Autor: Apostua, Luis. 
   Un día en el Congreso     
 
 Ya.    29/09/1977.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

YA - Pag. 14

JORNADA ESPAÑOLA UN DÍA EN II CONGRESO

Por supuesto, el Congreso de los Diputados no es el ombligo de este país, y sus cosas no han de ser

magnificadas. Pero ayer esta joven institución vivió un día que mereció la pena y contribuyó con su tarea

a solucionar por lo menos uno de los problemas que tenemos, el del Reglamento. Su batalla final, en torno

a la famosa moción de censura, mereció la pena, y lo de menos es el resultado de la votación, aunque ello

pueda parecer paradójico. Lo interesante del conjunto de la función, a mi juicio, es lo siguiente:

a) Hemos clarificado las actitudes de los partidos y sus motivaciones, con lo cual el juego parlamentario

establece sus primeras reglas serias.

b) Se consolidan los lazos de cooperación entre el partido del Gobierno y la minoría vasco-catalana, lo

cual es muy Importante, tanto ante un presumible "rimpasto" del Gobierno como respecto al equilibrio de

votos en el Congreso.

c) la altura, seriedad y dureza del debate. Ninguno dejó de decir lo que tenía que decir—Incluidas

reconvenciones muy Importantes—, pero nadie rozó la dignidad del adversario.

Resumiendo mucho tas larguísimas horas de debate y teniendo en cuenta los tres puntos indicados, nos

encontramos con que hay dos grupos que tienen "hambre de Gobierno", lo cual es lícito y lógico. Un

grupo es el socialista; cree que los hados le son favorables en este momento y fuerza su maquinaria

congresional, como lo demostró el excelente discurso de su diputado Gómez Llórente. El otro es Alianza

Popular, que ha tenido el Gobierno hasta hace tan poco que aún lo cree cerca.

Después está el disciplinado y compacto grupo comunista, que cree que su poder es para mañana y, por

tanto, no fuerza la estrategia. Diríamos que juega "a lo profesional´´. Por último, la UCD que tiene el

Gobierno y lucha con habilidad italiana, bajo la batuta de Pérez Llorca, para conservar el Gobierno aun en

las difíciles condiciones presentes.

Ante esas alternativas básicas, los grupos pequeños tienen que hacer su opción, porque si no quedan fuera

del retrato. El diputado Arana, del grupo vasco-catalán, fue muy explícito: vota con UCD porque ya hay

una disciplina de grupo. Ese voto solitario decidió no sólo el número, sino el sentido de la votación final

del Reglamento. Es decir, ya hay unas bases de juego autentificadas por te practica. Vamos a ser capaces

de tener democracia parlamentaria, a pesar de los asesinos.

Luis APOSTÜA

 

< Volver