Fuentes Quintana. 
 El déficit exterior, el más urgente problema     
 
 Arriba.    11/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Fuentes Quintana

«EL DÉFICIT EXTERIOR, EL MAS URGENTE PROBLEMA»

MADRID. (De nuestra Redacción.)—«La economía española ha recibido hasta la fecha por respuesta,

pese a la gravedad de sus actuales problemas, aquella del célebre personaje de Larra de «vuelva usted

mañana», aunque la situación se haya hecho insostenible, ya que en este ejercicio es inevitable una

colisión entre la economía y la balanza de pagos, pues el déficit de este año superará los 4.000 milIones

de dolares y llegará en 1978 a cifras en torno a los 6.200 millones, déficit no financiable que supere

incluso el volumen de nuestras reservas.» Estas palabras fueron pronunciadas ayer por el profesor Fuentes

Quintana, comentando uno de los principales trabajos del número 4 de «Coyuntura Económica»,

publicación editada por la Confederación Española de Cajas de Ahorros, en una reunión celebrada con los

periodistas económicos.

En la reunión, a la que también asistieron destacados economistas de! equipo de Estudio y Programación,

intervino, además, el señor Aílúe Escudero, director general de la Confederación, quien destacó que, por

primera vez, el saldo de los recursos ajenos de la CECA ha superado los dos billones de pesetas. Por otro

lado, anunció la celebración durante los días 28, 29 y 30 de este mes de la Asamblea anual de las Cajas.

Extractamos a continuación los párrafos más significativos de algunos de los trabajos en la citada

publicación, «Coyuntura Económica»;

Acciones en los dos frentes

«De mantenerse la tendencia -de la balanza de pagos y en un c o n t e x to económico prácticamente

invariable, nos lleva a la conclusión de que el déficit corriente volverá a superar en 1977 la cota de 4.000

millones de dólares y llegará en 1978 a cifras en torno a los 6.200 millones, No se traía, con este caso, de

un déficit «histórico». Es mucho más grave. Se trata de un déficit no fínanciable, que supera incluso el

volumen de nuestras reservas.

Ante esta hipótesis límite no cabe sino una reacción urgente, inmediata, que permita corregir el contexto y

frenar la tendencia. Tal actitud ha de traducirse en unas acciones en el frente externo y en otros en el

frente interno, así como en un plan conjunto que combinase las medidas de equilibrio interior con las

actuaciones en e! plano exterior.

La sustitución de importaciones, fundamentalmente en los relacionadas con la política. agraria y

ganadera, más la reducción de otro tipo de importaciones relacionadas con consumos no necesarios, En

conjunto se estima que podría reducirse un cinco por ciento de las importaciones en el primer año más un

uno por ciento adicional por año (hasta 1980), con un ahorro total de 800 millones de dólares en 1977;

1.000 en 1978, 1.400 en 1979, y 1,854 en 1980.

La puesta en marcha de una política cambiaría flexible que mantuviera la competitividad externa de las

exportaciones, cuya efectividad sobre la línea tendencial del déficit podría ser estimada en un 30 por 100

en el año 1978, es decir, en unos 2.000 millones de dólares.

Una política de moderación del desarrollo interno de los precios y del P. I. B. cuyos efectos estimados

son, cualitativamente, tan importantes como los contenidos en el grupo anterior, cifrándose en unos 1.700

millones de dólares.

En resumen, la actuación conjunta de estas medidas, más el mantenimiento de la línea actual de las de

fomento de las exportaciones se prevé reduciría el déficit corriente progresivamente llegando a los 2.000

millones de dólares en 1978, 1.250 en 1979 y menos de 1.000 en el año 1980.

Inversión extranjera y balanza comercial

La inversión extranjera ha constituido a lo largo de los últimos quince años un renglón compensatorio de

nuestra balanza de pagos. Sin embargo, tiene interés averiguar si esta mayor penetración de capital

extranjero constituye o no un factor positivo para mejorar el equilibrio de nuestra balanza comercial. Tal

es el fin que pretende la nota.

Indice de producción industrial

Siguiendo con el análisis de los indicadores de coyuntura, en el presente número se aborda el estudio del

índice de producción industrial. Su capacidad para captar la evolución auténtico de la producción

industrial, como podrá comprobar el lector, es bastante reducida, resultando más significativo a estos

efectos lo propia tendencia de la producción industrial que la evolución del índice.

 

< Volver