Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
 Desmentido rotundo del ministro de Defensa. 
 Rumores de un golpe militar llegaron a las Cortes     
 
 Diario 16.    10/10/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Diario 16/10-octubre-80

NACIONAL

Desmentido rotundo del ministro de Defensa

Rumores de un golpe militar llegaron a las Cortes

Aunque no llegó a la categoría de susto, los rumores sobre un pretendido golpe militar corrieron ayer por

el Congreso y el Senado, hasta el punto que obligaron al ministro de Defensa a desmentir rotundamente

esas noticias que calificó de «rumores de los que ya estaba harto». Durante el debate de la reforma del

Código de Justicia Militar, Agustín Rodríguez Sahagún abandonó el Pleno en diversas ocasiones para

atender las múltiples llamadas telefónicas.

Fernando REINLEIN

Madrid — Los rumores alarmistas y sin ningún fundamento sobre un pretendido intento de intervención

militar en Madrid, Barcelona, País Vasco y Valencia, que insistentemente corrieron ayer por Barcelona y

Madrid, Congreso y Senado incluidos, fueron rotundamente desmentidos por la Secretaría de Estado para

la Información y por el propio ministro de Defensa.

Al parecer, el origen de los rumores nace de un almuerzo o cena del ex presidente Carlos Arias Navarro

con algunos generales. A este respecto, un alto cargo militar indicó a DIARIO 16 que no debía ponerse

nadie nervioso si Santiago Díaz de Mendivil comía con sus amigos, porque en ese caso «si yo me voy a

merendar, me detienen».

Lo cierto fue que a partir de las seis de la tarde el rumor llegó a la redacción de este periódico. Las fuentes

consultadas por teléfono fueron tajantes: «Ni golpe, ni nada.» ¿Y detenciones o arrestos? ¿Nada de nada.»

Pero el rumor se extendía y los contumaces seguían preguntando. Hasta que llegó al Congreso y al

Senado.

A partir de ahí, los teléfonos no dejaban de sonar. El ministro de Defensa, que & primeras horas de la

tarde estaba en el Congreso, se trasladó al Senado desde donde llamó a Defensa. Más tarde manifestó,

con justificado mal humor, que «estaba harto de estos rumores y que él controlaba la información».

El máximo responsable de la Defensa, el teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, fumaba pitillo tras

pitillo, tranquilamente en el banco azul, mientras el ministro iba y venía al teléfono del presidente para

responder a las múltiples llamadas telefónicas. Y el debate sobre la reforma del Código Marcial

continuaba sin incidencias, y así terminó.

Pero a pesar de la falsedad del rumor, quedaban preguntas en el aire. ¿Quién ¡o propagó? Al parecer,

venía de Barcelona, aunque también podía ser un «rebote». En el Congreso sonaba el nombre de un

diputado socialista, pero nadie sabía nada o no quería saber nada.

£1 cuento del lobo

En medios militares consultados por DIARIO 16 se preguntaban si no se trataría de un comienzo

intencionado del «cuento del lobo» («que viene, que viene»), para que nadie llegue a creérselo. Lo cierto

es que desde hace días los servicios secretos detectaron reuniones, «aunque de poca monta», circulación

de cartas «patrióticas» y otras lindezas. Pero, en definitiva, nada «anormal».

En los pasillos del Congreso y del Senado no se habló de otra cosa. No llegó ni siquiera a susto, pero se

vieron algunas caras serias.

 

< Volver