Polémica sobre la actitud de Suárez con relación a los sucesos militares  :   
 Según Guerra, trató de ampliar los descontentos; según Meliá, de serenar la situación.. 
 ABC.    04/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

POLÉMICA SOBRE LA ACTITUD DE SUAREZ CON RELACIÓN A LOS SUCESOS MILITARES

Según Guerra, trató de «ampliar los descontentos»; según Meliá, de «serenar la situación»

Madrid. (De nuestra Redacción.) La actitud del presidente Suárez durante las tensas jornadas que

siguieron a las manifestaciones convergentes de cuatro tenientes generales y al asesinato del gobernador

militar de San Sebastián se ha convertido en objeto de polémica en el transcurso de las últimas- horas.

De un lado, el vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, y fiel otro, el portavoz gubernamental,

Josep Meliá. hicieron ayer valoraciones contradictorias al respecto.

Interrogado por un redactor de «El Correo de Andalucía-» por el sentido de su rotunda afirmación a

propósito del presidente Suárez y el caballo dé Pavía. Guerra respondió textualmente: «Lo que dije en el

Congreso —se refiere al reciente cónclave de] PSOE— sobre movimientos militares. creo que había que

decirlo. Tengo la Impresión de que el presidente Suárez amplía de alguna manera los descontentos que

pueden surgir en una Institución de papel tan importante como e] Ejército. Estoy convencido de que lo

que habrá disgustado tanto en el Palacio de la Moncloa no habrá disgustado en los aledaños de otro

palacio importante.»

FRASE LAPIDARIA.—Como se recordará, el martes de la semana pasada, cuarenta y ocho horas

después del atentado contra el general González-Valles y de la publicación de las declaraciones del

teniente general Miláns del Bosch. el .residente Suárez y Felipe González mantuvieron una reunión en el

Palacio de las Cortes. A la salida el líder socialista manifestó que no tenía nada que decir porque su papel

se había reducido al de «mero receptor de la información». Coincidiendo con ei Inicio del Congreso

extraordinario de su partido, un matutino madrileño publicó unas declamaciones de Felipe González cuyo

principal titular aseguraba que «la situación militar es preocupante».

Esa misma tarde Guerra pronunció su frase lapidaria presumiendo que «el presidente Suárez se subiría a

la grupa del caballo de Pavía para acabar con la democracia». Incluso entre los propios delegados

socialistas la frase provocó abiertas críticas por considerarse una salida de tono improcedente en un

momento en que el país entero fijaba sus ojos en el partido. En el entorno de Alfonso Guerra se comentó,

sin embargo, que éste no había hablado por hablar, sino que poseía datos relevantes —desconocidos para

los demás— que le habían Impulsado a lanzar tan dura, invectiva.

Las declaraciones de ayer del vicesecretario general del PSOE fueron convenientemente glosadas por el

secretario de Estado para la Información. Josep Malla, en el primero de una serle de «briefings»

informativos que a partir de ahora se celebrarán periódicamente en el complejo de la Moncloa. «Hay

personas que están jugando a magnificar la actualidad, sacando las cosas de su contexto», aseguró Mella,

por Iniciativa propia antes del comienzo de la rueda de preguntas. «Las palabras de Guerra son una

muestra típica de irresponsabilidad. Es falso que el presidente haya tratado de magnificar los

acontecimientos. Su actitud ha respondido en cambio a su voluntad de serenar la situación y de conducirla

hacia la normalidad. Decir otra cosa denota un eíerto sentido del esperpento. Hay gente que hablando del

caballo de Pavía no renuncia a hacer el papel del burro del Guerra.»

GARRIGUES.—El -tema fue tocado también lateralmente por el ministro adjunto aa presidente Joaquín

Garrígues Walker, quien. tras negar que hubiera existido una «operación Galaxia II» aseguró que «lo que

sí es verdad es que se ha pecado de falta de Información, de no decir a la opinión pública lo que pasaba

para alejar la gran cantidad de rumores que se han producidos.

Garrigues hizo estas declaraciones en Murcia, circunscripción por la que es diputado, anunciando también

su decisión de presentarse a las elecciones para la presidencia provincial de ÜCD.

«PERDIGONADAS».—En la reunión informativa, antes aludida el portavoz del Gobierno, señor Meliá.

también replico indirectamente a otra de las afirmaciones de Alfonso Guerra, El vicesecretario general del

PSOE había afirmado en sus declaraciones periodísticas publicadas ayer que, al criticar su metáfora

ecuestre, el secretario general de UCD. Rafael Arias-Salgado, «ha demostrado una vez más que es un

ministro-mayordomo. que se ocupa mucho más de ofrecer un lecho de flores a su jefe que de trabajar en

bien del país».

A preguntas de un informador. Meliá respondió Que el presidente Suárez no tuvo conocimiento de la

réplica de Arias-Salgado a Guerra, pero que en cualquier caso la actitud del líder socialista le parecía

«una forma de tirarse perdigonadas» sin ningún provecho para el sistema.

RUEDAS DE PRENSA.—El secretarlo de Estado para la Información tocó al menos una veintena de

temas diferentes durante cast una hora de sesión. Entre sus afirmaciones más noticiables destaca la

confirmación de una próxima gira del presidente por varias capitales de la Europa comunitaria y la

valoración que hizo de la manifestación celebrada anteayer en Madrid por medio millar de mujeres

(supuestamente vinculadas por lazos familiares al Ejército), calificándola de «plataforma contestataria de

signo ultraderechista» y precisando que «la mayoría ni siquiera tenían algo que ver con el estamento

militar».

Por su carácter discutible también destaca por otra parte su respuesta a una pregunta que demandaba la

razón por la que el presidente Suárez no celebra con regularidad conferencias de Prensa, tal y como es uso

corriente en las otras democracias occidentales. «Yo recuerdo haber asistido a no menos de veinte ruedas

de Prensa del presidente», contestó Meliá. refiriéndose sin duda a los contactos con la Prensa de

provincias durante la campaña electoral. «El presidente mantiene contactos con la Prensa con relativa

frecuencia. Lo que ocurre es que no se les saca todo el partido que sería posible.»

 

< Volver