Cortes.El controvertido Pleno de ayer. 
 Pugna para condenar al partido comunista     
 
 Informaciones.    15/07/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

El controvertido Pleno de Ayer

PUGNA PARA CONDENAR AL PARTIDO COMUNISTA

ley üe Reforma del Código Penal. Basándose en su propia interpretación del Reglamentó, el señor

Fernández-Miranda hizo frente a la pretensión. Cuando terminó la sesión plenaria, los procuradores mas

«ultras» empezaron a colectar firmas de apoyo para una proposición de ley que establecería de modo

expreso, si llegase a prosperar, la condena de todos os grupo? comunistas

UN DISCURSO DE CIRCUNSTANClAS

No se comprendio Dien la utilidad de la: intervención oral del nuevo ´ministro ds Justicia, don Landelino

Lavilla Alsina, pues ni defendió suñcienteme n t e el proyecto cuyo contenido asumía eJ nuevo Gobierno,

ni´ su discurso podía ser interpretado como una declaración de neutralidad, absurda desde todo punto´de

vista. La prueba fue qué el Gobierno, abandonando su inicial postura abstencionista, votó finalmente a

favor de la iey «?ÍO^F> ¡menté considerada

Otra de las notas sorprendentes fue la decisión del presidente de las Cortes en el sentido de suspender la

sesión entre la primera votación nominal (orientada a saber si los procuradores deseaban la consulta sobre

la alternativa o sugerencia «liberal» de la Comisión de Justicia, reunida días antesdei Pleno) y la segunda

votación (destinada a rechazar O aprobar la! sugerencia misma). Los grupos conservadores,

principalmente Acción Institucional de] señor Díaz-Llanos y el Grupo Regionalista del señor López

Rodó, pudieron concertar sus actitudes durante la pausa, aunque lo cierto fue que los «regionalistas» no

votaron en bloque, como tampoco ios «lópeces» fueron monolíticos en ¡as posturas finales. U. D. E., con

varios miembros en el Gobierno, se mostró aperturista, pero el señor Silva se abstuvo en la votación. U.

D. P. E. (Unión del Pueblo Español) no favoreció e interés del Gobierno, pese a que don Adolfo Suárez

fue hasta hace poco tiempo presidente de la asociación.

LA GRAN CONFUSIÓN

La fórmula aperturista propuesta hace pocas semanas por la Comisión de Justicia suavizaba los términos

del texto inicial del proyecto de ley ("serán ilícitas las asociaciones que, sometidas a disciplina

internacional, • se propongan implantar un sistema totalitario"), al sugerir que la ilicitud se extiende a las

asociaciones "que atenían a ´la dignidad o a la libertad humanas o sean contrarias al pluralismo asociativo

como ínedio de participación política".

Para llegar a la derrota de esta pretensión, patrocinada en la Comisión de Justicia-por los señores

Cabanillas, Mellan, Esperaba, Escudero, Alberto Céreos y otros´ varios procuradores, fue necesario Jasar

por las dos votaciones nominales, ya comentadas, la primera, siguiendo el criterio ge Fernández-Miranda,

para Saber si procedía plantear la ¿¡.probación o rechazo del texto alternativo, y la segunda para setenciar

si el texto en cuestión era admitido o desestimado. En resumen, se votó p se votaba y luego se votó ijjl fié

aceptaba la fórmula cuya votación se admitía. Este enredo de palabras testimonia algo que respoiíae

pit;ua¿nc^^ a la complicada dialéctica del actual presidente de las Cortes. Al final nadie sabía

exactamente si quedaba alguna otra votación por realizar o si la "pesadilla" había concluido,

GANAN LOS HALCONES"

Los moderados ganaron la primera votación (dirigida a saber si se planteaba la incorporación a la ley de

la sugerencia aperturista) por sólo 23 votos de margen. Perdieron la segunda —la m&s importante— por

una diferencia de 42 votos. Cuando llegó la tercera y última votación, destinada a decidir la suerte de la

ley en su totalidad, "halcones" y "palomas" coincidieron muchas veces en repudiar o aceptar el proyecto,

pues ni los primeros sabían ya hasta qué punto era pertinente decir "sí" o "no", ni los segundos tenían una

idea más clara de lo procedente. Algunos de los procuradores libe-" rales, contrariados por la derrota de la

fórmula aperturista antes comentada, aplicaron un principio de coherencia y votaron n e g a t ivamente el

texto completo de la ley, pero entonces, los ultraconservadores, que venían haciendo lo mismo,

cambiaron de rumbo por entender que favorecían a los "palomas" A 3a postre, la ley quedó aprobada por

245 votos contra 175 y 57 abstenciones.

La sesión plenaria que ha servido para «despenalizar»´ los partidos políticos se inició poco después de las

diez y media de la mañana y terminó minutos antes de las tres de la tarde. El hemiciclo estaba muy

concurrido, asi como las tribunas de invitados. El señor Fernández-Miranda dirigió palabras de cortesía al

nuevo Gobierno, ocupante del banco azul, y concretamente al señor Suárez, pero estas alusiones fueron

fríamente acogidas. En cambio tuve careeteres de ovación la reacCión que se produjo cuando el titular, de

las Cortes hizo referencia al ex presidente Arias Navarro, que ocupaba su. escaño, normal de procurador

« ÁBRANSE!»

La sesión estuvo salpicada de anécdotas. El señor Segovia Moreno, procurador familiar por Avila, quiso

hablar desde el hemiciclo para plantear una cuestión de orden consistente en hacer saber al presidente

Que algunos miembros .de las Cortes trataban de entrar en el hemiciclo, pero encontraban las puertas

cerradas por los ujieres, dado que técnicamente una de las votaciones iba a comenzar y él cierre era

preceptivo. Se produjo entonces un curioso diálogo. El señor Segovia intentaba exp1icarse, pero el señor

Fernández-Miranda no toleraba el uso de la palabra, acaso porque sospechaba alguna crítica de entidad.

«No siga hablando», repetía el presidente, .hasta que por fin comprendió de qué se trataba y ordene entre

risas de los procuradores, refiriéndose a las puertas´ «¡Ábranse!».

RECOMENDACIÓN DIDÁCTICA

La confusión se acrecentó cuando empezó a no estar claro si la votación de la famosa sugerencia

aperturista liquidaba la - cuestión o era necesario votar también por separado el párrafo que subsistía (el

de la .disciplina internacional y., la pretensión .totalitaria). La disparidad de criterio fue. tal en la sala que

el presidente consideró oportuno, aconsejar a los procuradores que repasaran «nuestro claro y conciso

Reglamento» La impresión, sin embargo era que ni siquiera el señor Fernández -Miranda tenía cía ras las

ideas sobre la interpretación de tan clara v concisa normativa.

Durante la votación o votaciones, varios procuradores consideraron pertinente acompañar .el «sí» q el

«no» con algún comentario personal. Y así, el subsecretario de la Gobernación, señor Peralta España, dijo

«no expresamente al Partido Comunista». E3 señor Segovia dijo uSí a todas los partidos democráticos».

Y el veterano falangista señor Ezquer Gabaldón, con su. camisa azul, emitió un no al vertedero de

Europa», sin que la concurrencia apreciase el sentido verdadero de. e s t a s palabras.

 

< Volver