Autor: Taboada, Carlos. 
 Advertencia de Rodríguez Sahagún ante la División Acorazada. 
 Las Fuerzas Armadas obedecerán al Gobierno para defender el orden constitucional     
 
 Diario 16.    04/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Diariol 6/4-marzo-80

EÍ ministro de la Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún, advirtió ayer a los extremistas de todo signo

cuando afirmó en la División Acorazada Brúñete I que las Fuerzas Armadas están dispuestas a defender

el orden constitucional y la integridad de la Patria, siempre desde la obediencia al Gobierno.

En su visita de inspección la unidad más importante del Ejército, la División Acorazada, el ministro se

dirigió a una comisión de generales, jefes, oficiales, y suboficiales en una intervención que algunos de los

presentes calificaron de brillante. Hizo constantes alusiones a la disciplina y la unidad e integridad de

España.

Advertencia de Rodríguez Sahagún ante la División Acorazada

Las Fuerzas Armadas obedecerán al Gobierno para defender el orden constitucional

Madrid (CARLOS TABOA-DA) — Durante cerca de una hora el ministro de Defensa, Agustín

Rodríguez ´Sahagún, habló Unte un numeroso grupo dé suboficiales, oficiales jefes y generales de la

Brigada de Infantería Mecanizada XI, perteneciente a la División Acorazada Brúñete, número I.

«Debemos estar seguros —afirmó— de que no permitiremos romper lo que Dios y la voluntad de

nuestros antepasados han forjado durante siglos.» En su alocución fueron constantes las alusiones a la

disciplina, a la vocación de servicio, a la soberanía, unidad e integridad de España y al orden

´constitucional.

El ministro, que intervino a los postres de una comida con los componentes de la Brigada y en la que

estaban presentes el capitán general de la I Región Militar, teniente general Guillermo Quintana Lacaci, el

jefe de la División Acorazada Brúñete, José Juste Fernández, y otros generales de la unidad, repitió sus

ideas, ya conocidas, sobre el nuevo modelo de defensa nacional que compete a los 36 millones de

españoles.

Vocación de servicio

Destacó la importancia de la lealtad y vocación de servicio de los militares cuando todo el mundo habla

de derechos y no de obligaciones.

Hacia las doce del mediodía, en una zona próxima a Móstoles conocida como La Cañada de Castilla,

donde habitualmente hace prácticas las tropas de la División, el ministro contempló el ejercicio más

espectacular y arriesgado. Desde cuatro helicópteros, a más de 50 metros de altura, varios soldados

descendieron por una cuerda a rappel sin ninguna dificultad. Inmediatamente, los aparatos hicieron un

vuelo raso a escasísima distancia del suelo.

Pasó revista a algunas realizaciones desde su toma de posesión al frente del Ministerio de Defensa y

analizó algunos de los problemas con que las FAS se enfrentan actualmente.

Crisis de ideales

Mención aparte tuvieron en las palabras de Rodríguez Sahagún los militares con destino en el País Vasco

«bajo una fuerte presión psicológica».

El general de la Brigada de infantería Mecanizada número XI, Manuel Valles-pín González-Valdés, que

por la mañana explicó al ministro las incidencias de una demostración de la ope-ratividad de su unidad,

tomó con anterioridad la palabra para expresar la lealtad y el cariño de todos los miembros de la Brigada

hacía Rodríguez Sahagún. El general comentó que la División Brúñete dispone del material de guerra más

moderno del Ejército de Tierra.

Desde la diez de la mañana y hasta pasadas las seis de la tarde el ministro de Defensa permaneció con los

oficiales de la División; almorzando en el acuartelamiento Maques de Léganés, el más antiguo del

Ejército. Condecoró a algunos miembros destacados por su comportamiento.

La visita de Rodríguez Sahagún a la División es la primera que realiza desde su nombramiento y tuvo

lugar pocas semanas después de que su actual titu-. lar, el general Juste Fernández, sustituyera

inesperadamente al anterior jefe de la División, el general Luis Torres Rojas, destinado ahora en La

Coruña.

Frente al ministro, que aguantó varias horas en un ambiente frío sin ropa de abrigo, desfilaron gran parte

de los efectivos de la Brigada, participando más de 5.000 hombres, 560 vehículos con ruedas y 180

vehículos de cadena, carros de combate, TOAS, piezas de artillería, etcétera.

Rodríguez Sahagún, que fue elevando el tono de sus palabras —calificadas por algunos oficiales de

«brillantes»—, reflexionó sobre la quiebra de valores y crisis de ideales. Al final fue muy aplaudido.

«Algo pasa en la sociedad cuando se tilda de rebeldes a quienes toman las armas en defensa de su

territorio ocupadas por fuerzas extranjeras.» Con esta frase aludió a la invasión de Afganistán por tropas

soviéticas.

Esa crisis" social la ejemplificó con algunos datos referidos al terrorismo, el separatismo, las críticas

destructivas al Ejecutivo —«calificándolo de débil o represivo»— y al legislativo. También aludió a

quienes ven en las Fuerzas de Orden Público únicamente represión y a los que dicen que el Ejército sobra

y es una carga para el Estado. En definitiva, resumió, sufrimos una falta de confianza en las instituciones.

«Por todo ello —agregó—, hoy más que nunca es necesario ilusión, conciencia colectiva, sentimiento

patriótico y, sobre todo, un ideal que se llama España; la España de ayer, de hoy y de mañana.»

Las FAS, preparadas

«Esa ilusión colectiva —continuó— nos compromete a todos. Nuestros antepasados han sabido defender

la soberanía, la unidad e integridad territorial de la Patria. Unidad que no ignore la diversidad de nuestras

tierras, cultura, gastronomía, etcétera. Pero siempre sin olvidar que todos somos españoles.»

«Yo sé —dijo Rodríguez Sahagún— que si llegara el día en que en los términos supuestos previstos en la

Constitución y a las órdenes del Gobierno las FAS tuvieran que intervenir para defender la

independencia, la integridad, la soberanía o la unidad de España y su orden constitucional,´ tendremos

unas unidades siempre preparadas, siempre a punto para la defensa de España.»

"El ministro habló de la «verdadera» idea de defensa nacional que involucra a todos los españoles, a pesar

de sus ideologías, alrededor de la Corona.

Comentó que de poco vale el armamento si faltan los ideales. «Una nación vale tanto como los ideales

que la inspiran. Por tanto,, es necesario crear esa conciencia colectiva. Para lograr el triunfo es

imprescindible tener ganas de vencer.»

Entre los proyectos que piensa promover, Rodríguez Sahagún destacó la creación ya anunciada .de

reserva activa y una nueva clasificación de mandos y ascensos en el Ejército de Tierra. Ambos proyectos

los presentará en el próximo Consejo de Ministros en forma de anteproyectos.

Rodríguez Sahagún piensa que los militares profesionales deben jubilarse a la misma edad que el resto de

los funcionarios. La «reserva activa será una situación a la que se pasará por edad, exigencias físicas del

cargo o voluntariamente».

Estos proyectos tratan de logran un rejuvenecimiento de nuestros Ejércitos permitiendo que el hombre

adecuado ocupe el puesto adecuado. Se trata de ajustar las necesidades a los efectivos.

 

< Volver