Socia-listas únicas     
 
 Diario 16.    16/02/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Socia-listas únicas

La fórmula PSOE de unidad socialista —candidaturas únicas bajo sus siglas—

parece que se impone. Cualquiera que sea la modalidad, lo importante es la lista

única socialista que evite los riesgos de la confusión. Para el electorado

socialista potencial, la candidatura única es, en efecto, una noticia

clarificadora porque simplifica las opciones. El ciudadano medio que desea votar

socialista puede comprender que durante el periodo de clandestinidad y

persecución se formaran diferentes grupos y partidarios de esta ideología, pero

seguramente no entendería que, llegada la hora electoral, persistieran unas

diversidades socialistas separadas por unos matices sólo inteligibles para una

reducida minoría.

Con las candidaturas únicas se establecen las condiciones necesarias

para llevar al futuro Parlamento una representación socialista coherente y

suficiente que haga oír allí los puntos de vista de la izquierda democrática y

la voz de la clientela natural de ese sector.

Si este planteamiento se confirma, el PSOE carga con una grave responsabilidad.

Su posición dominante no justificaría en ningún caso que cayera en la tentación

del asimilismo puro y simple sin valorar adecuadamente los servicios prestados a

la causa socialista por otras personas y otros grupos. Es momento de aunar

esfuerzos sin atrincherarse en estériles parroquialismos de partido.

Las mismas exigencias electorales obligan al PSOE a corregir la imagen de

maximalismo dogmático que le han dado algunos sectores de su base y que le

alejan irremediablemente de una parte importante de su electorado potencial. Sin

ningún tipo de complejo, el PSOE debe albergar en su seno un ala socialdemócrata

que no se vea forzada a una vergonzante defensiva. Esta operación reforzará la

imagen "europea" del Partido y aumentará sus posibilidades electorales. Es de

desear que la reciente salida de Miguel Boyer sirva de revulsivo en este

sentido. Quedará así además, preparado el camino para una futura aproximación al

PSOE de otros grupos y personas de tendencia socialdemócrata que hasta ahora no

encontraron allí un fácil acomodo.

Desde esta perspectiva no se comprenden operaciones como esa denominada de

"centro-izquierda" que intentan determinados partidos socialistas y

socialdemócratas desde el PSOE histórico y Cantarero a los grupos de Lasuén y

García López. Tal iniciativa, de dudosos resultados electorales, sólo puede

contribuir a debilitar a la gran familia socialista intentando robar algunos

votos por su derecha al PSOE y demás partidos asociados con él. Frente al

continuismo franquista de Alianza Popular y al gran Centro Democrático que ya

llega al centro-izquierda con la inclusión de los socialdemócratas de Fernández

Ordóñez, es conveniente que la izquierda democrática presente un frente único y

nítido. Así se consolidarán unas posiciones que ya desde ahora deben estar

claras, pues de ello puede depender el futuro de la democracia.

 

< Volver