Brillante informe de don José María Aguirre en la Junta General del Banco Guipuzcoano     
 
   21/02/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 46. 

21 de febrero de 1977 — PAGINA 21

Brillante informe de don José María Aguirre en la Junta General del Banco Guípuzcoano

Se ha reunido en San Sebastián la Junta general del Banco Guipuzcoano.

Su presidente, don José María Aguirre Gonzalo, expuso que el ejercicio había sido bueno; los saldos

acreedores han alcanzado una cifra de 35.551 millones, que, en porcentaje, es más bajo que el aumento

medio de la Banca. Este hecho no es nuevo, sino que ha ocurrido siempre en el Banco Guipuzcoano por

las características financieras de la región en que está enclavado, que hace que el dinero no esté parado,

sino que se invierta con mucha rapidez, y mucho más en estos momentos en que las tensiones de tesorería

hacen que los empresarios hagan uso de todos los recursos disponibles.

La política del Banco se ha dirigido sobre cinco puntos principales. Primero: Respeto total a las órdenes

de la superioridad. No ha tenido ningún fallo en el cumplimiento del coeficiente de caja señalado por las

autoridades monetarias. Segundo: Servicio total al cliente.. tanto en calidad como en asistencia, para lo

que se han hecho verdaderos esfuerzos durante todo el año. Pero podemos decir que en la encuesta que se

ha hecho con los empresarios guipuzcoanos, el número de clientes que atribuyen sus dificultades de

tesorería a negociaciones bancarias es muy pequeño, de algo más que el 13 por 100. Tercero: Se han

hecho todos los esfuerzos posibles para mantener la productividad; se ha progresado´ mucho en las

instalaciones informáticas, basándose en el gran conocimiento que de esta rama tiene el director actual,

don Antonio Urquidi.

Los gastos de personal han subido el 21,44 por 100.

El Banco tiene vocación regional. La ha tenido siempre. Cuando se le obligó a ser Banco nacional

protestó enérgicamente de esta decisión. En este momento, como las cosas reglamentariamente van

cambiando, va a volver a pedir su reincorporación al grupo de bancos regionales, que es su verdadero

espíritu.

El Banco ha desarrollado todo lo posible su acción social, tanto para dentro como para fuera de la entidad;

según se describe en la memoria.

En los momentos actuales, las-cifras de los balances bancarios no revelan exactamente cuál es la

evolución de la economía, porque hay mucho dinero estancado, y no se sabe bien cuál es él fluido y cuál

es el estancado. Se conocen los baldos totales,.pero no la circulación del dinero, y, por consiguiente, no se

conoce su velocidad.

El Banco se ha esforzado en que sus empresarios clientes no tengan grandes - dificultades.

El Banco Quipuzcoano tradicionalmente ha favorecido al empresario pequeño, al señor que se lanza a

crear una pequeña empresa. Grandes nombres ilustres en Guipúzcoa, cómo pudieron ser, entre los ya

fallecidos, para citar soló algunos, don Patricio Echevarría, don Victorio Luzuriaga y don Eulogio Estarta,

pudieron desarrollar fenomenalmente sus industrias gracias al apoyo que inicialmente y de una manera

sostenida tuvieron en el Banco Guipuzcoano.

Califica de buenos los resultados del Banco. Los beneficios ascienden a 465 millones, que suponen algo

más que el 20 por 100 sobre el año pasado. Estos beneficios están calculados con la máxima prudencia,

como lo hace siempre el Banco Guipuzcoano. Esta prudencia es aún más necesaria en estos momentos en

que muchas suspensiones de pago, más que produciéndose, están amenazando en el ambiente la

rentabilidad del capital desembolsado ha aumentado ligeramente, pasando al 15,11 desde un 14,87 que

tenía el año pasado.

El personal del Banco se ha portado magníficamente y expresa su agradecimiento al mismo, ya que

verdaderamente ha habido una buena relación entre los dirigentes de la Empresa y los empleados.

Anuncia que el Consejo está siempre dispuesto a considerar unas ampliaciones de capital. No se hizo la

ampliación de capital correspondiente al mes de diciembre pasado porque, como suele ser una emisión de

capital con prima a 200 por 100, parecía que las circunstancias de Bolsa aconsejaban no lanzarse en ese

momento por este camino.

Ahora, ante la situación actual de la Bolsa, el Consejo no hará ninguna ampliación, .pero estará

expectante para, si las circunstancias "cambian, hacer unas ampliaciones en el año 1977, lo mismo que se

han hecho en loa años anteriores y que tanto éxito han tenido y que .tan bien han mantenido la cotización

del Banco.

Durante el año 1976, el Banco ha aumentado seis sucursales. Tiene en este momento 89 sucursales. Pero

dada su vocación regional ha renunciado a una sucursal que ya tenía concedida en Valencia.

Por último, habla de la nacionalización de la Banca. No quiso repetir los argumentos que tanto se han

prodigado en contra de la nacionalización como algo que no supone en nada un beneficio para el bien

común.

Señaló que no se ha tenido suficientemente en cuenta que una democracia se debe basar en la pluralidad

de poderes.

Por consiguiente, existirían cuatro clases de poderes: el poder político, el poder de la organización de

masas, el poder económico y el poder de los medios de comunicación social.

Si la Banca se nacionalizase adquiriría el .poder económico que hoy pueda tener, y al unirse en el

Gobierno el poder político y el poder económico y teniendo en cuenta que siempre está en manos de un

Gobierno sojuzgar a los medios de comunicación, se podría obtener como resultado un régimen de fuerza

poco democrático, que se impondría a los trabajadores, porque sería un régimen de mando excesivo por

parte del Gobierno, lo que se debe evitar si es que verdaderamente se quiere evolucionar hacia una

democracia.

Expuso después sus opiniones sobre el estado actual de la economía mundial y de la economía nacional

en los valores fundamentales, fijándose muy especialmente en los indicadores fundamentales del PNB,

inflación, desempleo, producción industrial, balanza de pagos e inversión, en su evolución hacia el futuro.

En cuanto a la Bolsa, hizo -un examen de las causas que pudieran haber influido en su baja. Dijo que a

quien no se podía atribuir la baja en la Bolsa era a la Banca, porque en el año que va del 30 de noviembre

de 1975 a¡ 30 de noviembre de 1976 la suma de los epígrafes de otros valores que son verdaderamente los

valores industriales de los Bancos, han subido más de un 25 por 100, o sea, 459.000 millones más. Este

aumento absorbe más del 40 por 100 de los nuevos títulos puestos en Bolsa.

Manifestó que para nuestra recuperación económica se hace preciso cambiar la mentalidad que existe en

la mayoría de los españoles, sobre todo en cuanto a política y a economía se refiere.

Hoy circulan, por -España una porción de conceptos que hay que cambiar si realmente queremos

progresar y .llevar adelante nuestra economía.

Dijo que hay un pesimismo latente en el país y que con pesimismo no se hace nada, porque si con ese

pesimismo se dejaran correr las cosas, se puede llegar a la abulia, a la inacción, a la apatía, al no hacer

nada. Cuando las cosas van bien y todo el. mundo está optimista, se puede adoptar la fórmula de dejar

correr las cosas, pero esto no puede aplicarse en los momentos que atravesamos en España.

Es preciso acabar con el pesimismo. Y de la debilidad tiene que salir la fuerza, como -dice la Escritura.

Nosotros ese pesimismo lo debemos convertir, con espíritu de lucha, en fuente de energía y vitalidad para

poder realizar muchas cosas, para estar absolutamente dispuestos a todo. Mientras no hagamos esto, no

saldremos adelante.

La Bolsa ha bajado porque no hay órdenes de compra y hay, en cambio, órdenes de venta, muchas en

número, si se quiere, pero de poco volumen.

Estas órdenes de venta se encargan muchas veces con una lista de valores pidiendo que se vendan los que

se pueda y al precio que se pueda. Proceden, en general, de personas que viven de un capital ahorrado a

veces con mucho sacrificio y a las que la congelación de los dividendos y el aumento del coste de la vida

han hecho que su rentabilidad sea insuficiente para seguir viviendo. Y es en ese momento cuando se

deciden a vender valores para con su importe poder hacer frente a las necesidades de su vida, aunque sea

en un nivel más reducido que el que tenían anteriormente.

Esas son las personas a las que verdaderamente la inflación ha castigado mucho.

Resaltó la necesidad del aumento de productividad, y dijo que la ley de Relaciones Laborales había

constituido un verdadero atentado contra la productividad.

Es una ley, dijo, inexplicable, que sólo favorece a los que no trabajan. Es decir, es una ley establecida

sobre el principio de qué la gran felicidad es no trabajar. Está ley no tiene ni siquiera un principio

hedonístico de la máxima utilización de todo lo que se puede tener a mano, sino que se trata de una" ley

para no trabajar.

Su artículo 35 importa bastante poco. En los empresarios guipuzcoanos sólo a un 18 por 100 les importa

mucho. A los demás, les importa poco o nada. En cambio, les ha producido perturbaciones laborales al 33

por 100 de los empresarios guipuzcoanos. Y ha producido pérdidas en el ritmo de fabricación. Fíjense

bien: pérdidas del ritmo de fabricación; pérdida de productividad, al 30 por 100; encarecimiento de

costes, al 59 por 100.

Es preciso que se tome en serio completamente la productividad en España.

Mas para tomar la productividad en serio hace falta aumentar el conocimiento. Y por eso, el problema que

se debe atacar a largo plazo con energía es el problema de la cultura en general, y sobre todo de la cultura

popular.

Cree que, además, de esto, la causa principal estriba en el temor de que la subversión actual—subversión

en el sentido exacto de la palabra: alterar, revolver, destruir—• pueda convertirse en una revolución; o

sea, en un cambio brusco de régimen impuesto por la fuerza. Seguidamente, el señor Aguirre Gonzalo

puso de relieve que todas las circunstancias presentes hacen conjeturar que esto no puede producirse y

que, por consiguiente, a su juicio, la Bolsa necesariamente tiene que subir/Creo, afirmó, que se pueden

hacer muy buenos negocios a base de comprar en este momento acciones en Bolsa.

Examinó nuestra balanza de pagos, afirmando que la situación de la misma es verdaderamente grave, pero

que, contrariamente a lo que se cree, tenemos bastante margen todavía para endeudarnos en lo futuro, ya

que nuestra deuda exterior, considerada en relación con el producto nacional bruto, o considerada en

relación con los ingresos de divisas, no es demasiado mala,´ porque habiendo una relación de los países

industrializados a fin del .año 1975, de los 17 países considerados en cuanto a la deuda de más a menos,

España aparece en la posición 13, con pequeña diferencia con los cuatro países que le siguen, tanto si se

considera la relación entre el producto nacional bruto y deuda exterior, como si se considera la relación

entre entradas de divisas y deuda exterior.

Claro está que esto sucedía a fin del 1975. Pero, no obstante, afirmó; puede España no estar en una si-

tuación desesperada respecto a su capacidad de endeudamiento.

Sobre las medidas para luchar contra este desequilibrio de la balanza de pagos, dijo que no se ha tomado

en serio la repercusión a los "usuarios del incremento del coste de la energía, y todavía menos, conseguir

una reducción en su consumo, como han hecho todos los países industriales, .que lo han disminuido, en

tanto que nosotros lo hemos aumentado.

En este momento, tanto en política como en economía estamos avanzando por rumbos desconocidos; por

una selva virgen. Y para atravesarla hay que estar alerta, al acecho de cualquier riesgo que se pueda

presentar, de cualquier contratiempo que surja de improviso, pero teniendo siempre la seguridad de que se

poseen los medios para poder vencer. Pero si no se logra incrementar la inversión, aunque se haya hecho

una. reactivación, estamos ante un elemento precario que puede caer cuando menos se piense.

Para vencer, dice, en nuestra actual situación es indispensable aumentar la producción..

Estimó el señor Aguirre Gonzalo que en el momento presente no debía aplicarse uno de esos planes

drásticos llamados de estabilización, ni tampoco hablar del famoso pacto social en el que el incremento de

los salarios es inferior al incremento del coste de .la vida, como, por ejemplo, se ha hecho en Inglaterra.

El pacto social, afirmó, no debe hacerse porque la mentalidad española no está todavía receptora para

dicho pacto y, además, porque hoy no tiene nadie el poder de organización suficiente para poder firmar

con autoridad un pacto social.

Además, no está demasiado claro el resultado de dicho pacto, puesto que con el mismo no se han

conseguido resultados espectaculares.

En Inglaterra llevan un año con este pacto, que ahora piensan prorrogar otro, sin que, al parecer, hayan

obtenido resultados brillantes.

Ha tenido mucha importancia para su reactivación que los salarios hayan subido de una manera natural

menos que la inflación, "como ha ocurrido en Alemania y en Estados Unidos, y esto es muy distinto a que

de repente, se quiera imponer este pacto social.

Insiste en que hay que favorecer la exportación, poniendo de relieve que en estos momentos pueda

apoyarse y favorecer la exportación con una devaluación de la peseta.

Una devaluación de la peseta incrementa necesariamente la inflación, por el aumento de coste de todo lo

importado. Y dice que si no. se mide la peseta con relación al DEG, que es la unidad monetaria del Fondo

Monetario Internacional, que se obtiene por la media del valor de dieciséis monedas, la peseta, después de

la última devaluación no ha descendido más que en un 1,22 por 100.

Hay que hacer en toda España, dijo, un esfuerzo serio productivo, y en este sentido, el señor Aguirre

Gonzalo esbozó un programa de medidas económicas que Se basan en alcanzar una reactivación,

empezando por el aumento del consumo privado: siguiendo por el consumo o inversión pública y por el

aumento de inventarios y, finalmente, con un aumento de inversión, objetivo éste, dijo, difícil de

conseguir, pero que debe atacarse en este aspecto con energía y con entusiasmo, asegurándose el éxito

El señor Aguirre fue muy aplaudido por los accionistas, quienes aprobaron a continuación todas las

propuestas que el Consejo presentaba en el orden del día.

 

< Volver