Trababa en unos astilleros y en la Delegación de Deportes. 
 Asesinado ayer un comandante retirado en San Sebastián     
 
 Diario 16.    09/05/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Trabajaba en unos astilleros y en la Delegación de Deportes

Asesinado ayer un comandante retirado en San Sebastián

José María Espinosa Viscarret, asesinado ayer en Pasajes de San Juan, cerca de San Sebastián, era un

comandante retirado hace veintisiete años, que actualmente trabajaba en unos astilleros. También estaba

adscrito al Consejo Superior de Deportes.

San Sebastián - Tres individuos dispararon ayer sobre el comandante de Artillería retirado José María

Espinosa Viscarret, de cincuenta y nueve años, quien resultó muerto en el acto, a pocos metros de la

empresa Astilleros Victorio Luzuriaga, en Pasajes de San Juan, de la que era jefe de ventas.

José Espinosa era también secretario de la Delegación del Consejo Superior de Deportes en Guipúzcoa, y

durante toda su vida estuvo vinculado al hockey sobre hierba, como practicante y directivo. Hasta 1976

fue presidente de la Federación Guipuzcoana de dicho deporte.

Tres de sus hijos forman parte de la plantilla del primer equipo del Athletic de San Sebastián, y él mismo

labia jugado como portero ;n el equipo de esta especialidad del Club de Tenis de an Sebastián.

Acción calculada

Los disparos del coman-o agresor, integrado por ´res individuos que porta-,an una metralleta y una pistola,

causaron a José María Espinosa la muerte instantánea, pero no hirieron a otro empleado de los mismos

astilleros que le acompañaba.

Los hechos se produjeron a las dos y cuarto de la tarde, cuando José María Espinosa se trasladaba en el

Ford Fiesta de un empleado de la fábrica a su residencia de San Sebastián, después de terminar la jornada

de trabajo. El vehículo fue interceptado por un taxi de Rentería, un Seat 131 matrícula SS-9159-H, del

que bajaron cuatro individuos, uno de ellos encapuchado.

Un miembro del comando conminó al conductor del vehículo a que descendiera del mismo y se apartara

varios metros. Mientras era vigilado, los otrp,s tres agresores se colocaron uno delante del coche y los

otros uno a cada lado, abriendo fuego contra José María Espinosa, que quedó abatido en el asiento.

Efectuaron numerosos disparos con metralleta y pistola, alcanzándole cuatro impactos: tres en la cabeza y

uno en el pecho, de los que resultó muerto en el acto.

Munición Parabellum

Los agresores huyeron en el mismo taxi, y éste fue encontrado posteriormente abandonado en Rentería —

en la misma localidad donde había sido sustraído 45 minutos antes- a unos dos kilómetros de donde fue

cometido el atentado, en el barrio de Iztieta. En el lugar del atentado la Policía recogió cinco casquillos de

bala marcas FN, Gecco 9 mm. Parabellum. Al parecer, el comando efectuó numerosos disparos y el Ford

Fiesta presentaba diversos impactos. -

Sobre la una treinta de la tarde fue robado en Rentería el taxi a punta de pistola y su conductor, Ricardo

Barcena García, trasladado al monte Jaikibel, donde fue abandonado encadenado a un árbol.

Posteriormente al cometerse el asesinato, una llamada a una parada de taxi de Rentería daba cuenta de la

localización exacta del taxista, que fue liberado de sus ataduras poco después.

El juez ordenó el levantamiento del cadáver de José . María Espinosa y fue trasladado al Hospital Militar

de San Sebastián, donde se le practicó la autopsia. Posteriormente, a las siete de la tarde, quedó instalada

la capilla ardiente! Pasó a la reserva en 1953

Sin embargo, por deseo expreso de su familia, el funeral se celebrará hoy en la parroquia próxima al

domicilio de la víctima, ya que han preferido que el oficio fúnebre se celebrara en la mayor intimidad.

José María Espinosa Viscarret nació, el 19 de marzo de 1921, en Pamplona. Como militar terminó la

guerra en San Sebastián, y tuvo destinos en Logroño y Pamplona. En el año 1953 pasó a la reserva como

comandante honorario, con una ley del general Muñoz Grandes, a la sazón ministro del Ejército.

Posteriormente entró a trabajar en Astilleros Victorio Luzuriaga, de donde era jefe de ventas en la

actualidad, y fijó su residencia en San Sebastián. Se casó el año 1954, y tenía cinco hijos, uno de los

cuales cumple el servicio militar en Burgos.

Según fuentes policiales, estaba amenazado. Espinosa fue amigo del ayudante del gobernador militar de

la provincia que también fue asesinado el pasado 23 de septiembre.

 

< Volver