Por ello fue cesado ayer el jefe de la División Acorazada, general Torres Rojas. 
 Una intentona militar ha sido abortada en Madrid     
 
 Diario 16.    25/01/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Año V - Núm. 1.036

MADRID, VIERNES 25 ENERO 1980

Por ello fue cesado ayer el jefe de la División Acorazada, general Torres Rojas

Una intentona militar ha sido abortada en Madrid

El fulminante cese del general Torres Rojas al frente de la División Acorazada Brúñete número 1,

efectuado ayer, tendría que ver con unos intentos de revuelta militar, según fuentes bien informadas.

La intentona ha sido abortada y un jefe militar puede estar en estos momentos en prisión.

Madrid

Un intento de complot militar tuvo lugar días pasados en España, según pudo saber esta mañana DIARIO

16 de fuente bien informada. El intento fue abortado en sus comienzos y al menos un jefe militar se

encuentra en estos momentos detenido. Según las fuentes consultadas, el cese del general Torres Rojas,

realizado ayer sorprendiendo en todos los círculos castrenses y políticos, podría tener directa relación con

este suceso. Al parecer, los inicios del intento fueron varias conversaciones de algunos militares a alto

nivel, que pretendían instalar en la Jefatura del Gobierno a un general ya retirado, que goza de gran pre-

dicamento en algunos círculos. Las conversaciones llegaron a oídos de algunos militares, que dieron parte

del hecho. Otra versión indica que los militares que dieron parte fueron precisamente algunos de los que

quisieron ganar para el intento sus promotores.

El comandante González Cuevas se encuentra en estos momentos detenido, al parecer en Ceuta, y algunas

fuentes afirman que podrían haberse producido otras detenciones, aunque este extremo no está

confirmado a la hora de cerrar esta edición.

Parece ser que el detonante para esta intentona militar fue el asesinato del comandante Velasco Zuazola,

jefe de los Miñones, Policía Foral de Álava, el día 10 de enero. El comandante Velasco fue la primera

víctima del terrorismo entre la Policía Foral.

Como ya subrayó DIARIO 16, llamó poderosamente la atención el cese del general Torres Rojas como

máximo responsable de la División Acorazada Brúñete Número 1, que había tomado posesión de su cargo

el día 1 de junio del año pasado.

El cese fue realizado ayer fulminantemente por medio del «Boletín Oficial del Estado», en el que se

incluyó el nombramiento como jefe de esta División, la más importante del Ejército, del general José

Juste Fernández.

Es muy posible que el general Torres Rojas no se incorpore a su nuevo destino, el Gobierno Militar de La

Coruña, según fuentes militares informadas.

 

< Volver