Autor: González-Ruano de Navascués, César (NAVASCUÉS/César de NAVASCUÉS). 
 El costo de los recorridos en autobuses EMT. 
 70 pesetas el kilómetro     
 
 Arriba.    18/03/1977.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

madríd

El costo de los recorridos en autobuses EMT

70 PESETAS EL KILÓMETRO

La rueda de Prensa del Alcalde se convirtió en un tercer grado a Estrada. El señor Arespacochaga llegó,

saludó a los periodistas y dijo que ahí se quedaba el delegado de Circulación, «solo ante el peligro», a

responder a todas las preguntas que se le quisieran realizar sobre la EMT y. la documentación sobre esta

empresa que se ha repartido recientemente. Don Santiago Estrada, con su inagotable optimismo, comenzó

diciendo que estaba muy contento de que se tratase el tema. Lo mismo dijo al terminar.

—Señor Estrada, la EMT existe como empresa municipal desde 1947 en que absorbió a la privada. ¿Se

puede decir seriamente, como se afirma en los informes" repartidos, que la marcha actual de la empresa

está afectada por lo que se recibió hace treinta años? ¿Qué opinión deben merecer los sucesivos directores

de la EMT que no han conseguido estabilizar la situación en este tiempo?

—La Empresa Municipal recibió una situación caótica que ha incidido y sigue incidiendo en la marcha de

la empresa. De todos - modos hoy el servicio es bueno, aunque no se ha conseguido el milagro de hacer la

empresa rentable. Creo que la gestión de la EMT ha sido ejemplar.

Tarifas

—Se dice en el informe que las tarifas de la EMT han estado casi congeladas, Hoy la EMT tiene las

tarifas más altas de España. Para 1977 se afirma que, aun subiendo el precio del billete dos pesetas, el

déficit será de 1.779 millones. Como la EMT espera transportar cuatrocientos . treinta millones de

viajeros, la división del déficit por viajero sale a más de cuatro pesetas. Es decir, que el precio del billete

en la EMT más la subvención (o déficit) que pagamos todos a través de impuestos, se pone en quince

pesetas billete. ¿No es mucho dinero?

—En absoluto. Tenemos una tarifa inedia de las más bajas de España. Hay que tener en cuenta que hay

billetes de ida y vuelta y abonos. La tarifa media está en unas siete pesetas. En cuanto a la subvención

parece justo que lo que no paga el usuario lo pague el Estado.

Costos

Según las cifras repartidas, el costo del viaje en la EMT es de setenta pesetas por kilómetro. Esto en un

autobús que cuesta tres millones de pesetas. Consultadas varias empresas de transportes, un autocar a todo

lujo (de cinco millones de pesetas), con aire acondicionado, musica ambiental y todos los sibaritismos, no

cuesta más allá de 40 ó 45 pesetas el kilómetro. Si además se le aseguran 200 kilómetros diarios como a

la EMT, los precios pueden ajustarse mucho...

—Son cantidades completamente diferentes. No se puede comparar una empresa de mil ochocientos

vehículos con una de doscientos o trescientos. Lo que sube los costos es la mayor dimensión de la ciudad.

Y esto sucede en todo el mundo. Bolonia gana y Roma pierde. Burgos gana y nosotros tenemos déficit. El

costo está en función de los servicios a que obliga él mayor tamaño de la ciudad. Nosotros estamos entre

los mejores costos entre las ciudades de nuestra dimensión.

Herencia

Se habla, en los informes repartidos de la triste herencia recogida en 1952 de dos empresas privadas:

cuatrocientos cuarenta y cuatro trabajadores entre las dos y una deuda de dos millones de pesetas. ¿No se

han jubilado ya estos trabajadores? ¿Cuántos tenía la Madrileña de Tranvías? ¿Qué son dos millones

dentro de la inversión inicial de cuatrocientos veintiocho -millones por parte de la EMT?

—Todos estos comentarios están referidos a -su momento, como los del material recibido/que hubo que

sustituir rápidamente. Pero ello obligó a inversiones que tuvo que realizar el Ayuntamiento en su día y

que pesan como inversiones. En cuanto al persona], sigue en la Empresa más de la mitad del mismo, ya

que no se ha echado a nadie. La Madrileña de Tranvías dejó cuatro o cinco mi) empleados. El costo de

transformación ha sido alto. Por otro lado, dos millones no eran graves en nuestras cuentas, pero sí era

grave la situación financiera. La gravedad del caso de los dos millones es que era la Seguridad Social de

los trabajadores, que no había sido pagada.

Control público

—Una cosa es la coordinación del transporte, que va a pasar a un organismo por encima del

Ayuntamiento. Pero la política de transportes ha salido del pleno municipal. ¿Volverá pronto a él? Por

último, la gestión de la empresa está en manos de organismos que no están de cara al público, como la

Comisión de Gobierno. ¿No sería oportuno una rendición de cuentas anual como la de ahora?

—Lo del control al pleno se lo ha prometido a ustedes el Alcalde, En cuanto a explicaciones, creo que

cuantas más, mejor. Lo que no puede prosperar es que se estime que una gestión con déficit es una mala

gestión. El déficit es inevitable, Y cuanto más claras se den las cifras al público, mejor.

Personal

—En una empresa privada hay, cuando mucho, una persona de talleres cada cinco autobuses. En la EMT

hay casi uno por cada autobús. ¿A qué es debido esto? ¿Cuántos proceden de ése personal que lleva

treinta años en la empresa?

—Ese número de empleados dé talleres que usted me cita puede ser excesivo para una empresa de

cincuenta autobuses. Pero en cambio es justo y hasta corto para una de mil ochocientos autobuses.

Tenemos 0,8 empleados por cada autobús y le puedo asegurar que no es un personal excesivo.

—¿Puede explicarnos la necesidad de ciento noventa y ocho empleados administrativos?

—Se trata de una empresa de más de siete mil empleados que funciona en seis depósitos y en tres turnos.

Los administrativos se quedan cortos.

—¿No son muchos más de noventa técnicos? ¿Para qué hacen falta arquitectos técnicos en la EMT? ¿No

le construye el Ayuntamiento los edificios?

—Lo mismo le digo que en cuanto a los administrativos. La cifra de técnicos es baja. En cuanto a los

aparejadores, trabajaron en la construcción de nuevas instalaciones hace años. Y están desbordados de

trabajo. Llevan la conservación de un patrimonio de nueve mi] millones de pesetas.

—¿Nos puede explicar la necesidad de tres conserjes y ciento treinta y tres ordenanzas en una empresa de

transportes?

—Vuelvo a repetirle lo de los turnos, los depósitos y el personal. No son excesivos. Además, en los

ordenanzas, están incluidos los por teros (aunque no los vigilantes jurados, que tienen otra estadística

aparte). No son muchos, en absoluto.

—La EMT comenzó con doce empleados por vehículo. Ha reducido mucho y tiene algo más de cuatro

empleados por autobús, ¿No es demasiado contando con agentes únicos?

—Técnicamente una empresa debe funcionar bien con tres empleados por coche. Pero dadas las

necesidades de una gran empresa en una gran ciudad, con la carga de personal antiguo, puedo asegurarle

que cuatro empleados por autobús está muy bien. Aunque tendemos a reducir.

Bajas

—Entre una serie de bajas anticipadas, están las «excedencias primadas». Según parece se da la

excedencia durante tres años a los trabajadores que lo desean, cobrando el sueldo de convenio completo,

Al cabo de tres años puede reincorporarse a la Empresa. Por otro lado se dice que éstas cargas no pueden

achacarse a la gestión administrativa. ¿A quien, pues, si es la Empresa la que las decide?

—Si se puede prestar un servicio con menos trabajadores y los que sobran cogen la excedencia con

sueldo, nos ahorramos todas las primas, dando el mismo servicio. ¿Es esto una mala gestión?

Convenio Averías

—En el convenio colectivo existía una prima por «jornada completa» que dejaba de percibirse si no se

completan los viajes previstos. En cuanto a averías, sólo se mantiene la prima en caso de las siguientes:

Rueda blocada, caída de transmisión, caída de caja de cambios y rueda pinchada. Es decir, que esta prima

«animabas a los conductores a seguir haciendo andar el coche con averías pequeñas que podían agravarse.

Todo antes que perder una prima. ¿Quién fue el autor de esta idea? ¿Quién el responsable?

—Esta norma se. acordó entre trabajadores y empresa para evitar que la gente tendiera a irse a encerrar

sin causa justificada. Ahora se ha eliminado, porque una serie de incentivos han ido a parar al sueldo

base, que es lo que querían los trabajadores.

César DE NAVASCUES

ESTRADA:

«Es normal en una gran ciudad

El delegado de Circulación considera también lógico que haya casi un empleado de taller por autobús,

más de noventa técnicos, ciento noventa y ocho administrativos y ciento noventa y tres ordenanzas

 

< Volver