Autor: P. J. R.. 
 Según desmiente la Agencia EFE. 
 El Rey no recibió el domingo a altos jefes militares  :   
 Esta mañana comienza el Congreso extraordinario del Partido Socialista. 
 ABC.    28/09/1979.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

MADRID, VIERNES 28 DE SEPTIEMBRE

DE 1979 - NUM. 22.920 VEINTE PESETAS

ABC

DOMICILIO S O C I A L SERRANO. 61 - MADRíD DEPOS1TO LEGAL M - 13 - 1958 - 96 PAG.

SEGÚN DESMIENTE LA AGENCIA EFE

«EL REY NO RECIBIÓ EL DOMINGO A ALTOS JEFES MILITARES»

Esta mañana comienza el Congreso extraordinario del Partido Socialista

A primera hora de la mañana de ayer la agencia Efe distribuyó la siguiente información: «El Rey Don

Juan Carlos no recibió el domingo ¡tasado a altos cargos militares, según ha podido saber Efe en fuentes

de solvencia. La noticia, y posteriores comentarios sobre la audiencia del Rey a altos jefes militares el

pasado domingo, han sido publicados en varios periódicos españoles, pero carecen de base en la realidad.

La sorpresa que estas informaciones han causado en los medios políticos y militares bien informados

ha sido detectada por la agencia Eje a través de varias consultas realizadas por sus redactores.´»

EN EL CONGRESO APROBADO EL ESTATUTO JURÍDICO DE RTVE

El Congreso de los Diputados aprobó ayer el proyecto de ley de Estatuto Jurídico de la Radio y la

Televisión Estatales. El ministro de Cultura, Manuel Clavero Arévalo, pronunció unas palabras en las que

puso de relieve que la Constitución «ni prohibe —dijo— la televisión privada ni ordena que sobre ella se

haga monopolio alguno».

La Cámara Baja, por otra parte, también dictaminó el proyecto de ley de Ferrocarril Metropolitano de

Madrid. E«te desmentido de la agencia oficial, que en vísperas del inicio del Congreso extraordinario del

PSOE acaparó buena parte de la atención política de la jornada, viene a responder a la crónica publicada

ayer en esta misma página de ABC bajo el título «Altos jefes militares, recibidos por el Rey» y con el

antetítulo «Suárez fue informado de la entrevista». En medios próximos al Palacio de la Zarzuela el

periodista que suscribe esta información ha sido igualmente puesto al corriente de que dicha entrevista no

tuvo lugar y, dada la incuestionable solvencia de esta fuente informativa, acata, acepta, y por lo tanto,

asume el desmentido difundido por la agencia Efe.

Con carácter ilustrativo quiere, no obstante, hacer algunas precisiones que pueden ayudar al lector a

conformar su propia opinión sobre ciertas maniobras de índole estratégica que en diversas ocasiones han

venido desarrollándose al más alto nivel del andamiaje político. La crónica publicada ayer tenía, en

primer lugar, sustento en la coincidente declaración oral de varias fuentes informativas, recibida de forma

separada, personal y directa por este periodista. En segundo lugar, las etiquetas genéricas de «fuentes de

habitual solvencia» y «los más altos circuitos políticos» servían para identificar en la crónica de ayer a

diversas personas que en función de su trayectoria pública, de su significación actual y, sobre todo, de los

acontecimientos de los últimos días, se hallan en posición de tener acceso al tipo de información

confidencial suministrada.

En tercer lugar, ni existía ni existe la menor razón para suponer en ninguna de tales personas un ánimo,

una voluntad propia, de falsear la realidad; menos aun para imaginar una distorsión concertada, pues se

trata de individuos de muy diferente significación política y sin apenas conexión personal de ninguna

clase. En cuarto y último lugar resulta esclarecedor hacer constar que ninguna de estas fuentes se declaró

ante este periodista partícipe ni testigo ocular de «la-reunión-que-nunca-existió», sino que, por el

contrario, se manifestaron depositarios de confidencias, cuyo origen, presumiblemente común, puede

identificarse, en alguno de los casos, mediante el simple repaso de las primeras páginas de los periódicos

de los últimos días.

Sirvan estas precisiones no tanto de justificación de una decisión informativa —sometida como todas las

que conforman la actividad periodística a las exigencias de la repentización— como de elemento

complementario de- interpretación en un momento especialmente fluido del proceso político. Al margen

del desmentido de la reunión del domingo, categóricamente asumido desde estas líneas, la jornada de ayer

vino a aportar nuevo* episodios dentro de la historia de esta semana, cada vez más reencauzada y

caracterizada por parámetros de normalidad institucional.

Así, el Rey Don Juan Carlos recibió ayer, en el Palacio de la Zarzuela, al teniente general Gutiérrez

Mellado. Según la información distribuida por Europa Press, «el teniente general Gutiérrez Mellado ha

informado de asuntos de su competencia, entre los que figuran materias de las Fuerzas Armadas y de las

Fuerzas de Orden Público».

Por otra parte, el presidente del Gobierno recibió a su ministro adjunto, Joaquín Garrl-gues Walker.

Dentro de esta misma parcela de la actividad gubernamental cabe destacar, además de la convocatoria de

Consejo de Ministros para hoy por la mañana, el hecho de que el ministro de Defensa haya recibido el

proyecto del «objetivo de fuerza conjunto» elaborado por la Junta de Jefes de Estado Mayor. Se trata de

un importante proyecto militar que entrará en vigor en la próxima década. Se espera que en breve sea

elevado a la Junta de Defensa Nacional.

La atención de todos los observadores está en cualquier caso concentrada en el Congreso extraordinario

del PSOE, que esta mañana dará comienzo en el hotel Meliá-Castilla, de Madrid. En el transcurso del

mismo deberá ser aprobada una nueva ponencia política que sustituya al texto maximalista defendido por

Francisco Bustelo en el XXVIII Congreso, y una Comisión ejecutiva que tome el relevo de la actual

Comisión gestora. Este último aspecto es el que suscita mayores cabalas y controversia.

Mientras los principales dirigentes del llamado «sector crítico» propugnan una «Ejecutiva de síntesis» en

la que estén representados, Felipe González y sus colaboradores pretenden sacar adelante una Ejecutiva

«da mayoría» lo más operativa posible. Tal vez la gran incógnita, que terminará determinando la

correlación de fuerzas, reside en el comportamiento de muy diversos sectores intermedios del partido,

agrupados convencional-mente bajo la etiqueta de «tercera vía». — P. J. R.

LAS ORGANIZACIONES EMPRESARIALES, DE ACUERDO

LOS SINDICATOS QUIEREN NUEVAS ELECCIONES

Todas las centrales sindicales, incluidas aquellas que agrupan a trabajadores independientes, coinciden en

establecer la necesidad de que se celebre una nueva consulta electoral en el ámbito laboral. Aunque las

razones que aducen son varias, hay práctica unanimidad en la esperanza de que la correlación de fuerzas

ee altere, y todos piensan que pueden ser los beneficiarios en detrimento de los demás. También las

principales organizaciones empresariales se muestran de acuerdo con la-posibilidad de nuevas elecciones.

CEOE, a través de su secretarlo general, precisa que. la convocatoria no debe realizarla el Gobierno, sino

las organizaciones empresariales y sindicales conjuntamente.

 

< Volver