Autor: Fontes de Albornoz, Luis. 
 Luis Mombiedro, de "francotirador", en Bruselas, para aclarar nuestros problemas agrarios con Europa. 
 Están asustados  :   
 (los agricultores de la C.E.E.). 
 Pueblo.    11/03/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Luis Mombiedro, de «francotirador», en

Bruselas, para aclarar nuestros problemas

agrarios con Europa

ESTÁN ASUSTADOS

(los agricultores de la C. E. E.)

BRUSELAS. (Por Luis FONTES DE ALBORNOZ.)—La Hermandad Nacional de Labradores y

Ganaderos siempre ha sido democrática, tenemos diez veces más afiliados que todas las demás

organizaciones sindicales agrícolas de España. En la Hermandad no se habla de política. La agricultura

española no tiene «lagos de vino», vendemos toda la producción, mientras que en el Mercado Común sí

que tienen «montañas de mantequilla». Pagamos al Estado 17.000 millones de pesetas por Seguridad

Social, pero le sacamos 150.000 millones. Los agricultores españoles sólo cobran la mitad del sueldo que

tiene un obrero industrial o un oficinista, en la ciudad, pero, aun asi, el campesinado español ahorra más

que los otros sectores productivos,:y las Cajas de Ahorro siguen llevándose el dinero del campo a las

grandes ciudades, a los grandes centros industriales de Bilbao y de Barcelona, por ejemplo.

Todas estas afirmaciones, y muchas más. hizo ayer, tarde en Bruselas Luis Mombiedro de la Torre,

presidente de la Hermandad, que se encuentra en la capital del Mercado Común «como francotirador»,

según su propia expresión, para entre otras cosas, tratar de entenderse con los agricultores europeos, que

están asustados ante la posibilidad de que España .pida la entrada en la, C. E. E. y de que, como

consecuencia de esa entrada, la agricultura española les vacíe las arcas del F. E. O. G. A., que es el

equivalente en la C. E. E. al F. O. R.P. P. A. español.

Para Luis Mombiedro, cuando España entre en el Mercado Común, la agricultura española tendrá que

pagar al F. E. O. G. A. no más de setecientos millones de unidades de cuenta (uc) europeas por año para

recibir hasta 970 millones de esas unidades de cuenta de la Europa , verde, una uc vale más de 77

pesetas). A cambio de esos doscientos millones cortos de unidades de cuenta que nos paguen los

comunitarios, nosotros les abasteceremos, todavía a buenos precios, de toda una amplia gama de frutas y

hortalizas que se producen en la península Ibérica durante todo el año prácticamente. Hay producciones,

sin embargo donde los precios españoles han rebasado ya a los comunitarios.´ gracias sobre todo a la

ínflación. cuya tasa en España es casi el triple de la que tiene actualmente el Mercado Común.

Al margen de la cuestión sindical («desde el Partido del Trabajo -«dijo-- hasta los libarales, todos los

partidos políticos españoles tienen detrás su pequeño agricultor»), que darla pie para varias crónicas; el

presidente da !a Hermandad nos habló también del porvenir de la «España verde». El ingreso de España,

a su entender, obligaría a los Nueve a organizar una política seria de ayudas directas para las

producciones mediterráneas, cosa que .hoy no asiste prácticamente, y que la C. É. E." sólo aplica a las

producciones del norte, es decir, ganadería y cereales. Mombiedro estima que esta política para las

producciones mediterráneas debería basarse en grandes cooperativas y huir del modelo de las empresas

multinacionales del tipo norteamericano. Uno se pregunta si estamos soñando o si, de verdad, Mombiedro

se cree lo que dice.

Si parece cierto, por lo demás, que su viaje actual por Europa (almorzó a mediodía con los embajadores

Aguirre de Carcer y Bassols) responde a la necesidad de apoyar en cierto modo las negociaciones,

prenegocia-ciones y conversaciones hispanocomunitarias en curso para obtener esas ventajas agrícolas

que los comunitarios dudan en conceder a nuestro país. Si Mombiedro consiguiera convencer de sus tesis

a las organizaciones agrarias europeas, es evidente que los frutos podría recogerlos el embajador Bassols.

• Y «ENFERMOS»

La Comunidad Económica Europea se encuentra enferma de muerte, y sus estructuras tienen

necesariamente que cambiar de rumbó, Esta ha sido la conclusión más generalizada entre los especialistas

europeos que participan en un ciclo de conferencias sobre el tema «Hacia donde va Europa», organizado

en Madrid por la A. P. D.

Para estos especialistas —según Cifra— la entrada de España en e! Mercado Común es posible, pero

afirman que se está dando demasiada importancia en nuestro país a está integración, sin que nos demos

cuenta de que no es ni la mejor ni la única solución.

 

< Volver