< Volver