Centrales Sindicales: después vendrá el paro     
 
 Diario 16.    23/02/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Centrales Sindicales: Después vendrá el paro

"Desconfianza y recelo" es la primera calificación que merece el programa gubernamental a la Unión

Sindical Obrera (USO). "¿Cómo no desconfiar de un Gobierno —matizaron a Dl6— que manipula

descaradamente un instrumento tan fundamental para determinar el salario de los trabajadores como es el

índice del costé de la vida, tal como ha quedado en evidencia recientemente.? "

Sobré el.paquete Concreto, esta central sindical estima qué mantiene el tono de vaguedad y de

"declaración de intenciones" de los anteriores. "Su única intención parece ser dar la impresión de qué el

Gobierno hace algo sobre el tema económico." En su opinión, el Gobierno pretende crear artificialmente

cierto clima de reactivación de cara a las próximas elecciones.

Llama la atención USO sobre la clara insuficiencia de las medidas destinadas a combatir el paro.

"Todo parece indicar —señala el portavoz— que el Gobierno quiere darse tiempo hasta la celebración de

los comicios para dar paso después a una estabilización de la que se viene hablando con .insistencia ya la

que se resistirán las centrales sindicales." "Ésto no quiere decir —concluye USO— que éstas ,se nieguen

a una colaboración con el Gobierno para solucionar los problemas económicos, sino únicamente que están

decididas a defender el poder adquisitivo de la clase trabajadora, aunque parte de ese poder se ejerza cada

vez mas en forma de consumos sociales (educación, sanidad, etc.).

CC OO: Medidas electorales

"No estamos seguros de que vaya a haber pan para hoy y sí, en cambio, "hambre para mañana con estas

medidas", declaró a D16 él líder de Comisiones Obreras, Marcelino Camacho. Esos 50.000 millones

propuestos de inversiones públicas por el programa —añadió Camacho— significan que la Fábrica de la

Moneda fabricará billetes a marchas forzadas. Mientras no se logre arbitrar el sistema recaudatorio a

través de una reforma fiscal en profundidad, ese dinero siempre significará inflación. .

En su opinión, la gravedad de nuestra economía sigue sin abordarse. Las medidas tomadas son una

estratagema electoral, Luego vendrá ,1a .estabilización, subidas de precios y devaluación de la peseta. No

es la primera vez que se produce este fenómeno.

"Estimamos —con c 1 u y e Camacho— que lo más urgente es la realización de un pían de reconversión

nacional de nuestra economía. Para ello es necesario restablecer previamente las liberdades democráticas,

para todos sin exclusión. Hasta ahora lo único que se hizo fue marginar a la clase obrera, cuando no

reprimirla, cargándole la crisis del Régimen sobre sus anchas espaldas.

 

< Volver