Junta de Banesto. 
 Nervisiosmo de los accionistas por los comentarios sobre nacionalización de la banca     
 
 Ya.    30/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ECONÓMICA

30-IV-77

JUNTA DE BANESTO

Nerviosismo de los accionistas

por los comentarios

sobre nacionalización de la banca

"Votos son triunfos, y sí sale un partido que contemple tal medida...", dijo el señor Aguirre Gonzalo • El

presidente de Banesto anunció la formación de una comisión para pedir al Gobierno la descongelación de

dividendos • La entidad anticipará fondos a los partidos políticos

El nerviosismo de los accionistas ante los comentarios sobre la posibilidad de nacionalización de la

banca, las discrepancias acerca de si deben o no estas entidades financiar o apoyar la campaña electoral de

los partidos, la unánime petición de descongelación del dividendo y los fuertes abucheos de que fueron

objeto dos accionistas, uno de los cuales es empleado de la empresa, fueron las notas más sobresalientes

de la Junta general de accionistas del Banesto, celebrada ayer en Madrid bajo la presidencia del titular del

Consejo de Administración, don José M a r í a Aguirre. Gonzalo. El recinto donde el acto se celebraba, el

Palacio de Cristal de la Feria del Campo, se encontraba fuertemente custodiado por fuerzas de la Guardia

Civil y Policía Armada.

Prácticamente todos los accionistas que intervinieron en la Junta mostraron su temor y disconformidad

ante la posibilidad de nacionalización de la banca. El señor Aguirre Gonzalo respondió al respecto que "si

se nacionalizan los bancos, se nacionaliza un sector importante de la economía. Aunque no creo que, por

el momento, ocurra nada—añadió—, votos son triunfos, y si sale un partido que propugna tal medida..."

El presidente de Banesto manifestó, por otra parte, que las empresas nacionalizadas en Francia pierden al

año 3.000 millones de francos.

Ante la unánime petición de los accionistas para que se derogue la arcaica ley Larraz de limitación de

dividendos, el señor Aguírre Gonzalo anunció que se acababa de crear una comisión bancaria para insistir

cerca del Gobierno en la necesidad de dejar sin efecto la correspondiente disposición legal. La creciente

inflación y el deterioro del valor de la peseta hacen aconsejable la descongelación.

PARTIDOS POLÍTICOS

Acerca de la financiación de las campañas electorales de los partidos políticos, el señor Aguírre Gonzalo

manifestó que Banesto seguirá las recomendaciones del Gobierno al respecto, es decir, el Banco se

limitará a anticipar con créditos puentes las cantidades a los candidatos. Se tendrán en cuenta, sin

embargo, las garantías que ofrecen los peticionarios, como si de una operación comercial normal se

tratara.

Sobre el tema de los partidos políticos, el presidente de Banesto señaló que es peligrosa la intervención de

los mismos en el seno de la empresa, al ocupar en el terreno laboral funciones que sólo competen a los

auténticos representantes de los trabajadores. "Si los partidos políticos entran en la empresa—aseguró—,

vamos hacia la catástrofe."

Dos accionistas de Banesto tuvieron grandes dificultades para hacer uso de la palabra. Uno de ellos ni

siquiera pudo empezar porque un sonoro abucheo se lo Impidió; el otro, trabajador de la entidad, que dijo

hablar en nombre propio y no en representación de sus compañeros, al señalar que "no podemos estar

satisfechos de nuestra situación económica", fue abroncado durante varios minutos y a duras penas pudo

terminar su intervención.

En la Junta general se puso de manifiesto que el ejercicio de 1976 na sido e] más importante para el

Banco Español de Crédito desde su creación, con unos beneficios que han ascendido a 8.640 millones de

pesetas y un producto bruto de 49.925 millones de pesetas.

"Producir es el "quid" de la cuestión", afirmó en su discurso el presidente de la entidad, quien precisó que

la única manera de superar la situación económica en que nos encontramos es mediante un aumento de la

producción, ya que un plan de estabilización ahora seria inútil y perjudicial, porque disminuiría la

demanda.

En su alocución, don José María Aguirre Gonzalo señaló que, al contrario de lo que sucede en Europa, el

empresario en España está denigrado. "Hay que poner en su sitio la figura del empresario—comentó—, y

sería conveniente una protección, al menos de cinco años, para las nuevas empresas que se creasen, con el

fin de estimular el nacimiento de las mismas."

 

< Volver