Autor: González Muñiz, Antonio José. 
   Un pleno     
 
 Ya.    17/04/1977.  Páginas: 13. Párrafos: 10. 

ACOTACIONES A LA SESIÓN

UN PLENO

(El 30 de marzo de 1971, nuestro cronista político Antonio José González Muñiz escribía estas

acotaciones a la sesión de las Cortes celebrada en esa fecha. Por encima de la anécdota está el reflejo fiel

del "interés" que algu

• Don Macario, don Edeso, don Pompeyo, don Calixto y don Adalberto se sentaron en el´ bar de las

Cortes, pasadas las cuatro de la tarde. (Pidieron- unos cafés, unas «opas, unos cigarros habanos. ¿En

torno ai otras mesas se fueron sentando otros señores procuradores y pidieron cafés, copas y cigarros

puros. Otras salas y pasillos se fueron llenando de señores procuradores. Iba a celebrarse la segunda

sesión .plenaria de las Cortes Españolas en lo que va, de año.

• A. las´cinco y minutos de la tarde sonó la algarabía de los timbres eléctricos llamando a los señores

procuradores, pidiéndoles que entrasen en el hemiciclo, anunciándoles que la sesión para la que fueron

convocados iba a comenzar. Don Macario preguntó: "¿Qué ruido es ésef" Don Edeso repuso: "Que nos

llaman al hemiciclo." Y don Macario, don Edeso, don Pompeyo, don Calixto y don Adalberto, y otros

señores procuradores como ellos, continuaron en «Z bar¿ en los pasillos, en otras salas.

• ¿Y de qué hablaban estos señores procuradores? Don Macario, en´tono confidencial, informó a sus

contertulios: "Se prepara, un reajuste, como se dice ahora, de gobernadores civiles." Don Edeso-teme por

el cambio, ya que piensa presentarse a la reelección de procurador en Cortes; por eso pregunta: "¿Quitan

al de mi provincia ? Me llevaba muy bien con él." Don Pompeyo interroga: "¿Quiten al de la mía? Me

llevaba muy mal, y ello puede favorecerme."

• Va pasando el tiempo. £1 bar, los pasillos, los salones, siguen animados de señores procuradores. Don;

Calixto, de pronto, "se levanta y dice a sus compañeros: "Voy a asomarme un momento al hemiciclo a ver

qué pasa allí dentro." En el hemiciclo está hablando don Rodolfo Argamentería García; defiende el

proyecto de ley de «Gestión del monopolio de tabaco y su coordinación con al política: tabaquera".

• AI volver a la tertulia del bar, don Calixto informa a sus compañeros y a los demás compañeros

procuradores que llenan el bar, los pasillos, los salones: "El proyecto de ley se aprobó por

unanimidad—dice— ¡Hombre!—agrega para demostrar su veteranía &n, Jas Cortes.—. Recuerdo que en

1945, cuando aprobamos el contrato con Tabacalera, que ahora se deroga con este nuevo, ´hubo cuarenta

y cinco votos eft contra. Hoy no • hubo ninguno. Varaos progresando." Y continúa en la tertulia hablando

de sus cosas.

• Don Adalberto informa a´sus compañeros: "Pues nos procuradores ponían a la hora de las votaciones

de algunos proyectos. No pretendemos elevar a categoría ninguno de estos supuestos; pero he aquí un

ejemplo de esa política del pasillo de las Cortes.) me aseguran que habrá pronto un reajuste ministerial."

"Cuente, cuente", dice don. Macario. "¿Crisis amplia o simple retoque?", pregunta don Pompeyo.

"Hombre, yo creo...", doctora don Edeso. Y cuchichean y juegan a bien informados y a políticos. Don

Adalberto, de pronto, se levanta y dice a. sus compañeros: "Voy a asomarme un momento al hemiciclo, a

ver qué pasa allí dentro. ¡En el hemiciclo, don Alvaro Lapuerta y Quintero defiende el proyecto de ley de

"Construcción y explotación de un puerto de graneles en la ría de Arosa".

• Don Adalberto queda un momento en el umbral dé la puerta del hemiciclo para conocer la votación:

veintisiete votos en contra y una abstención. Cuando iba a retornar al bar oye estas ¡palabras, llenas de

indignación, del presidente de las Cortes, señor Rodríguez de Valcárcel: "Ya que los señores procuradores

se van del hemiciclo, lo que me parece una incorrección, por lo menos que lo hagan en silencio." Y don

Adalberto regresa al bar, casi de ¡puntillas, y cuenta lo que ha visto y oído en un hemiciclo «emipoblado

de señores procuradores.

• Informados de las novedades parlamentarias, don Macario, don Edeso, don Pompeyo, don Calixto y

don Adalberto siguen hablando de lo suyo: "Y las asociaciones políticas, ¿para cuándo?", pregunta don

Calixto. Don Edeso, hombre bien enterado, pontifica: "Seguro que para mayo." "Yo apostaría que en

junio", dice don Pompeyo. Y se ponen a hacer cabalas. De pronto, don Edeso se levanta y dice: "Voy a

asomarme un momento al hemiciclo a ver qué pasa allí dentro:" En el hemiciclo está hablando don Ángel

Campano´ Lopez, que defiende el proyecto de ley de "Semillas y plantas de vivero".

• Don Edeso, de regreso a la tertulia, informa a sus compañeros de las novedades del hemiciclo. Y

siguen hablando de sus cosas. Y continúan con el tema de cambios de gobernadores civiles, de ministros,

>Je normas electorales. Y cada uno expone sus teorías, sus noticias o sus rumores. De pronto, se levanta

don Macario y dice á sus compañeros: "Voy a asomarme un memento al hemiciclo a ver qué pasa allí

dentro." Pero el hemiciclo está, silencioso, vacío y oscuro. La sesión ha terminado. Don Macario regresa a

la tertulia y dice a sus compañeros: "La sesión ha terminado. Podemos continuar hablando tranquilamente

de nuestras cosas."

A. J. G. M,

 

< Volver