Dimite el presidente de las Cortes  :   
 Continuará en su puesto, a petición del rey, hasta después de las elecciones. 
 Informaciones.    31/05/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 20. 

Director: JESÚS DE LA SERNA

DECANO DE LA PRENSA DE LA TARDE -:- Diario independiente -:- Edita Prensa Castellana, S. A.

San Roque, 7 -¡-Teléfono 2228385 -:- Madrid, martes 31 de mayo de 1977-s-15 ptas.-:-48 páginas

DIMITE EL PRESIDENTE DE LAS CORTES

CONTINUARA EN SU PUESTO, A PETICIÓN DEL REY, HASTA DESPUÉS DE LAS

ELECCIONES

MADRID, 31 (INFORMACIONES). Don Torcuato Fernández-Miranda y Hevia, presidente de las Cortes

y del Consejo del Reino, ha dimitido de su cargo, según ha comunicado a primera hora de la tarde el

propio señor Fernández-Miranda a los periodistas acreditados en la Cámara, convocados con urgencia.

El presidente de las Cortes ha informado que el pasado día 23, a las once de la mañana, presentó al Rey

don Juan Carlos su dimisión como titular de la Cámara. El Rey don Juan Carlos le comunicó ayer día 30,

después de las ocho de la tarde, que la dimisión le había sido aceptada.

El Rey expresó ayer a don Torcuato Fernández-Miranda su deseo de que continúe en la presidencia de las

Cortes hasta después de que hayan tenido lugar las elecciones legislativas, convocadas para el próximo 15

de junio.

El señor Fernández Miranda ha hecho saber que en relación con su dimisión es preciso tener en cuenta

varios hechos:

(Pasa a la última pág.)

DIMITE EL PRESIDENTE DE LAS CORTES

(Viene de la pág. primera)

"1. Hay que tener en cuenta —dijo el presidente dimisionario— que nunca como hasta ahora he

disfrutado de la confianza con que el Rey me distinguió desde 1960. Ha sido para mí un honor contar con

esta confianza y le serviré de por vida. Esa idea de servicio "es la que me ha movido a presentar mi

dimisión.

•2. El Rey, cuyas enormes cualidades todavía no han aprendido a valorar los españoles, es en su función

el primer cumplidor de las leyes, y por tanto, su voluntad está claramente dirigida a cumplir la ley de

Reforma Política en su letra y en su espíritu.

3. La ley de Reforma Política concibe unas nuevas Cortes y un nuevo presidente de ellas, y no sólo un

nuevo nombramiento.

4. La nueva presidencia de las Cortes tiene una significación muy clara: descansa sobre la presidencia del

Congreso y del Senado, que son cargos electivos. El señor Fernández-Miranda —dijo refiriéndose a sí

mismo—, no es la persona más indicada para estar al frente de las Cortes. Estoy orgulloso y muy

tranquilo respecto a la misión que he cumplido, aun a costa de incomprensiones. Se ha especulado con

que haya podido ser un Mazarino, un Richelieu o un Conde-Duque de Olivares.

´En realidad sólo he actuado con lealtad. Jamás haría nada de lo que se haya podido insinuar. Jamás he

utilizado al Rey, sino que he procurado servirle. El Rey ha comprendido mis razones y ha aceptado mi

dimisión. Me siento orgulloso y conmovido con la confianza del Rey y le sirvo esclareciendo el tema que

me concierne y presentando mi dimisión. De esta manera la ley de Reforma Política tendrá su

presentación perfecta. Ha sido para mi una experiencia entrañable y positiva estar junto a Su Majestad el

Rey desde 1960, con actitud de veracidad y sinceridad. El me ha pagado generosamente con su confianza.

Buscar a mi dimisión otras causas que las expuestas sería entrar en un terreno de falsedad, e insistir en el

asunto, una actitud mentirosa. Me siento además solidario en la responsabilidad política del presidente

Suárez y en su comportamiento me corresponde alguna participación. Buscar otras causas, insisto, en la

decisión que he tomado sería incurrir en falsedad y mentira. He de añadir que me une al presidente del

Gobierno una profunda amistad y siento por él estima y no poca admiración.» "

El señor Fernández - Miranda, que estaba visiblemente emocionado, se ha negado a hacer ninguna

declaración más.

PRESIDENCIA "COMPRENDE" LA DIMISIÓN

"La decisión del presidente de las Cortes es perfectamente comprendida por la Presidencia del Gobierno",

ha declarado a INFORMACIONES el portavoz oficial de la Moncloa.

El portavoz ha añadido que quería servir de cauce "para expresar el profundo agradecimiento del

presidente Suárez y de todo el Gobierno hacia el presidente de las Cortes, don Torcuato Fernandez-

Miranda por la excepcional y decisiva colaboración que ha prestado al proceso político español."

"El presidente Suárez —ha añadido el portavoz de Presidencia— expresa su admiración personal a la

figura humana, política e intelectual del señor Fernandez-Miranda y destaca la profunda generosidad de

su colaboración."

En las mismas fuentes hemos podido saber que un despacho distribuido esta mañana por la agencia

Europa. Press sobre la eventual dimisión del presidente Suárez —Una dimisión protocolaria— después de

las elecciones no «ha bebido» en fuentes de la Presidencia, y que, por tanto, se trata de una simple es-

peculación. Ni los más cercanos colaboradores saben en este momento —de acuerdo con nuestro

interlocutor— qué va a hacer el presidente Suárez a este respecto después de las urnas. Se supone que

todo dependerá del resultado de las elecciones.

BIOGRAFÍA

Don Torcuato Fernandez-Miranda y Hevia nació en Gijón el día 10 de noviembre de 1915. Está casado

con doña Carmen Lozano Arco y tiene siete hijos. Inició sus estudios de Derecho en la Universidad dp

Oviedo, donde le sorprendió la guerra civil cuando realizaba el´ tercer curso. Finalizada la contienda, el

señor Fernandez-Miranda terminó sus estudios en Oviedo, obteniendo el título de doctor en Madrid. Su

carrera política la comenzó en el ámbito universitario, ya que fue jefe del S. E. U. durante ¡ el período

1939-40.

Fue profesor ayudante y adjunto en Ciencias Políticas en la Facultad de Derecho de Oviedo y de Madrid.

En 1945 ganó por oposición la cátedra de Derecho Político de la Universidad de Oviedo, de donde

posteriormente seria rector.

De 1947 a 1951 fue director del Colegio Mayor Valdés Salas. En esta línea de vinculación a la docencia

el señor Fernandez-Miranda dirigió de 1948 a 1951 la sección de Problemas Contemporáneos de la

Universidad Menéndez Pelayo, de Santander, de cuya Junta ejecutiva fue presidente desde 1957 a 1962.

En octubre de 1954 fue nombrado director general de Enseñanza Media, cargo que desempeñó hasta

1956, pasando en febrero de dicho año a ser nombrado director general de Enseñanza Universitaria,

siendo ministro don Joaquín Ruiz-Giménez. En noviembre del mismo año fue nombrado director general

de Promoción Social en el Ministerio de Trabajó. En 1966 ocupó la Delegación Nacional de Cultura y

Formación del Movimiento.

En enero de 1968 ganó las oposiciones para la cátedra de Derecho Político de la Facultad de Derecho de

la Universidad Complutense de Madrid. Al año siguiente, don Torcuato Fernández-Miranda fue

nombrado consejero electivo del Consejo de Estado, así como1 miembro del Consejo Nacional del

Movimiento, por nombramiento directo del Jefe del Estado. Hasta 1970 fue vocal de la ponencia de

Contrafuero del citado Consejo.

El 30 de octubre de 1969, el señor Fernández Miranda fue nombrado ministro secretario general del

Movimiento, cargo que conservó al ser nombrado ese mismo año vicepresidente del Gobierno por el jefe

del Gabinete, el extinto capitán Genera1 don Luis Carrero Blanco.

Como consecuencia del asesinato del presidente del Gobierno, ocurrido el 20 de diciembre de 1973, el

señor Fernandez-Miranda ocupó interi. •ñámente el puesto dé presidente, distinguiéndose por la prudencia

de que supo hacer gala en tan trascendentales momentos.

Como catedrático, el señor Fernandez-Miranda ha intervenido en numerosos cursos, conferencias y

congresos, destacando entre sus publicado^ nes los títulos «La justificación del Estado», «El concepto de

lo social y otros ensayos», «Individuo y comunidad en Vázquez de Mencheca», «El problema político»,

«El hombre y la sociedad» y «Situación social y libertad».

Don Torcuato Fernandez-Miranda fue preceptor y profesor del Rey don Juan Carlos I cuando en su

condición de estudiante completaba su formación humanística.

Actualmente, el señor Fer-nándéz-Mirandá desempeñaba el puesto de presidente de las Cortes y .del

Consejo del Reino, cargo al que fue promovido por don Juan Carlos en el mes de diciembre del año 1975,

y que supuso él primer nombramientp del Rey después de su coronación por cumplirse el mandato del

anterior presidente de las Cortes, el señor Rodríguez de Valcárcel.

Don Torcuato Fernandez-Miranda se haya en posesión entre otras de las siguientes condecoraciones:

Gran cruz del Mérito Civil, de Cisneros, del Yugo y las Flechas y de Alfonso X el Sabio. También posee

la medalla de oro del Colegio Mayor Cisneros y la medalla de oro al Mérito Deportivo.

En los últimos meses, y bajo la presidencia del señor Fernandez-Miranda, se debatieron y aprobaron en

las Cortes los proyectos de ley de Reforma Política y Reforma Sindical.

 

< Volver