Autor: Álvaro, Francisco. 
   ABC en Valladolid: Asamblea de Cooperativas del Campo     
 
 ABC.    22/05/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

A B C en Valladolid: Asamblea de Cooperativas del Campo

Valladolid 20. (De nuestro corresponsal.) Es interesante registrar el auge que el cooperativismo va

tomando en Castilla. Las provincias castellanas, agrupadas en sus respectivas Uniones Territoriales,

constituidas en algunos casos hace cerca de cuarenta años, han conseguido algo importante en la última

década: llevar al convencimiento de los agricultores la necesidad de agruparse en torno a estas entidades

cooperativas para defender sus intereses, fomentar la producción por medio del colectivo estímulo y

colocar, en suma, al agro español en el lugar que le corresponde dentro de la economía nacional. Por lo

que respecta a la provincia de Vallado-lid, en movimiento cooperativista es ya un hecho evidente. Hace

unos cuantos, años hubiera parecido imposible conseguir que veinte o treinta pueblos de la provincia

enviaran sus representantes para asistir a una asamblea en la que iba a tratarse de sus propios problemas.

El escepticismo seguía dominando el ánimo del agricultor. Mas he aquí un hecho sintomático y altamente

esperanzador: en la Asamblea recientemente celebrada por la Unión Territorial de Cooperativas del

Campo, de Valladolid, estuvieron representadas todas las Cooperativas de la provincia y Cajas Rurales,

unas doscientas en total. En la Asamblea pudimos observar el interés, incluso la pasión, con que se

examinaron y discutieron las distintas cuestiones incluidas en el orden del día. El jefe de la Unión

Territorial, don Antonio Martín Galindo, en la breve exposición que hizo de los problemas y las

inquietudes que tiene planteados el campo, aludió a las Cooperativas de explotación en común, que son

un interesantísimo ensayo y que quizá pueden resolver los numerosos problemas económicos y sociales

del agro español. Este sistema puede reportar positiva utilidad a la explotación agraria, pues aumenta los

índices de productividad y disminuye el costo, al hacer posible la utilización de métodos racionales de

cultivo, corrigiendo, además, la progresiva parcelación originada por herencia o enajenaciones, que no

remedia definitivamente la concentración parcelaria, si bien ésta debe ser pedida por todos. Puso de

relieve la experiencia de Zúñiga, ese pueblecito navarro que ha merecido que en él fijen su atención, con

elogiosos y sorprendidos comentarios, varias publicaciones extranjeras, entre ellas la Oficina

Internacional del Trabajo. Aludió, por último, a los desvelos y entusiasmo del personal que presta sus

servicios en la Unión Territorial, -y dio cuenta de haber sido solicitada para el administrador de la misma,

don Hipólito Valdivieso Calvo, la medalla de Cooperación, por los inestimables servicios prestados en

estas entidades durante cuarenta años.

El vicesecretario provincial de Obras Sindicales, don Ángel Allué Horna, insistió en la necesidad de

fomentar la actividad de las Cajas Rurales o Cooperativas de Crédito, tan estrechamente vinculadas a las

del campo, por lo que debieran crearse en todos los pueblos donde ya existen aquéllas. Por último, el

delegado provincial de Sindicatos, don Miguel Buj Crespo, pronunció unas palabras de saludo y

bienvenida a los asambleístas, congratulándose del entusiasmo puesto de relieve en estas reuniones y la

buena voluntad de todos para estudiar y resolver sus propios problemas.—Francisco ALVARO.

 

< Volver