Autor: JASA. 
   Incognita ante el pleno del Congreso     
 
 El Alcázar.    04/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LA JORNADA POLITICA

INCÓGNITA ANTE EL PLENO DEL CONGRESO

Falta una conciencia real de la situación española. Unos, "desdramatizan". Otros -más sutiles-

enervan, provocan. Todos secundan una modorra suicida. Mientras, ¿qué decidirán las Cortes?

Vamos a ver como lucen sus señorías sus mejores galas verbales —que no dialécticas— en la

sesión del viernes. Esta vez, por lo menos, el orden del dia es sustantivo: Amnistía, relaciones

Gobierno-Cortés y medidas económicas. Vamos a ver que* tal capea el ´temporal el primer

ministro y sus desconcertantes muchachos de UCD. En cualquier caso, la pregunta es

sustancialmente la misma: ¿puede el gabinete Suárez formular una alternativa coherente de

Gobierno? ¿Puede siquiera intentar gobernar Suárez? Está claro que el dinámico primer

ministro de Obreros ha llevado a cabo toda una campaña —como decíamos en días pasados—

para recomponer el mermado cuadro de fuerzas de UCD. Pero no existe ninguna garantía de

que haya conseguido una preponderancia real. Seguimos en el mismo y eterno problema: UCD

no es un partido, ni una amalgama de partidas. Es un conclave de intereses. Y claro, en cuanto

se produce la menor fricción sobre cualquier situación dominante, el choque es brutal. Es

perfectamente comprensible, en este panorama, la perplejidad permanente en que debe estar

sumido el vicepresidente para Asuntos Económicos a la hora de formular un diagnóstico y una

terapéutica. Y flaco apoyo parece proporcionarse con su sentimentalismo su segundo

Fernández Ordoñez. De todas formas, la gran incógnita de esta sesión plenaría es la estrategia

del PSOE. Alfonso Guerra —el martillo de herejes de Felipe— se ha pronunciado en Santander

con la agresividad que tan peculiarmente le define, apuntando que "el PSOE puede estar en el

poder en el momento en que el refrendo popular que ha obtenido el 15 de junio se

complemente con un apoyo popular en las elecciones municipales".

¿No habrá alianza, entonces? Con las espadas en alto, UCD quiere sumarse una vez más a un

tren en marcha secundando la iniciativa dé la amnistia. Pero con ello no hace más que

demostrar su absoluta necesidad de contar con otros asideros. Será que tiene razón Carrillo

cuando afirma que pronto tendremos gobierno de concentración. Porque Suárez cada vez se

manifiesta más incapaz de gobernar por sus propios medios.

De cualquier forma, el protagonismo sindical será una baza decisiva a la hora de componer el

mosaico de fuerzas. En el caso concreto de la Unión Sindical Obrera, asistimos al curioso

espectáculo de un partido, el PSOE, por domesticar un instrumento directo de presión política

sobre el mundo laboral. Y ocurre que USO, integrada y dominada por socialistas, niega el

reconocimiento de pleitesía a Isidoro. La arremetida de la UGT por absorber este importante

colectivo/ha sido brutal, pero, de momento, parece no haber podido conseguir más que un ocho

por ciento de disidentes en el reciente congreso. Todo se andará, desde luego. Zufiaur no debe

dormirse en los laureles, ni andarse por las ramas si de verdad quieren ofrecernos el proyecto

de una central sindical confesionalmenle partidista pero desligada jerárquicamente de una

obediencia ~ de partido. El intento, con ser interesante, no cubre, sin embargo el empeño de un

sindicalismo unido e independiente que constituye meta obligada del mundo obrero.

JASA

 

< Volver