Encuesta de las Cajas de Ahorro. 
 Los españoles, molestos pero optimistas     
 
 Diario 16.    15/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Martes . 15 - febrero 77/DIÁRIO 16

Encuesta de los Cajas de Ahorro

Los españoles, molestos pero optimistas

MADRID, 15 (D16)—Los españoles están muy preocupados por la evolución de la economía española

durante el último año, pero se muestran optimistas respecto al futuro.

Esta conclusión se desprende de una encuesta realizada por la Confederación Española de Cajas de

Ahorros. Se trata de un sondeo previo a la realización por primera vez en España de un "Índice del

Sentimiento del Consumidor", que se publicará con carácter cuatrimestral

Los consultados son más optimistas respecto a su porvenir personal que sobre la evolución del país en su

conjunto. Están, convencidos, por ejemplo, de que los precios subirán aún más que el año pasado, pero

que los incrementos en sus salarios les permitirán mantener o mejorar su capacidad adquisitiva.

Según los redactores de la encuesta, este optimismo no se apoya en datos exclusivamente económicos.

"Se podría aventurar la hipótesis —señalan— de que los entrevistados están contemplando cómo otras

variables no económicas se despejan positivamente de su horizonte."

No obstante, los entrevistados muestran pocas intenciones dé comprar bienes duraderos —

electrodomésticos, muebles, etc.—, con la excepción dé automóviles. En los primeros meses del año las

familias aprovecharán la subida de salarios acordada en los últimos convenios para anticipar compras de

estos bienes en previsión de inminentes subidas. Demanda que decrecerá a lo largo del año, cuando

descienda progresivamente la renta real de las familias.

Salimos de la crisis más grave

Esta encuesta aparece junto a oíros informes en el número uno del informe "Coyuntura Económica", que

fue presentado ayer a la Prensa por el director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorro

(CECA), don Luis Coronel dé Palma, y el director´de Estudios y Programación, profesor Puentes

Quintana, responsable de la publicación. .

Sobre la marcha reciente de la economía española, señala uno de estos trabajos, que se encuentra

recuperándose de su más profunda crisis experimentada desde 1959.

El proceso de recuperación está protagonizado por el incremento de la demanda privada de consumo. Por

el contrario es evidente la atonía de la demanda de bienes de inversión.

Se nota mejoría en la producción industrial en su conjunto, pero, especialmente, en la industria metálica,

alimentación, bebidas y tabaco y en la industria química. En cambio, siguen deprimidas las industrias

textiles. La mejora es evidente en el sector terciario.

La actividad agraria muestra una evolución dispar. Según van cerrándose las campañas se puede

confirmar la disminución de la cosecha cerealista y el aumento dé la de frutas. Destaca el informe el

importante incremento en la producción de remolacha, que obliga a un importante almacenamiento del

producto y a fricciones entre productores e industríales azucareros. La producción de carne ha continuado

creciendo durante todo el ano, apoyándose fundamentalmente en la de aves y últimamente en la de

porcino.

Paro real: 800.000 personas

Las cifras de paro continúan subiendo, pero a tasas menores que las del año pasado. El desempleo se

estimaba oficialmente a finales de año en cerca de 554.000, un 4,2 de la población activa.

"No obstante —-señala el informe de la CECA—, de acuerdo con el comportamiento de la serie, en

periodos pasados y teniendo en cuenta los datos suministrados por la encuesta de población activa, el paro

real debe estar situado en cifras muy próximas a las 800.000 personas; es decir, en tornó a un 6 por 100 de

la población activa."

En cuanto al comportamiento de los precios en 1977, los redactores del informe consideran que "nada

hace pensar que dichas elevaciones vayan a entrar en una tónica mas moderada.

El Gabinete de Estudios de las Cajas hace notar de las divergencias de las distintas estadísticas oficiales

sobre salarios, pese a las cuales estima que la masa salarial creció durante 1976 entre un 21 y un 23 por

100. Las rentas no salariales experimentaron una cierta disminución respecto al año anterior.

 

< Volver