Economía. 
 La Bolsa se nos rompe     
 
 Gaceta Ilustrada.     Página: 58-60. Páginas: 3. Párrafos: 7. 

ECONOMÍA

LA BOLSA SE NOS ROMPE

MÍNIMO del año tras mínimo del año, la Bolsa se ha mostrado la pasada semana incapaz de digerir las

medidas económicas anunciadas por el Gobierno. Pese a que muchos insisten en demostrar lo contrario, la

Bolsa española sigue siendo un importante termómetro de la vida política del país, por eso es importante

observar detenidamente su comportamiento durante estos días.

LA confusión; el pesimismo, la desilusión que reina en el mundo de la finanzas españolas se resume en

estas palabras de un experto económico a ByN: «No sabemos qué consejos dar a la gente. Ante la

devaluación sería conveniente invertir cuanto antes, pero hay que tener cuidado con las inversiones por el

anunciado impuesto sobre el patrimonio. Tal vez sería mejor dejar el dinero en el Banco, pero hacer esto

supondría encontrarse con la amenaza de la investigación de las cuentas corrientes. Entonces, lo único

que nos queda es aconsejar que no se mueva el dinero, aunque tengamos que presenciar cómo se evapora

al ritmo de la inflación». Por supuesto, esta confusión se refleja también en las Bolsas españolas, donde la

pasada semana se alcanzaron niveles mínimos del ario en varios días consecutivos. «No hay desbandada

general —nos dice un corredor—, lo que ocurre es que faltan órdenes de compra y, como siempre, hay

alguien que tiene necesidad de vender...» Mientras que se amplían las medidas económicas «anunciadas

por el Gobierno, la consigna parece ser la abstención. En general, en las Bolsas españolas se consideran

muy apropiadas, técnicamente hablando, estas medidas económicas, pero se hecha en falta su

intencionalidad política, lo que se considera un gran error del equipo de Fuentes Quintana. «La gente se

ha asustado —decía a ByN el directivo da un gran Banco español—. Muchos se han acercado estos días a

los Bancos a retirar las 100.000 ó 200.000 pesetas que tenían en su cuenta corriente al pensar que la

posibilidad de investigar en las cuentas tuviera alguna incidencia sobre su ahorro. No tes hemos podido

convencer de lo contrario.»

Muchos están aprovechando esta situación para hacer un examen de las deficiencias de la Bolsa española.

Uno de los más importantes corredores de la Bolsa de Madrid decía a ByN: «El problema de la Bolsa es

un problema de estructura. La situación no mejorará hasta que no haya más acciones industriales, hasta

que no desaparezca la intervención del Banco de España, hasta que el Gobierno no pierda el miedo a que

la Bolsa baje.

Porque la Bolsa ya no es el termómetro político, ya que existen los partidos, el Congreso, el Senado, la

Prensa». Otro corredor más gráficamente venía a señalar que el problema consiste en que «hasta ahora ta

Bolsa ha cotizado en alza la dictadura, que cotice en alza la democracia va a costar bastante porque los

ahorradores no parecen muy convencidos todavía de que el cambio político y económico sea necesario».

Parece seguro que, efectivamente, la Bolsa sufrirá en muy poco tiempo una importante reestructuración.

De hecho, el Gobierno está cambiando su actitud respecto a! mercado bursátil. Pese a la incidencia

política que podría tener sobre la sociedad española el descenso de la Bolsa, inmediatamente después de

conocidas las medidas económicas, el Banco de España no llegó a intervenir. Esta no intervención podría

también estar motivada por la debilidad de sus fondos después de sus últimos esfuerzos y, como decía un

banquero, «porque a partir de ahora se le pueden exigir cuentas por sus intervenciones».

Sin embargo, no todo es pesimismo. Pasado este compás de espera, con la aparición de tas medidas

económicas concretas, todos esperan que la Bolsa toque fondo y que el mercado se anime. Los más

optimistas dan de plazo un mes para el resurgir bursátil; los menos, de dos a tres meses. «Muchos hasta

ahora —nos dice un experto en Bolsa— invertían en inmuebles o dejaban su dinero en tas cuentas

corrientes para evitar una transparencia fiscal que existia en la Bolsa. Con las nuevas medidas que

anuncia el Gobierno, esa transparencia se llevará a inmuebles y cuentas corrientes y esto sólo podrá

beneficiar a la Bolsa.» Como es natural, algunos valores se sienten más afectados que otros en esta nueva

crisis bolsística. Banca, inmobiliaria, cementos y material de construcción están bajando. Por el contrario,

eléctricas y siderome-talúrgicas se mantienen y ofrecen a corto plazo mayor seguridad que ningún otro

valor. Pero, en general, la situación es desoladora. «Es —nos contaba un pequeño accionista— como si

me hubiera comprado en el Rastro una corbata por 1.000 pesetas y luego la hubiera visto en un gran

almacén por 500.»

Un impuesto que asusta

UNO de los puntos más importantes de la declaración programática del Gobierno es el anuncien de

creación de un impuesto sobre el patrimonio. Este tipo de impuesto existe en todos los países europeos

menos en Gran Bretaña, Francia, Italia y España. El cuadro adjunto muestra las lasas, exenciones e

impuestos a pagar sobre un ejemplo concreto. Como se puede contemplar, en los países nórdicos es donde

mayor imposición existe sobre la fortuna.

En Inglaterra está previsto gravar las fortunas a partir de las 100.000 libras (unos 15 millones de pesetas)

con un tipo progresivo que iría desde el 1 al 5 por 100. En Francia se proyecta sujetar a tribulación a los

patrimonios a partir de dos millones de francos (alrededor de 35 millones de pesetas) con un tipo fijo del

0,5 por 100.

Respecto a España, todavía no se conocen las exenciones que contemplaría este nuevo impuesto. Alguien

ha adelantado ya la posibilidad de que se graven las fortunas a partir de diez millones de pesetas con un

tipo que podría ir del 0,5 al 2 por 100.

EL IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO EN EUROPA

Estos cálculos sobre la imposición sobre el patrimonio en algunos

países europeos están realizados para un hombre casado, con dos

hijos, y que disponga de un patrimonio de 16 millones de pesetas.

Estos 16 millones están calculados sobre 8 millones de vivienda

1.600.000 pesetas de efectos personales y domésticos y 6.400.000

pesetas de haberes líquidos y valores.

País

Tasa de

impuesto

en %

Exenciones

impuesto a

pagar en

ptas.

Noruega . . .

0,4 a 1,2

más tasa

local

100.000 coronas ñor. (1.

600.000 pesetas). E. P.

D. hasta 550.000 pts. V,

P. S. hasta 600.000 pts.

R. V., patentes, derechos

de autor y artísticos.

375.000

Suecia . . .

1,0 a 2,5

200.000 coronas suecas.

(3.300.000 pesetas). V.

P. S., R. V., patentes,

fondos comerciales.

275.000

Finlandia . . .

0,5 a 2,0

35.000 marcos filand.

(750.000 pesetas). E.

P.O., V. P. S., R.V.,

obligaciones de Estado

hasta 1.100.000 ptas.

260.000

Holanda . . .

0,8

89.000 florines.

(3.100.000 pesetas). E.

P.O., V.P.S., fondos

comerciales.

120.000

Austria ....

0,765

400.000 chelines

(2.100.000 pesetas).

E.P.D., V.P.S., R.V.

120.000

Dinamarca . .

0,9 a 1,1

450.000 coronas danés.

(6.400.000 pesetas). E. P.

O., V. P. S., R. V., joyas

y obras de arte.

100.000

Alemania . . .

0,7

320.000 marcos.

(12.000.000 de pesetas).

E. P. D., V. P. S., R.

V., obras de arte y colec-

ciones.

60300

Manda ...

1,0

115.000 libras.

(17.000.000 de pesetas).

Residencia principal, ca-

ballos de carrera, obras

de arte, documentos e

instrumentos históricos y

científicos.

0

EPD: Efectos personales y domésticos. VPS: Valor de las pólizas

de seguros. RV: Rentas vitalicias.

LA SEGURIDAD SOCIAL EN EUROPA

(% en relación a ios ingresos totales)

Bélgica .....

Estado

Trabajadore

s

Empresario

s

Otros

29,3

26,6

48,8

3,3

Dinamarca ....

85,9

1.8

10,2

2,1

Francia .....

10.8

20

67,6

1,6

Gran Bretaña . .

38

17,1

37

7,9

Irlanda .

65,4

12,1

21,8

0,7

Italia .......

23,4

15,5

55

6,1

Luxemburgo . . .

30

25,1

36,5

8,4

Países Bajos . .

12,4

35,9

43,1

8,6

R, F. Alemana .

20,7

24,5

51,6

3,2

ESPAÑA ....

6,3

18,2

70,2

5,3

Alivio para los empresarios

UNO de los propósitos del Gobierno acogido más favorablemente, tanto por obreros como por

empresarios, ha sido el de que el Estado asuma una mayor participación en los costes de la Seguridad

Social.

Tanto las centrales sindicales como las patronales vienen exigiendo desde hace años esa mayor

participación estatal an los costes de ese monstruo presupuestario. Sobre los empresarios españoles venia

a recaer hasta ahora casi las tres cuartas partes de dichas costes, lo cual desalentaba cualquier posible

creación de puestos de trabajo.

Mucho mejor que tos incentivos fiscales a las empresas que amplíen sus plantillas vendrá esta medida

para los empresarios. Buena medida también ante esta generalizada falta de liquidez que se observa en un

gran porcentaje de empresas españolas.

Los empresarios consultados por ByN calculan que el Estado debería asumir como mínimo un 30 por 100

de los costes y, aún así, no alcanzarían el nivel medio europeo.

 

< Volver