Autor: Arauz, Carlos. 
   Tema polémico: Suárez y su candidatura     
 
 Ya.    30/03/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

TEMA POLEMICO: SUAREZ Y SU CANDIDATURA

PARECE necesario que toda tendencia importante de centro, derecha, centro izquierda o incluso

izquierda no marxista deba ser estimulada y fomentada para contrarrestar la indudable popularidad que el

socialismo marxista -solo o aliado con los comunistas- está conquistando en Portugal, Italia y Francia,

unas y otras tan cercanas y afines a España.

Y no cabe duda que la presencia do Suárez en las candidaturas electorales arrastrarla consigo tin

cuantioso número de votos, sustraídos en buena medida a los que, indecisos, admiten sin embargo que el

clima de convivencia ideológica existente en la actualidad es obra casi exclusiva eol actual presidente

del Gobierno, por lo que seria de justicia reconocérselo.

SE alega en contra que el Gobierno Suárez era un simple Gobierno da transición, que habla de cesar una

vez cumplida su misión de instaurar la democracia. Mas esto, que objetivamente puede ser cierto, ofrece,

sin embargo, una fácil rebatibil 1 d a d , no basada en el ejemplo de los países occidentales, pues en «líos

existen democracias consolidadas con presidentes representativos, sino en simples razones de pura lógica.

Con arreglo a las mismas sería disparatado que Adolfo Suárez dejase de presentarse a las elecciones de

junio por motivos de ética, porque esta incompatibilidad moral no existe. ¿Es acaso poco ético que el

actual presidente, ponderando el elogio de la mayoría, haya de efectuar un replanteamlento de las

primitivas condiciones bajo las que aceptó el poder y se decida, alentado por esa mayoría laten

te, a someterse al veredicto público? Yo, modestamente, pienso que no. Aún más, creo que ante las

especiales circunstancias de confusión Ideológica por las que atraviesa la nación en hasta obligado que se

ofrezcan a la misma tudas las posturas claras y suficientemente contrastadas para que BU posibilidad de

opción abarque el mayor número de alternativas posibles. Lo contrario sería sustraerle una vía lícita de

pronunciamiento, con lo que su libertad se vería Indebidamente mermada.

QUE Suàrez arrancará con ventaja? ¿Que su candidatura y la del partido por e¡ que se presente contarán

con di apoyo, aunque sea sólo por la fuerza de la Inercia, de los medios de difusión oficiales? ¿Que será

difícil mantener, por tanto, una neutralidad publicitaria? Tal vez. Pero estos hechos si que se dan también

Irremisiblemente en todos los países democráticos, en los que el Gobierno saliente, que ha ejecutado

brillantemente au misión, cuenta con una serie de puntos a favor legitimamente ganados,

Ton arreglo a lo expuesto, hay motivos para creer que el ideal de la libertad exige la presencia de Suárez,

siempre-hay que dejarlo patente-que su Intención sea e! de unir los grandes grupos afines d« centro y

de derecha y no de atomizar-en beneficio personal, pero en perjuicio de la Patria-aún mas la división

ahora existente. Sin él la lucha contra el totalitarismo marxista será obviamente moa dificultosa.

Carlos ARAUZ

 

< Volver