Autor: Paris Eguilaz, Higinio. 
 Perspectivas económicas de la etapa actual. 
 El objetivo prioritario debe ser el de superar la crisis económica     
 
 Ya.    09/07/1977.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

9-VII-77

INFORMACIÓN ECONÓMICA

Pág.25.ya

PERSPECTIVAS ECONÓMICAS DE LA ETAPA ACTUAL

EL OBJETIVO PRIORITARIO DEBE SER EL DE SUPERAR LA CRISIS ECONÓMICA

EL DILEMA ACTUAL PARA ESPAÑA NO ES CAPITALISMO O SOCIALISMO,

SINO CREACIÓN O DESINTEGRACIÓN ECONÓMICA • LO SOCIAL

ES EL AUMENTO CONTINUO DEL BIENESTAR

DEL MAYOR NUMERO

Los posibilidades del desarrollo español son grandes, pero existen muchos obstáculos • En etapas de crisis, la oposición debe colaborar en algunos aspectos • Muchos dirigentes no han comprendido la dinámica del desarrollo

ENTENDEMOS que es una oblí gación de los analistas de la política económica presentar la situación como realmente es y no en forma tendenciosa, desfigurando la realidad en uno u otro sentido, y aunque siempre existe un cierto grado de subjetivismo en cualquier valoración, debemos esforzarnos en que ésta tenga carácter objetivo.

1 A lo largo de los años 1975, 1976 y los meses transcurridos del año actual, la situación económica se ha deteriorado continuamente; los comentaristas examinan con mucho, detalle cómo afecta la crisis a los diferentes aspectos, pero no destacan la causa fundamental, que en nuestra opinión es de tipo politico-social y que consiste en que el socialismo marxista en sus diferentes modalidades, que constituye la oposición en la política española actual, no admite cómo permanente el sistema de empresas privadas y mercado labre, que admiten todos los países occidentales, y proclama esa posición en sus programas, así como su decisión de implantarla. Las pasadas elecciones han complicado la situación, que no ha dado la mayoría absoluta a ninguna agrupación electoral; y los partidos marxistas más importantes (P S O E, PCE y PSP) pueden dificultar mucho la actuación del Gobierno, pues la derecha sólo tiene una modesta representación, lo que limita las opciones del centro-izquierda actual, y el socialismo marxista, al no existir una clara opción centro-derecha, carece del freno que supondría esa posibilidad, y éste es el primer problema de fondo de la situación presente.

2 El segundo es que en la etapa actual el dilema fundamental de la política económica española no es decidir entre capitalismo y socialismo .marxista, .sino entre creación y desintegración económica. Hoy no se pueden plantear los problemas con criterios die hace cincuenta años, sitao con una visión integradora, deducida de "la experiencia, de los aspectos positivos de los diferentes sistemas; la primacía del desarrollo económico-social es lo que deibe prevalecer, rechazando ´ los dogmatismos doctrinales negativos. Así ocurre con las nacionalizaciones, que pudieron tener sus defensores hace muchos años, pero no era la España actual, en la cual los controles, las tarifas oficiales de precios y la limitación de los dividendos han permitido fuertes aumentos de producción, suprimiendo la .posibilidad de abusos y asegurando la financíación privada para la expansión de los sectores, lo que ha convertido las nacionalizaciones en una medida negativa.

Lo social, el bienestar de la mayoría

3 Existe un gran confusionismo en torno al contenido" y naturaleza de la política social; como consecuencia de una propaganda desfigurada, la población española, ha llegado a crear que sólo la pueden realizar los partidos socialistas, y por eso los votaran en las elecciones; no conocen que lo social es el bienestar del mayor número, pero no sólo en un momento dado, sino en forma continuada, y que está bien demostrado que la economía de mercado, con correcciones, es mucho más eficaz que el socialismo de Estado para lograr, esos fines, y ahí está el caso de Alemania, como demostración permanente, con su socialismo para todos y el abandono del marxismo como partido de clase desde el Congreso de Godesberg; parecería increíble a los sindicatos y dirigentes del socialismo marxista español que los sindicatos alemanes demuestren un gran interés por favorecer las inversiones de las empresas privadas, y ello ocurre así porque conocen que el crecimiento del capital, al elevar la productividad, favorece el aumento del nivel dé vida de los propios obreros; lo que se ha llamado el "milagro alemán" no es más que la aceptación de un sistema económico racional, acompañado de la colaboración de obreros y empresarios en el mismo, en vez de luchar para hacer imposible su funcionamiento.

Es lo contrario de lo que aquí ocurre, pues a la población obrera se le desfigura la realidad, y los dirigentes políticas, quizas algunos con buena fe, aceptan ésa posición errónea creyendo que. así realizan una política favorable a los obreros.

4 En los programas de los partidos socialistas españoles y también en grupos que han constituido el Centro gubernamental, se adopta como uno de los objetivos importantes de la. política económica; él transferir una parte de los beneficios de las empresas a los trabajadores, para elevar la participación de éstos en la renta nacional, posición que pudo estar justificada en otra etapa, pero que no tiene en cuenta que esas transferencias han llegado ya a su limite, pues en .el pasado año la. participación de las renías de trabajo en España (salarios y otras fracciones) es más alta que en los países occidentales más industrializados, lo que está produciendo situaciones muy ´difíciles y.su descapitalización en muchas empresas. ´Colocados los empresarios entre la espada de las nacionalizaciones y la pared de los aumentos de impuestos y de salarios, es lógico que se reduzcan las inversiones posibles, provocando un gran déficit de las mismas, un, paro elevado como consecuencia; de la subinversión y una salida de capitales hacía el exterior, porque cuando a la actuación empresarial con las inversiones correspondientes, naturalmente con su rentabilidad y beneficio, se le considera como una actuación explotadora por los partidos marxistas y como una defraudación permanente por el fisco, es lógico que esos hechos se produzcan, por muy

lamentables que sean, porque son simples efectos de unas causas que operan en el sistema.

Así nos encontramos con que ¡as posibilidades de desarrolllo económico español, que son grandes, estén muy frenadas por unas exigencias que no se pueden lograr, por que sobrepasan todas las posibilidades y los partidos socialistas no quieren aceptar ni los razonamientos ni los hechos, y ante esa posición sobran datos y cifras de cualquier, clase, pues parece que su objetivo sea desintegrar el sistema de empresas privadas.

COLABORACIÓN GOBIERNO - OPOSICIÓN

5 Ante una crisis económica tan extensa y profunda como la actual no es posible una actuación gubernamental eficaz, qué restaure la confianza y restablezca las condiciones normales de funcionamiento de las empresas, si la oposición mantiene una actuación sistemática contraria, y es necesario que colabore en algún aspecto, expresa, o tácitamente con el Gobierno, y uno de ellos lo constituyen las relaciones laborales; el mantenimiento de una conflictividad permanente, con exigencias salariales que comó hemos indicado, están fuera de toda posibilidad razonable,, dentro de una cierta estabilidad del sistema; el excesivo absentismo laboral, las actuaciones coactivas sobre los propios trabajadores y la caída de la moral de trabajo, promueven un continuo aumento de los costes salariales, que alimentan y aceleran la inflación, al que se une una falta de ordenación de los gastos presupuestarios; querer luchar contra la inflación y estimular la actuación de los factores inflacionistas, son hechos incompatibles; no se trata de bloquear los precios y salarios, medidas simplistas, que en la realidad son palos de ciego que al poco tiempo producen efectos contraproducentes por las reacciones a las que dan lugar, pero sí se debe operar sobre los factores antes señalados, y en conseguir esas limitaciones sí que deberían colaborar los sindicatos obreros en la etapa actual. No se puede exigir un auténtico pacto social para un período largo, porque las posiciones políticas de unos y otros grupos son muy opuestos; pero un primer paso, por una tregua parcial, es tan necesario que sin ella las tensiones que se producirán harán casi imposible el funcionamiento eficaz de las nuevas instituciones. En el sistema .parlamentario anterior a 1936, este mínimo de colaboración no existió, y de ahí que todos hubieron de sufrir las consecuencias, y si ahora se insiste en los mismos errores puede ocurrir "algo parecido; el objetivo esencial, prioritario en esta etapa, debe ser el superar la crisis económica, y si una oposición sistemática en el Parlamento lo impide, el sistema no se podrá consolidar.

ALENTAR LAS INVERSIONES

6 Muchos dirigentes no han comprendido la dinámica del desarrollo y operan, quizá con buena fe, con unos esquemas doctrinales de la primera posguerra mundial que son de efectos paralizantes e incompatibles con las exigencias de un proceso económico expansivo, como debe ser el de la economía española; Esta necesita cuantiosas inversiones, teniendo en cuenta que como consecuencia del proceso tecnológico la relación capital puesto de trabajo es cada año más alta; ésta es la razón de que el objetivo de la política fiscal actual no debe ser conseguir que las rentas personales sean igualitarias, puee la equidad que se pueda lograr por esa vía, en un ´momento dado, al reducir el estímulo individual, las posibilidades de formación del ahorro, y el volumen de inversiones frena el crecimiento del capital nacional, provocando un alto .nivel de paro y paralizando para períodos sucesivos el desarrollo.

Creer que una crisis como ,1a actual se va a superar con fuertes aumentos en los impuestos y en las inversiones oficiales, desalentando la inversión privada, está, en contradición con el mecanismo de una economía dinámica. Los socialistas ponen mucho énfasis en el impuesto sobre la renta personal y no tienen en cuenta que todos los impuestos se pagan con gargo a esa renta y lo único que varía es el momentó de su percepción, que es el ingreso en los impuestos directos y el gasto en los indirectos; la extensión del impuesto sobre la tasa del valor añadido en las economías, de los países occidentales se debe a que permite obtener fuertes recaudaciones y limitar selectivamente el consumo de los bienes y servícios de lujo, orientando la producción de bienes en la dirección deseable, para "favorecer así a la mayoría de la población; ,peró aquí los socialistas, anuncian que actúarán por las dos vías, elevando; el impuesto sobre la renta de las personas sin desgravar 1a parte de esos ingresos que se dedican a inversiones y al mismo tiempo convirtiendo los actuales impuestos sobre él gasto en impuestos sobre el valor añadido, que es un impuesto indirecto, y esa doble dirección impositiva tendrá efectos negativos inmediatos; en cambio, si1encian por completo el alto, porcentaje de impuestos indirectos de muchos países occidentales que, organizados adecuadamente, son los más sociales, los de más fácil recaudación y los de menor fraude.

Limitar el gasto en importaciones

Si los socialistas alcanzan el poder y aplican su programa económico, que carece de validez para una economía dinámica, podrán nacionalizar muchos sectores, medida que con .la inflación actual •equivale a confiscar el ahorro; podrán impedir el beneficia normal de las empresas, podrán anular el estímulo individual, podrán imponer la autogestión, mantener el despilfarro en sectores oficiales, y entre ellos en la Seguridad. Social pero no podrán impedir la desintegración económica española, y lo" grave será que, como ha manifestado el secretario .general del Partido Socialista Obrero Español, las medidas que apliquen serán irreversibles.

En cuanto a la situación de los pagos exteriores, los dirigentes de todos los partidos saben qué por el camino actual se llegará a continuas devaluaciones de la meseta, que serán inútiles, asá como al aumento del .endeudamiento exterior, que sólo servirá para atenciones urgentes. Entendemos que no hay otro camino que el limitar por ahora el gasto en importaciones, y sólo organizando una economía nacional sana que estimule la aportación de capital exterior, en vez de alejarlo, se podrán cubrir los déficit exteriores y modificar la situación de la balanza.

Higinio PABIS EGUILAZ

Del Consejo de Economía Nacional.

 

< Volver