Autor: Sanuy, Ignacio María. 
   Europa pasa el Rubicón  :   
 Aspectos sociales de la política agrícola. 
 Pueblo.    07/11/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Europa pasa el Rubícón

3 Aspectos sociales de la política agrícola

PRECISAMENTE para tratar de los aspectos sociales de la po1ítica

agrícola en el Mercado Común Europeo se celebró en Roma, a mediados del año pasado, una conferencia

en la que intervinieron el ministro italiano Pella; el presidente de la Comisión del Mercado Común,

profesor Hallstein; el vicepresidente, señor Mansholt. y otros miembros del Ejecutivo europeo.

El señor Sandri, miembro de la Comisión del Mercado Común, determinó en su intervención las causas

del éxodo continuo y masivo de los trabajadores agrícolas hacia otros sectores, causas que atribuye a los

siguientes factores:

a) La diversidad de condiciones de trabajo agrícola y la extrema variedad de formas jurídicas.

b) La insuficiencia de los medios agrícolas en relación a los medios urbanos.

c) La inferioridad de los salarios y la mayor duración de los trabajos agrícolas, así como la

precariedad del empleo refiriéndose especialmente al problema social que se plantea con el carácter

temporal de las tareas del campo.

d) La disparidad entre las disposiciones de seguridad social del sector agrícola y la de otros sectores.

Para mejorar la situación, el sevor Leví Sandri propuso el mejoramiento de las infraestructuras y la

necesidad de una política apropiada en materia de formación profesional.

Muy interesante fue también la intervención del señor Anchisi, secretario general de la confederación de

cultivadores Italianos, quien recordó que las empresas familiares constituyen el noventa por ciento de las

empresas agrícolas en los seis países del Mercado Común. De estas familias, más de dos tercios, es decir,

unos ocho millones, son cultivadores directos. Su capacidad de trabajo disminuye constantemente. Desde

1954 a 1958, las unidades de trabajo empleadas en las empresas familiares han disminuido, al menos, dos

millones. Se prevé que en Italia el éxodo rural haga disminuir para 1975 unos dos millones de puestos de

trabajo. Aunque el fenómeno tenga un aspecto positivo, puesto que favorece el aumento de la

productividad por unidad, reduciendo asimismo el subempleo, es conveniente recordar, dice el señor

Anchisi, que se trata de las jóvenes generaciones que deberían renovar la agricultura, y que hay que

prever medidas para paliar el éxodo de la juventud campesina. Habla también de que serán necesarias

máquinas especialmente adaptadas a la empresa familiar, dando un impulso particular a la cooperación y

a la creación de pequeñas industrias secundarias en zonas rurales.

El tema tratado por el señor Anchisi ha sido especialment considerado en el Mercado Común. Así existe

un completísimo "rapport" del diputado M. A. Dulin, presentado en la sesión de junio pasado de la

Asamblea Parlamentaria Europea, donde se estudia la explotación familiar agrícola en el Mercado

Común; desde la misma definición de explotación familiar, hasta las causas y dificultades de la

explotación familiar, estudiándose las medidas que se deben tomar para favorecerla, teniendo en cuenta

los factores de producción y la política de mercado, y previendo la ayuda financiera del Estado para la

creación de unidades agrícolas económicamente viables.

Por su parte, el profesor Hallstein afirmó en la reunión a que nos venimos refiriendo, que "la futura

política agrícola europea no debe consistir únicamente en una síntesis de las diversas políticas nacionales,

sino que había de conducir a un aumento de la renta "per capita" en la agricultura, asegurando a los

trabajadores agrícolas un nivel de vida conveniente. Por esta razón —subrayó el profesor Hallstein— el

aumento de la actividad no se puede concebir si no va acompañada de un conjunto de condiciones

sociales que van desde la formación profesional hasta la igualización de los salarios en los demás sectores

de producción. Hay que ofrecer a los trabajadores agrícolas condiciones de vida proporcionadas a su

trabajo".

No acaba con estas noticias la consideración de los aspectos sociales de una política agrícola en el

Mercado Común Europeo. Pero esperamos sirvan para acercarnos al problema, que incidentalmente

volveremos a tratar, al referirnos, en general, a los aspectos sociales de la Comunidad Económica

Europea.

Ignacio María SANUY

 

< Volver