Autor: Álvaro, Francisco. 
   La avicultura española pierde diariamente doce millones de pesetas  :   
 Los avicultores estudian los diversos problemas planteados en la actual crisis de esta explotación agrícola. 
 ABC.    27/05/1964.  Página: 85. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. MIÉRCOLES 27 DE MAYO DE 1964. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 85.

LA AVICULTURA ESPAÑOLA PIERDE DIARIAMENTE DOCE MILLONES DE PESETAS

Los avicultores estudian los diversos problemas planteados en la actual crisis de esta explotación agrícola

Valladolid 26. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Las distintas reuniones celebradas durante los

últimos días por varios grupos de avicultores para buscar una solución a la aguda crisis por que atraviesa

el sector avícola han culminado en la Asamblea a escala regional, celebrada hoy en la Casa Sindical.

Más de un millar de avicultores vallisoletanos y de otras provincias vecinas se congregaron esta mañana,

animados, según propia declaración, por los mejores deseos, para encontrar una solución al problema que

tiene planteado nuestro país desde hace varios meses. Don Adolfo Pardo, jefe del grupo de avicultores,

expuso los motivos de la reunión. Seguidamente, el gobernador civil de la provincia, don Antonio Ruiz

Ocaña, manifestó su propósito de apoyar personalmente a los avicultores, como les había prometido en la

reciente reunión con ellos celebrada.

A continuación se dio cuenta de las peticiones cursadas a varios ministros en solicitud de ayuda, así

como a la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes, alguna de éstas ya aceptada por el

Gobierno.

Don Luis García, director de empresa avícola, subrayó el panorama actual de la avicultura: en España se

pierden diariamente 12 millones de pesetas, y en cuanto a los avicultores vallisoletanos, las pérdidas en

un mes ascienden a 35 millones de pesetas. Hay que utilizar los medios necesarios para no llegar a la total

catástrofe. La creación de un organismo único, que deje de lado cuanto hasta hoy ha resultado ineficaz, es

apremiante, y esta reunión tiene esa principal finalidad. Los mismos que hemos salido estos días a la calle

para regalar docenas de huevos, estamos dispuestos a colaborar estrechamente a que tal estado de cosas

no se repita.

E1 señor Rabanal, jefe nacional del grupo de avicultura, dijo que por la Organización sindical se han

hecho toda clase de gestiones, pero no es posible que el Estado acuda a resolver las situaciones de todos

los sectores. Han de ser éstos quienes promuevan la creación de nuevos organismos y la actualización de

los sistemas de los que se han de servir.

Don Ángel Rojas puso de relieve la regularización del mercado de productos avícolas, haciendo

referencia a algunos aspectos, relacionados con las exportaciones e importaciones. Por último, don

Dionisio Martín Sanz, procurador en Cortes, se extendió en consideraciones sobre el desarrollo de la

avicultura en España durante los últimos años, desarrollo que ha desembocado en la actual crisis de

producción, coincidiendo con un descenso del consumo y la ausencia de operaciones de exportación. El

problema de la avicultura, técnicamente, no es difícil. Se trata de establecer un precio máximo para el

consumidor y un precio mínimo al que ha de pagarse el producto a los avicultores. Una forma de operar, a

juicio del señor Martín Sanz, puede ser la creación de la asociación de empresas, que por el hecho de su

constitución ha de disfrutar de indudables ventajas de orden económico de carácter fiscal, y que será

quien regule el mercado por su propia posibilidad de manejar fondos. Para llegar a esto habría de

constituirse en principio un convenio con el Estado, en virtud del cual, gracias a una contribución

previamente convenida al volumen de la empresa avícola, se constituiría el Fondo de Regulación, cuya

misión primera consistirá en fijar los precios mínimos para los avicultores, pudiendo reservarse la

Administración el derecho de establecer el precio máximo para el consumidor. Se trata, en suma, de crear

una entidad capaz de regular y equilibrar el mercado. Refiriéndose a las exportaciones, dijo: "De

momento no estamos preparados para la exportación. Estar preparados para la exportación es realizar

exportaciones con regularidad, conocer los mercados internacionales. Y de ese Fondo de Regulación a

que hemos aludido han de salir las cantidades con que vayan a primarse las exportaciones de productos

avícolas. Esto hay que conseguirlo creando una organización adecuada. No podemos pedir salvación para

nuestra economía arrollando al consumidor y abusando de él. Ahora estamos aquí y podemos crear esa

entidad capaz de dar tranquilidad a nuestro sector en los momentos difíciles."

Después de un ponderado coloquio, en que se fueron puntualizando los temas y propuestas expuestos, se

nombró una Comisión para estudiar la forma de constituir la Asociación Nacional de Empresas

Avícolas.—Francisco ALVARO.

 

< Volver