Gutiérrez Mellado, los Ministros de Defensa e Interior asistieron a la misa corpore in sepulto. 
 Funeral y sepelio de los militares asesinados     
 
 Arriba.    27/05/1979.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 29. 

Nacional

Gutiérrez Mellado, los Ministros de Defensa e Interior asistieron a la misa de «corpore in sepulto»

Funeral y sepelio de los militares asesinados

Los restos mortales, inhumados en la Almudena, Alcalá de Henares y Alcobendas

A lo largo de la jornada se registraron diversos incidentes, que culminaron en una manifestación ante el

Gobierno Civil y ante Capitanía General

MADRID. (De nuestra Redacción.)—E! Vicepresidente´ primero para la -Seguridad y Defensa Nacional,

teniente general Gutiérrez Mellado, presidió ayer fel funeral oficiado por -el alma de las´cuatro víctimas

del atentado registrado el viernes en Madrid y que costó la vida del teniente general Gómez Hortigüela,

de los coroneles Laso del Corral y Avalos Jiménez y de´l conductor del vehículo, Lorenzo Gómez

Borrego.

Al funeral, celebrado en el patio de armas del Cuartel General del Ejército, asistieron también el Ministro

de Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún, y el del Interior, Antonio Ibáñez Freiré, asi como los familiares

de las víctimas, los jefes de los Estados Mayores de ´los tres Ejércitos, los ex Ministros Al-varez-Arenas

Pacheco, Casta ñon de Mena y Coloma´ Gallegos, el jefe de la casa de Su Majestad el ´Rey, marqués de

Mondéjar, y generales, jefes, oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas, que habían llegado con

anterioridad a la. sede del Cuartel General.

«Víctimas del odie, del fanatismo, de fe injusticia»

En ía celebración de la misa «corpore in sepulto», oficiada por el vicario general castrense, monseñor

Benavent, se observó un impresionante silencio de los asistentes.

Et vicario castrense se refirió en su homilía, entre otras cosas, a las trágicas circunstancias que reunían a

los presentes en eJ acto,- motivadas —dijo— por un ví¡ asesinato.

Añadió que rogaba al Señor concediera vida eterna para quienes han caído.«víctimas del odio, del

fanatismo y de la injusticia». Una vez finalizada la celebración de la misa, a cuyo término fueron

coreados por los presentes los gritos de «Viva España» y «Viva el Ejército», se interpretó e! himno

nacional y, seguidamente, a los acordes de «La marcha de los infantes», los cuatro féretros fueron sacados

a hombros del oatio de armas del Cuartel General del Ejército. Et féretro del teniente general Hortigüela

fue introducido en un armón, mientras que los féretros restantes lo fueron en coches mortuorios.

Comitiva fúnebre

Alrededor de las once de la mañana, la comitiva fúnebre se dirigió desde la puerta principal del Cuartel

General a la plaza de la Cibeles, con dirección a la plaza de la Independencia, donde estaba.prevista la

despedida del duelo. Mil seiscientos soldados, alineados en doble fita, cubrían et trayecto,

Grupos de centenares de personas se agolpaban a ambos todos del recorrido. Algunas de ellas, que

portaban banderas nacionales y símbolos falangistas, prorrumpieron¿ al paso de la comitiva, en gritos ¿3

«ETA asesina», «Ejército al poder», «Abajo los traidores», etc., y cantaron •l «Cara al Sol», con el brazo

derecho extendido,´ e intentaron romper el impresionante cordón policial montado á! efecto desde

primaras horas de la mañana.

Manifestación tras el funeral

Una vez despedido el duelo, se inició una manifestación por toda la calle de Alcalá, presidida por dos

pancartas alusivas al terrorismo. La primera de ellas pertenecía a mujeres de militares; la otra era una

pancarta de grandes proporciones, que decía: «Falange Española de la JONS contra el terrorismo.»

Durante toda la manifestación se corearon consignas ttpo: «ETA asesina*, ¿Franco, Franco, Franco» y

«Ejército, al poder». Por su parte, pequeños grupos de manifestantes gritaban contra el Gobierno y contra

los partidos políticos*

Aj llegar a! número 111 de Fa cails de Alcalá la manifestación fue cortada por un retén de la Policía

Militar, pero ía barrera fue rota por un grupo de manifestantes, que hicieron posteriormente lo mismo con

otra barrera situada en Jorge Juan..

E-l resto del recorrido de la manifestación hasta el cementerio de la Almudena se realizó sin apenas

incidentes, a excepción de algunos botes de humo que la Policía Nacional lanzó en las inmediaciones de

la plaza de Bami, cerca del cementerio.

Entierro del teniente general Gómez Hortigüela

Alrededor de las doce de la mañana llegó al cementerio de la Almudena la comitiva fúnebre que

trasladaba los restos mortales del teniente general Luis Gómez Hortigüela, y que estaba integrada por

unos 50 coches oficiales y alguno particular. ´

Ya en el interior del recinto, frente a la fosa se colocó la familia del general asesinado, mientras bajaban

él féretro del coche mortuorio. A continuación se, retiro la bandera que lo cubría, momento en el que se

escucharon tes salvas de ordenanza, disparadas por eí Grupo de Artillería de Campaña Autopro-• pulsada

número 11 de la División Acórazada. .

Seguidamente, se procedió a dar tierra a los restos mortales del general Gómez Hortigüela, mientras era

rezado un responso por un capellán militar.

Los num-srosos militares que presenciaron el acto, mientras la familia se retiraba, entonaron el «Himno

de Infantería», que fuá secundado por aquellos civiles que habían logrado pasar al recinto.

En el exterior del cementerio la Policía tuvo que cargar vanas veces contra los manifestantes, que

pretendían penetrar dentro del cementerio. M menos tres p-arsonas, una de ellas llevando una bandera

nacional, fueron detenidas y conducidas a la Dirección General de Seguridad.

Aproximadamente a las doce y media las fuerzas policiales recibieron orden de permitir e1 oaso a los

civiles, por lo que se retiraron del cementerio.

Los dos coroneles, enterrados en Alcalá

Por su parte, los coronelas. Avalos y Laso recibieron crisr tiana sepultura en el cementerio de Alcalá de

Henares.

Los féretros fueron trasladados en un furgón desde el patio de armas del Cuartel General del Ejército

basta Alcalá de Henares, a donde llegaron hacia las doce y cuarto del mediodía. Fueron recibidos por ©1

genera! jefe de la Brigada Paracaidista, subinspector de la Legión, gobernador militar da la plaza, Alcalde

de Alcalá y corporación municipal, así como gran número de jefes y oficiates, tanto de la Brigada

Paracaidista como de otras unidades. Un grupo de civiles, en su mayoría luciendo insignias con la

bandera nacional, gritaron «ETÁ asesina».

El acto religioso fue oficiado por el obispo de Alcalá, monser ñor Estepa.

Fuerzas de la Brigada Paracaidista formaron una hilera a lo largo del cementerio, hasta !a tumba en la que

fueron enterrados los dos coroneles. Los féretros iban cubiertos con la bandera nacional y fueron llevados

a hombros por jefes y oficiales paracaidistas.

Las familias de los dos coro-neles protagonizaron escenas de dolor, aunque dentro de una gran firmeza.

Tras rezarse un responso, se leyó ía oración del soldado de (a Brigada Paracaidista, y ur de los coroneles,

dirigiéndose a las- fuerzas congregadas, repitió las consignas de la Brigada, que fueron repetidas por la

tropa. En lo que respecta al conductor del vehículo, Lorenzo Gómez Borrara, sus restos mortales fueron

trasladados al cementerio de Alcobendas, donde fueron inhumados.

Manifestación ante el Gobierno Civil y Capitanía General

Sobre, tes doce.y media de la mañana se desarrollo una manifestación ante el Gobierno Civil de Madrid,

en la que participaron algo más de un centenar de personas.

Los manifestantes, que no llevaban banderas: ni pancartas, ni ningún otro signo político, dieron gritos de

«España. España», «Viva la Policía», y fuertes Insultos al Presidente del Gobierno.

La manifestación, tras la llegada de ía Policía af Gobierno Civil, se dirigió hacia Capitanía General,

donde. según la nota del Gobierno Civil ´la Policía tuvo que efectuar algunas cargas contra los

manifestantes para disolverlos.

Una hora más tarde, continúa la nota, había quedado totalmente normalizada, sin que se volvieran a

repetir alteraciones. No se practicaron detenciones,.

 

< Volver