Iberduero: Bajo el control de las centrales sindicales. 
 Piden la nacionalización de las eléctricas     
 
 Diario 16.    27/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Iberduero: Bajo el control de las centrales sindicales

Piden la nacionalización de las eléctricas

BILBAO, 27 (D16). — La nacionalización del sector eléctrico bajo el control de la clase obrera, "donde

los intereses del consumidor, pequeño accionista y trabajador queden amparados", fue la reivindicación

efectuada por los trabajadores de Iberduero militantes de diversas centrales sindícales democráticas. El

planteamiento se realizó en el transcurso de una reunión celebrada en Bilbao, con miembros de diversas

federaciones del norte de España, del sector de Agua, Gas y Electricidad.

Se detectó una circunstancia positiva para que la nacionalización se lleve a efecto en estos términos: La

indecisión del gran capital para hacerse cargo del total de acciones emanadas de las empresas eléctricas.

"Este gran capital —dicen los trabajadores— sólo está interesado en el 15 por 100 de las acciones y en el

trasvase de inversiones mediante las empresas auxiliares de construcción, montaje y fabricación de

material eléctrico. Los dos billones y medio de pesetas que será necesario invertir en los diez próximos

años, para llevar a cabo el plan que cubra las necesidades eléctricas del país, no serán conseguidos ni a

través del gran capital, ni por la elevación de tarifas, ni por los canales de regalía y favoritismo que

suponen las acciones concertadas."

En definitiva, según los trabajadores del sector eléctrico, es precisa la nacionalización, "pero si ésta

obedece a intereses subsidiarlos y no emanados dentro de un plan económico elaborado

democráticamente y atendiendo a unas necesidades reales, seremos nosotros y los pequeños accionistas

quienes suframos primeramente las consecuencias de esta acción de desprevitación".

Alerta sobre el "amarillismo"

A la vez que se detectaba la circunstancia positiva apuntada, se hace hincapié en el peligro que puede

suponer la implantación de organismos sindicales no representativos, los sindicatos amarillos, dentro del

sector.

 

< Volver