Reacciones ante el programa económico. 
 Las centrales sindicales, a la espera de actitudes prácticas     
 
 Arriba.    13/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

REACCIONES ANTE EL PROGRAMA ECONÓMICO

LAS CENTRALES SINDICALES, A LA ESPERA DE ACTITUDES PRACTICAS

MADRID. (De nuestra Redacción y agencias.)—Las centrales obreras no aceptarán ningún tipo

de pacto social con el Gobierno y están a la espera de que la declaración programática en

materia económica se concrete en actitudes prácticas.

A este respecto, la oposición ejecutiva de la Unión General de Trabajadores ha hecho público

un comunicado en el que, entre otras cosas, manifiesta que la declaración programática del

Gobierno contiene aspectos positivos, especialmente en tos terrenos fiscal y de lucha contra el

paro.

No obstante —agrega UGT—, en el aspecto negativo debe citarse el mantenimiento de

medidas adoptadas en 1976 y 1977 por el anterior Gobierno y la alusión a posibles

restricciones monetarias.

Por su parte, el secretario general de Comisiones Obreras, Marcelino Camacho, ha

manifestado que considera el programa del Gobierno como una declaración de intenciones, sin

ninguna concreción.

Para Camacho, el problema está en saber cómo se van a desarrollar las medidas anunciadas.

«Se habla —añadió— de garantizar y moderar los salarios modestos, pero nosotros lo que

pedimos es que sean más altos; lo que quizás habría que moderar son los más elevados.»

La Confederación Nacional del Trabajo, a través de su secretario general, Juan Gómez Casas,

ha declarado que les medidas actuales han dado una libertad absoluta al capital, que, junto con

la organización empresarial, colocan en una situación inquietante al trabajador. «En

las medidas —dijo Gómez Casas— se habla de control de salarlos, pero no de control de

precios ni de la actuación de los intermediarios, que son dos factores de inflación..

La comisión ejecutiva de Unión Sindical Obrera, por su parte, en un comunicado afirma que la

declaración provoca una actitud de expectativa, a la espera de las medidas económicas que se

vayan proponiendo y que la intención del Gobierno es muy susceptible de diversas

interpretaciones.

La USO —dice el comunicado— no va a colaborar en ningún plan de estabilización que intente

cargar sobre tos trabajadores el peso de una política de saneamiento económico.

El Sindicato Unitario, a través de su secretario general, José Miguel Ibarrola, ha coincidido en

que hay que esperar a los plazos marcados por el Gobierno para la concreción de sus

intenciones.

Finalmente, la Confederación de Sindicatos Unitarios de Trabajadores no hará público ningún

comunicado hasta que no hayan concretado las medidas. A título individual, Daniel Cando, de

su comisión ejecutiva, manifestó que las medidas no son las adecuadas para resolver los

problemas económicos, ye que perjudican al conjunto de la clase trabajadora.

 

< Volver