Autor: Urbano, Pilar. 
   Militares: UMD, no     
 
 ABC.    30/08/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

SÁBADO 30-8-80

Hilo directo

Militares: «UMD, no»

Visten de paisano, pero son militares. Se identifican en cuanto llego al lugar convenido para el encuentro.

Alta graduación y puestos «claves» de responsabilidad e información. Van al «toro» sin trapo. «Hay un

tema en el tapete que nos preocupa y, ¿por qué no decirlo?, nos tiene con la guardia alta: el regreso de los

ex militares de la UMD a las Fuerzas Armadas.» Uno de ellos, general en activo, se adelanta a fijar como

frontispicio de la conversación que «los militares, por disciplina, dejando a un lado lo que cada quien

pueda llevar bajo su guerrera, hemos sido una retaguardia garante de todo el proceso democrático,

centímetro a centímetro... los militares saben que están, y están, para defender ce por be la Constitución...

Ni hemos hecho ni queremos hacer ´política´... no se trata, como ha dicho el socialista Luis Solana, de

presionar con los fusiles sobre las leyes del Parlamento´; ni se trata, como ha dicho la socialista Carmen

Bloise, de constituir una Cámara paralela, ´la de los señores de uniforme´... Pero cuando vemos que del

Parlamento puede salir una ley que nos va a meter en el Ejército un foco de desunión, de sedición, de

indisciplina, de capitalismo y de bandería política, reaccionamos indignados y decimos: ´¡un momento!,

por esto no pasamos´.»

La periodista, en este punto, pregunta s´ se trata de un «desahogo confidencial» o de «una declaración que

puede publicarse». «Queremos que se sepa. Nuestro ministro no ha hablado; no ha expresado lo .que es

hoy un sentimiento prácticamente unánime en las Fuerzas Armadas: rechazamos la readmisión de los

oficiales ´húmedos´, porque entendemos que, con ellos dentro, peligra el ser o no ser de un verdadero

militar: el espíritu que empapa la vida de la milicia.» Otro de los presentes interviene en ese momento:

En el Consejo de Guerra quedó clarísima una cosa: aquellos hombres, que habían sido compañeros

nuestros, ya no eran ´militares´... ni por su comportamiento, ni por su pensamiento, ni por sus intereses.»

«No somos ingenuos y sabemos que pueden generar una onda de simpatía entre algunos oficiales... En

estos momentos, por ejemplo, de cada treinta oficiales, hay veintisiete en contra de su regreso, pero hay

unos dudosos, otro tibio y otro simpatizante con los presupuestos de aquella UMD. No es que tengamos

estadísticas, que en el Ejército no se producen: tenemos el dato verificable de nuestra común convivencia.

Sabemos que ingerir ese germen de división, indisciplina y politización ´a la trágala´ sería dejar que nos

destrocen impunemente el Ejército desde dentro y desde la diana: en el espíritu .»

Me informan que e! apoyo de UCD a !a proposición de ley de amnistía «fue pactada en el

Congreso, a cambio del respaldo socialista en el tema de los Tribunales de Ejército Militar.»

 

< Volver