Según los expertos. 
 La devaluación, inevitable     
 
 Arriba.    12/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

• Según los expertos

LA DEVALUACIÓN, INEVITABLE

El mercado de divisas de Madrid suspendió ayer sus transacciones en moneda extranjera. De la misma

manera, en los mercados internacionales no se cotizó tampoco la peseta.

Las expectativas de devaluación surgidas a raíz del viaje a USA del Presidente Suárez y mantenidas

posteriordente de manera constante, llegaron a su cenit durante el pasado fin de semana al conocerse que

el Gobierno estaba estudiando a fondo las esperadas medidas económicas, de las cuales, como es sabido,

la devaluación es parte imprescindible.

Ayer permaneció cerrado el mercado de divisas de Madrid para evitar la especulación sobre nuestra divisa

La decisión de desvalorizar nuestro signo monetario tiene como fundamental objetivo el conducir la

cotización a un nivel real, es decir, en correspondencia con el nivel de precios interior que, según es bien

conocido, ha crecido desde la última devaluación de febrero de 1976 a un ritmo dos veces superior al del

conjunto de los países de la OCDE, área en la que sé encuentran nuestros principales competidores

comerciales.

Con la depreciación de la peseta se trata, por tanto, de evitar la riada de divisas por los continuos déficits

de nuestra balanza corriente, al propio tiempo que se detiene el proceso de endeudamiento exterior.

Naturalmente, no todo son ventajas. La competitividad exterior que ganan nuestros productos y servi-cios

de exportación, tiene como contrapartida eI encarecimiento de nuestras importaciones, dañino

especialmente con respectó a aquellos productos como el petróleo, que no podemos dejar de comprar.

• EN LOS MERCADOS INTERNACIONALES NO SE COTIZO TAMPOCO LA PESETA

También nuestro endeudamiento exterior —situado en unos 12.000 millones de dólares— experimentaría

un considerable crecimiento, ya que el efecto sería como tener que pagar —es sólo una expresión—

«duros por pesetas».

Para que tengan éxito los efectos devaluatorios de carácter positivo y evitar que se agranden los ne-

gativos, toda operación devafuato-ria ha de ir acompañada de una serie de medidas de control y

reforzamiento, que hay que esperar la complementen en este caso y no que brillen por su ausencia, como

sucedió en febrero de 1976.

 

< Volver