Autor: Mendoza, Carlos. 
 El pago de las acciones de Metro al 140 por 100 de su valor nominal. 
 No es ningún negocio  :   
 (Réplica de la Compañía Metropolitano de Madrid). 
 Diario 16.    26/03/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Sábado 26-marzo 77/DIARIO 16

ECONÓMIA/1

El pago de las acciones de Metro al 140 por 100 de su valor nominal.

No es ningún negocio

(Réplica de la Compañía Metropolitano de Madrid)

De acuerdo con la vigente ley de Prensa, le remito la siguiente carta de réplica, al escrito publicado por

don Carlos Otero en su numero del lunes 7 de marzo en -la página 11, titulada "Economía". Le recuerdo

que, de acuerdo con el artículo 60 de la ley de Prensa, esta información deberá ser publicada en la misma

página (la número 11, es decir, impar), al mismo número de columnas (es decir, a toda página) y con los

mismos caracteres tipográficos con, que se publicó la información del señor Otero. Hago a usted expresa

advertencia que de no publicarse esta réplica en estas exactas condiciones consideraré que la réplica no

está publicada como ordena la ley y reclamaré exactamente este tipo de publicación ante la Delegación

Provincial de Información y Turismo, ante el Ministerio de Información y Turismo y ante los Tribunales

de Justicia si fuese necesario, con reclamación de los posibles daños y perjuicios a que hubiese lugar por

no publicar la réplica en la forma que prescriben las leyes.

Carlos Mendoza

"Señor Director de DIARIO 16.

El lunes 7 de marzo se publica en la página 11 de su periódico un escrito firmado por don Carlos Otero,

titulado: "Un buen negocio para los accionistas del Metro", que tanto en su contenido como en sus tesis

está plagado de inexactitudes y afirmaciones inciertas. Como algunas de ellas son, en nuestra opinión,

claramente ofensivas para esta compañía y las personas que la componen, .nos reservamos todos los

derechos legales a posibles reclamaciones judiciales. Pero la publicación de este escrito afecta seriamente

a la imagen de la compañía. Por ello le enviamos la siguiente réplica, acogiéndonos a la vigente ley de

Prensa. En síntesis, las afirmaciones del señor Otero pueden resumirse en los siguientes puntos:

1º Constituye un gran negocio para los accionistas el que se les pueda pagar el 140 por 100 del valor

nominas de cada acción, teniendo en cuenta las ampliaciones de acciones que se han realizado en los

últimos diez años.

2.° El pueblo de Madrid ha sido estafado con un Metro feo, malo, incómodo y hasta insalubre donde, eso

sí, se ha practicado una "política demagógica de contención de tarifas".

´3.° A partir de 1955, cuando el Estado se hizo cargo de la construcción de los túneles y estaciones del

Metro, "el negocio no era tan malo como ahora se dice".

4.° El negocio del Metro estaba "en la compra de terrenos, urbanización y construcción de edificios en las

zonas en las que sólo los Metropolitanos sabían que iba a ir el Metro. Los enormes beneficios así logados

por la Urbanizadora y la Inmobiliaria no revertían al Metro como empresa y sus accionistas, por muy

grandes que éstos fueran, si no pertenecían a los grupos financieros en cuestión, no participaban en sus

beneficios."

Todo esto puede y debe ser aclarado del siguiente modo:

1.° El señor Otero está to.talmente equivocado en cuanto al posible negocio de los accionistas del Metro.

Un simple repaso a las cifras, con las que debe estar familiarizado quien firma en una página titulada

"Economía", nos dice que un inversionista que hubiera adquirdo 100 acciones del Metro en el año. 1967,

habría pagado 85.000 pesetas, ya que las habría- tenido que comprar al 170 por 100, cotización

equivalente, más o menos, a la media de dicho año.

Estas 100 acciones, en virtud de la política de ampliaciones de capital llevada a cabo ¡por la compañía, se

habrían convertido en el momento actual en 341, con un costo para el accionista de 76.000 pesetas.

Los dividendos percibidos por el inversionista desde el año 1967 habrían alcanzado la cifra de 82.460

pesetas netas hasta el día de hoy.

Resumiendo lo anterior, se concluye . que el inversionista de 1967 que adquirió 100 acciones, tiene hoy,

como se decía antes, 341 y, además, 6.460 pesetas. Prescindiendo de éste último importe por su escasa

incidencia y apliando los índices del coste de la vida, que nos dan la variación del poder adquisitivo de la

peseta, según el Instituto Nacional de Estadística, el negocio de nuestro inversionista no es precisamente

brillante, como sostiene el señor Otero. El hecho cierto es que las 85.000 pesetas, precio de adquisición de

las 100 acciones iniciales, equivaldrían hoy a algo más de- 260.000 pesetas, en virtud de la aplicación de

los correspondientes índices. Si por las 341 acciones, al cambio de 140 por 100, el Estado pagaría a

nuestro inversionista 238.700 pesetas, según sostiene el articulista, "el buen negocio para los accionistas

del Metro" no se ve por ninguna parte.

El cuadro siguiente es ilustrativo de los datos que anteceden, datos, por otro lado, públicos, pues se han

obtenido de las distintas Memorias que publica anualmente la Compañía Metropolitano de Madrid, S. A.

El negocio no sólo no existe, sino que estas perspectivas asustaron a muchos inversionistas no sólo del

Metro, sino de otras compañías. E1 comentario publicado el día 8 de marzo en la Sección de Bolsa de

"Pueblo" y firmado por el prestigioso comentarista don Ignacio H.. de la Mota, dice textualmente lo

siguiente, en el comentario de uña baja en la Bolsa de un 1,95 en el índice:

"Mal comienzo, sin paliativos, el dé esta .semana, en que la mayaría esperaba fuera claramente alcista.

¿Razones? Por los corros se atribuía a lo sucedido en la Junta general del Metro —de tan profunda

incidencia en los ajenos al parquet—, especialmente, en el sector eléctrico, cuya baja generalizada dio

lugar a que la situación se fuera empapelando conforme avanzaba la mañana, hasta llegar al coreo

bancario, en que el papel fue muy apabullante, obligando a que sólo pudiera tomarse el 20 por 100 de la

oferta." 2.» El Metro de Madrid es insuficiente. En eso estamos de acuerdo. Pero la política de

crecimiento del Metro, desde después de la guerra, ha estado marcada por lo que el mismo señor Otero

califica de "demagógica pon líbica de contención de tarifas", hasta el punto de que se produce la paradoja

en Madrid de que el Metro sea más barato que el autobús. cuándo en el mundo sucede todo lo contrario.

Si las tarifas son cortas, apenas hay dinero para invertir en ampliaciones y el Metro no crece. El

crecimiento del Metro desde después de la guerra fue el siguiente:

A partir de entonces, depende de los planes del Ministerio de Obras Públicas.

En cuanto a las acusaciones de fealdad e insalubridad, no estamos de acuerdo con ellas, a pesar de que el

Metro de Madrid sea dé los más antiguos del mundo. Últimamente —gracias a una operación combinada

con la publicidad— la compañía del Metro ha realizado las siguientes mejoras, que lo sítúan entre los

Metros más modernos en su aspecto del mundo:

— Alicatado de andenes.

— Cambio de pavimento.

— Pintura de la bóveda.

— Inyecciones químicas en bóvedas para eliminar filtraciones.

— Cambio de cabinas y reforma de las mismas.

— Reforma o renovación, según su estado, del alumbrado.

— Instalación, de marcos para publicidad.

— Instalación de bancos en las estaciones.

En total se han modernizado 61 estaciones, que unidas a las tres de la Linea 4, dieciocho de línea 5 y diez

de Linea 7, que no se estimó necesario modernizar, en esta primera fase, por ser, de reciente . puesta en

servicio, componen las noventa y dos estaciones de la red. Además se ha montado una Sala de Exposición

permanente en la estación de Retiro, de • 240 metros cuadrados. El 19 de octubre se inauguró en la misma

la Exposición "En Madrid el Metro", que permaneció .abierta . veintisiete días. El número -de visitantes

superó los 200.000, cifra récord en cualquier tipo de exposición.

Todo esto sin que le haya costado un céntimo ni al Ministerio de Obras Públicas ni al usuario del Metro,

basado en la publicidad.

3º Si el Estado no se hizo cargo en 1955 del Metro fue porque parece que el precedente de la

municipalización de la EMT asustó a muchos en cuanto a la diferencia entre la gestión privada y la

gestión pública. Efectivamente, en principio el cálculo pareció bueno y se mantuvo la rentabilidad del

Metro —aunque la subvención suponía que los agricultores de Extremadura, a través de sus impuestos,

subvencionaban los viajes del Metro de Madrid—, pero la política de contención de tarifas, demagógica",

según el señor Otero, y el creciente costo de las inversiones a realizar por el . Metro en vías, material

móvil, etcétera, desequilibraron la balanza hasta la situación actual.

¿Qué hubiera sido del Metro basado sólo en la gestión privada? Es difícil hacer previsiones en algo no

real. Pero posiblemente tendríamos un Metro suficiente para la ciudad, aunque, eso sí, con un precio del

billete sensiblemente más elevado que el actual.

4.º La Compañía Urbanizadora. Metropolitano ge constituyó el 26 de marzo, de 1918. Las opciones de

compra aportadas a la compañía, según consta en la escritura de constitución, son de los meses de 1917 y

enero de 1918. Dado que la concesión del Metro data del 12 de enero de 1917, está bien claro que el

hecho de la construcción de Metro y el trazado de su primera línea eran absolutamente públicos cuando se

obtuvieron las referidas opciones,

Lo que sucedió es que sólo unos pocos tuvieron fe en el crecimiento de la zona - de Reina Victoria, a

donde iba a llegar el Metro, Prueba de ello es que valias compras de terreno realizadas después de la

constitución de la compañía lo fueron por un precio inferior al dé las opciones citadas. El 15 de

noviembre de 1919, más de año y medio después de la fundación de Ja compañía, todavía quedaban

acciones en cartera, que en dicha fecha tuvieron que suscribir loa propios consejeros de la sociedad.

En cuanto a Inmobiliaria Metropolitana, se constituyó el 27 de marzo de 1935, por lo que no tuvo nada

que ver con la planificación del Metro.

Como se sabe, después de la guerra se congelaron las tarifas y, por tanto, el crecimiento del Metro, desde

1955, constituye un planteamiento totalmente . dependiente de Obras Públicas. • Todos los

planteamientos sobre los "pingües beneficios" obtenidos a través del crecimiento del Metro, como

dice el señor Otero, se caen por su base, a no ser que´ pretenda referirse al Ministerio de Obras Públicas,

que no dudamos que contestaría debidamente a quien le hiciese tal acusación.

Carlos Mendoza

 

< Volver