Reactivación moderada, alternativa elegida por el Gobierno  :   
 Ni la estabilización ni la reactivación a ultranza hubieran sido, según los expertos, la panacea de los problemas económicos. 
 Ya.    20/02/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 7. 

Ni la estabilización ni la reactivación a ultranza hubieran sido, según los expertos, la panacea de los

problemas económicos

Quince decretos-leyes serán publicados a partir del próximo viernes • Es muy probable la subida del

carbón y el fuel-oil en un 20 por 100 • No se contempla, sin embargo, por ahora, un.aumento en los

precios de la gasolina • El artículo 35 de la ley de Relaciones Laborales podría entrar en vigor de nuevo

El programa de actuación económica aprobado el pasado viernes por el Consejo de ¡Ministros, del que

aún no se conoce más que una síntesis y algunas cifras del cuadro macroeconómico previsto para 1977,

ha suscitado ya las primeras reacciones y no pocas especulaciones. De la amplia gama de opiniones de

expertos consultados por YA hemos podido constatar que, a la vista de la referencia del Consejo de

ministros, se deduce una clara postura del Gobierno en relación con la problemática económica:

reactivación moderada.

Eliminada la posibilidad de una reactivación a ultranza—esta alternativa era poco deseada y estimada

ineficaz en practícame n t e todos los círculos económicos—, sobre todo ante el nivel dé crecimiento de

los precios en los últimos años, y que, por otro lado, llevaría a una situación muy difícil en un futuro

próximo, piensan los expertos consultados que el Gobierno ha elegido, entre las dos posibilidades

restantes, la más ambiciosa. Además, parece admitirse que implantar una política económica de signo

claramente estabilizador y de corte más o menos tradicional, independientemente de su conveniencia en la

situación política actual, no iba a ser tampoco la panacea para resolver los suficientemente conocidos

problemas económicos que tiene planteados nuestro país. Se piensa, por otra parte, que esta alternativa no

sólo hubiera tenido efectos evidentes sobre el ya elevado volumen de paro y sobre la inversión, sino

porque nuestra actual estructura productiva no permite, en ningún caso, resultados brillantes en el campo

económico sin la realización de una serie de reformas previas. Otra cosa será cómo piensa llevar a cabo el

Gobierno esta reactivación moderada. Los expertos quieren, como es lógico, esperar hasta el martes—día

en que el ministro de Hacienda dará a conocer públicamente el programa económico—para dar una

opinión al respecto. Parece, sin embargo, que el Gobierno basará su estrategia en la evolución de la

inversión y de las exportaciones como variables fundamentales. La potenciación de la inversión pública—

con una inversión de 50.000 millones de pesetas adicionales al programa ya fijado anteriormente—y el

estímulo a la inversión privada pretenden hacerse compatibles con un moderado ritmo de incremento de

los precios y de una mejora de nuestra situación exterior a través de la disminución del déficit de la

balanza de pagos por cuenta corriente. Yt por otro la.do, un crecimiento de las exportaciones al mismo

ritmo de 1976 que permita precisamente lograr este último objetivo.

REACTIVACIÓN MODERADA

Este claro carácter reactivador que parece deducirse por ahora del programa de actuación económica

tiene, por supuesto, sus detractores. E1 profesor Lasuen, por ejemplo, se ha mostrado pesimista acerca de

los efectos del plan y nos ha aventurado incluso Una tasa de inflación interanual del 80 por 100 para 1977

a la vista del cuadro macroeconómico dado a conocer por el Gobierno. En parecidos términos se ha

expresado el profesor Prados Arrarte—"la inflación podría ser del 25 por 100" dijo a YA—, aunque éste

ha mostrado sus reservas a la espera de conocer el martes el programa económico.

En otro orden de cosas, y según nuestras fuentes, parece ser que unos quince decretos-leyes podían

publicarse a partir del próximo viernes, día en que volverá a reunirse el Consejo de Ministros, con objeto

de poner en marcha el programa económico. Estas disposiciones irán saliendo a la luz de forma

escalonada y a lo largo de varios meses.

Por lo que se refiere a política energética, no es de esperar, al menos por ahora, la antipopular subida de la

gasolina, que, por otra parte, poco habría de paliar el déficit energético. Sí parece confirmarse la subida

del carbón y fuel-oil en un 20 por 100. En cuanto a la política laboral, se especula con la posibilidad de

que entre en vigor nuevamente el artículo 35 de la ley de Relaciones Laborales, a Cambio de la

concesión, por parte del Gobierno, a las empresas de una mayor flexibilidad para la remodelación de

plantillas laborales. También se habla de la publicación de una normativa sobre el derecha a la huelga,

que llevaría consigo una reforma de la- regulación del fondo de garantía salarial.

 

< Volver