Informe de la OCDE sobre España. 
 Imprescindible una reforma fiscal     
 
 Diario 16.    12/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Martes 12-julio 77/DIARIO 16

Informe de la OCDE sobre España

Imprescindible una reforma fiscal

PARÍS, 12 (Corresponsal D16).—Una expansión moderada, con un nuevo agravamiento de la

desocupación, la persistencia de una muy viva inflación y un déficit ligeramente menos fuerte que en

1976, pero considerable, conforman las perspectivas de la economía española para el año en curso,

señaladas en el informe anual publicado hoy por la OCDE.

El estudio, redactado antes de las elecciones, estima que la política económica estaba entonces

caracterizada como relativamente restructiva, y suponiendo que continuara así durante el año, el, informe

considera, poco probable que España asista a una reactivación sostenida.

Al trazar las previsiones a corto plazo, el informe sostiene que la reactivación que intervino en el segundo

semestre de 1976 deberá continuarse en el primero de 1977 y disminuir a continuáción, "esencialmente

por efecto del debilitamiento de la demanda interna; provocado por el mantenimiento de. la política

económica actual".

El informe aclara que es imposible prever cuál será la orientación de la política económica poselectoral y

qué lo previsto en el texto fue definido a partir tíe febrero último, cuando las autoridades anunciaron una

serie de medidas tendentes a obtener, para el año en curso, una tasa de crecimiento del PNB del orden del

3,5 por 100 compatible con una progresión de los precios de un 17 por 100 de promedio anual. En las

conclusiones de política económica, el estudio insiste sobre la amplitud de los desequilibrios que afectan

actualmente a la economía española. "La reactivación no se tradujo en una mejoría de la situación en el

mercado del empleo y si la desocupación no se agravó se debió en gran parte a la flexión de las tasas .de

actividad, que redujeron considerablemente ha progresión de la población activa".

Aristocracia laboral

Las soluciones que serán aportadas a los problemas que se plantean a corto plazo a la economía española

deberán poder inscribirse en una visión más a largo término, "teniendo en cuenta, en particular, la

existencia de un ambiente internacional sin duda menos dinámico que en el pasado".

En ese contexto, un cierto número de acciones profundas deberán ser encaradas, añade el informe, y en

particular, dice, "convendría reorganizar los circuitos de financiación de la economía y asegurar una

mejor expresión de las fuerzas del mercado y un mejor equilibrio ahorro inversión".

La mejoría de las reglas de funcionamiento del mercado deberá ser emprendida también en otros

dominios, como manera de garantizar, donde sea posible, el libre juego de la competencia. "Por el

contrario —estima la OCDE—, la intervención del Estado deberá ser acentuada en otros terrenos, en

primer lugar teniendo en cuenta las tendencias demográficas; será necesario promover a término una

política activa del empleo y de la inversión."

Al considerar que otras acciones deberán ser adoptar das en el terreno de los ingresos, sostiene que si bien

no se dispone de datos precisos sobre el proceso de redistribución de las rentas que intervino entre 1974-

76, "es válido suponer que los principales beneficiarios no fueron las categorías más desposeídas, sino,

algunas categorías de asalariados que disponen de un poder elevado de negociación", la llamada

"aristocracia laboral". Este tipo de" proceso, ampliamente espontáneo —considera la OCDE—, podrá

mostrarse incompatible con las condiciones necesarias para un crecimiento equilibrado y duradero de la

economía, por lo; cual, es "necesaria la intervención del Estado para conciliar los imperativos del

equilibrio económico con los de la justicia social".

Reforma fiscal necesaria

El informe recomienda que esa intervención puede concebirse a través de una reforma, fiscal "que

facilitará la realización del consenso social más amplio posible, condición necesaria para la aplicación

indispensable de una política de ingresos".

"La responsabilidad prioritaria, de la aplicación del conjunte de estas medidas de ajuste reposa sobre

España misma, indica el informe, pero deberá contar con una cooperación internacional activa", concluye.

La economía española, que en 1974 continuó progresando a un rápido ritmo, fue sacudida seriamente por

la recesión qué afectó a todos los países dé la OCDE, dice el informe en sus consideraciones previas.

Mientras una reactivación parecía delinearse a finales de 1975, explica, a principios de 1976 la actividad

registró un retroceso ligado, es cierto, a factores ampliamente extraeconómicos.

Sin embargo, continúa la OCDE, durante los últimos meses de 1976 ya principios de 1977 la producción

industrial se ubicó en una pendiente en alza. Esta reactivación parece haber estado esencialmente ligada al

rápido crecimiento de las exportaciones.

• El informe estima luego que la economía funciona aún muy por debajo de su potencial de producción y

que la situación del mercado laboral se ha deteriorado.

Se asiste a un rápido incremento de los precios, que progresaron de un 18 a uu 20 por 100 y la balanza

comercial registró una nueva degradación respecto a 1975, situándose el déficit por encima de los cuatro

mil millones de dólares.

La política económica produjo efectos relativamente contrastados en el año, agrega, y explica que la

política presupuestaría fue expansionista en el primer semestre y restrictiva en el segundo, mientras que la

política monetaria, netamente restrictiva en el primer semestre, devino expansionista en los últimos seis

meses.

Actualmente, —aclara que en vísperas de las elecciones— la política económica puede considerarse

como relativamente restrictiva y si se mantiene así durante el año es poco probable que se asista a una

reactivación sostenida.

Los precios seguirán creciendo

Se puede esperar un crecimiento moderado de la producción, que será esencialmente sostenido por el

desarrollo de las exportaciones, mientras los componentes internos de la demanda conocerán una

evolución parecida a la registrada en 1976.

El alza de los precios seguirá fuerte y el déficit de la balanza de Operaciones corrientes seguirá elevado,

registrando sin embargo una liviana reducción respecto a 1976.

 

< Volver