Autor: Moreno, Pedro. 
 Tensión en el Pleno del Senado. 
 El proyecto de relaciones Gobierno-Parlamento no encontró vía libre     
 
 Informaciones.    20/10/1977.  Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

20 de octubre de 1977

TENSIÓN EN EL PLENO DEL SENADO

DISPARIDAD DE CRITERIOS ENTRE LOS SENADORES DEL P.S.O.E.

TRES PROPOSICIONES CULTURALES, APROBADAS POR LA CÁMARA

DUROS ATAQUES DEL SENADOR VILLAR ARREGUI AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

El proyecto de relaciones Gobierno-Parlamento no encontró vía libre

MADRID, 20 (INFORMACIONES, por Pedro Moreno).

CINCO largas horas duró la sesión plenaria del Senado, que tuvo como tema fundamental el debate sobre

el proyecto de ley remitido por el Congreso que regula el voto de censura y la cuestión de confianza en

las relaciones Gobierno-Parlamento. Para su definitiva aprobación se necesitaba la mayoría de dos tercios

de la Cámara. Aquí surgió la sorpresa: la abstención de los grupos progresistas y socialistas

independientes (P.S.I.), senadores vascos y Entesa deis Cataláns hizo que a la mayoría aludida le faltaran

trece votos.

Pero la votación tuvo su historia. Un grupo de senadores del P.S.O.E., entre los que se encontraban don

Gregorio Peces-Barba (padre), don Antonio Carasol, doña Amalia Miranzo y don Fernando Baeza,

abandonaron ostensiblemente la sala para mostrar su desacuerdo con las palabras que en aquellos

momentos pronunciaba el portavoz del P.S.O.E., don Antonio López Pina. Discusiones acaloradas

preludiaron este abandono masivo que más tarde fue justificado, quitándole importancia, por alguno de

sus protagonistas. Comentando el hecho, el senador socialista don Plácido Fernández Viagas, calificó de

((escasamente importante» el incidente, aunque él mismo mostraba el nerviosismo que la conducta de

algunos de sus compañeros de grupo ocasionó a la totalidad del mismo.

Una nueva protesta se inició ayer en el Senado. La protagonizó el senador de Izquierda Democrática don

Benito Huerta Argenta, quien permaneció en pie durante toda la sesión para mostrar su disconformidad

con la no concesión de amnistía total para los ex militares de la U.M.D.

Los debates sobre la ley de relaciones Gobierno-Parlamento comenzaron con la intervención del senador

de U.C.D. don Félix Calvo Ortega, que defendió el proyecto porque ((el Gobierno quiere la democracia y

ésta no es posible sin censura ni confianza parlamentaría». En contra del proyecto se manifestó el

miembro del grupo P.S.I. don Lorenzo Martín Retortillo, quien pidió el traslado del proyecto a la

comisión competente a fin de que se mejore la redacción del artículo 5.° de la ley —referido a la moción

de censura-, y mostró sus reservas ante el 6.° —regula la cuestión de confianza—, «el cual —afirmó—

puede conducir a una ley de poderes excepcionales para el Gobierno». Se pregunr tó el orador la

verdadera misión del Senado, y dijo que (¡no estamos sólo aquí para aprobar lo que nos envíe el

Congreso».

El segundo turno a favor del proyecto de ley fue utilizado por don Antonio Jiménez Blanco (U.C.D.),

quien se remitió a las palabras pronunciadas recientemente en la Cámara por el senador socialista don

Francisco Blanco, al afirmar como misión de la Cámara construir primero un Estado democrático «para

después llegar a una sociedad socialista». «U.C.D. —manifestó el señor Jiménez— desea una España

democrática en la que la opción socialista no sea excluyen te, sino en la que tengan cabida todas las

alternativas políticas.» Ai referirse al proyecto que regula provisionalmente las relaciones entre el

Ejecutivo y el Legislativo, don Antonio Jiménez dijo que ((ya no es lícito decir que el Estado no existe y

es preciso reconstruirlo, puesto que la democracia es un hecho y hay que potenciarla».

¿DISOLUCIÓN DEL SENADO?

El senador del grupo P.S.I. don Manuel Villar Arregui, intervino a continuación acusando de

(incoherencia» la actitud de U.C.D., y en un tono apasionado, defender las competencias del Senado

como portador de la voluntad popular. «Que se apruebe una ley por mayoría de dos tercios -dijo— cuyo

texto nos ha sido leído "in voce" hace unes momentos, hace pensar que el Senado es la Cámara de los

aplausos y del asentimiento.

Mejor sería pensar en su disolución, porque, si el proyecto resulta aprobado, esta Cámara habría dimitido

de su función, habría defraudado a sus electores. Mejorando la ley, esta Cámara cumpliría con su deber.»

Tras una respuesta, por alusiones, del señor Calvo Ortega, hizo uso de la palabra, en nombre del P.S.O.E.,

el senador don Antonio López Pina, que realizó frecuentes alusiones a teóricos del Derecho

Constitucional. (¡Los argumentes falaces de U.C.D. son refutables fácilmente —señalo—. El proyecto

pristen de hurtar al Parlamento el control del Gobierno, puesto que intenta un dudoso control que

mantenga la independencia de un Gobierno con residuos de autoritarismo.» Tras exponer estas razones, el

señor López Pina anunció que su grupo votaría afirmativamente el proyecto (¡porque es la única solución

que se nos ofrece hasta que la censura sea constitucionalmente regulada».

La votación arrojó como resultado 152 votos a favor del proyécto —U.C.D., P.S.O.E., grupo mixto, grupo

independiente y agrupación independiente—, ninguno en contra y 42 abstenciones —las ya apuntadas de

los grupos P.S.I., Entesa dels Cataláns y grupo vasco.

DON QUIJOTE... Y. SANCHO

Mientras el señor Villar Arregui, en el descanso que siguió a la votación para dar tiempo a la reunión de

portavoces con la Mesa, afirmaba que su grupo es partidario del proyecto y de su trámite urgente, «pero

previo paso por la Comisión, en donde podamos presentar enmiendas», el senador del P.S.O.E. don Plá-

cido Fernández Viagas decía que el proyecto saldrá adelante «porque la proporción manda en la Cámara.

Después que el proyecto fue aprobado por el Congreso, a pesar de la oposición del P.S.O.E., parece

absurdo pensar que no pueda ser aprobado por la Cámara Alta, toda vez que ahora !a mayoría requerida

será simple. La acción del grupo. P.S.I. no ,hace sino favorecer los planes del Gobierno, quien, mientras

la ley no esté.en vigor, escapará al control paramentarlo. Puede que la actitud adoptada por el P.S.Í. sea

quijotesca, aunque yo soy admirador de Don Quijote, pero también hay que tener en cuenta que el anta-

gonista de la obra cervantina es Sancho)).

En parecidos términos se manifestó el senador de U.C.D. don Luis González^Seara, que •se mostró

optimista ante el futuro del proyecto de ley.

Hoy se abre un plazo de cinco días para la presentación de enmiendas al proyecto, que será dictaminado

por la Comisión de Presidencia del Gobierno el próximo 4 de noviembre.

RETORNO DEL «GUERNICA»

La sesión prosiguió con los debates sobre cinco proposiciones, no de ley,; remitidas las cuatro primeras

por la agrupación independiente, y la quinta, por el grupo de progresistas y socialistas independientes.

La primera de ellas hace referencia a qué el Gobierno haga las gestiones necesarias para hacer -posible el

retomo del cuadro de Pablo Picasso «Guemica», depositado en un museo de Nueva York. Don Justine de

Azcárate, portavoz del grupo solicitante, defendió el regreso del cuadro por razones de diverso tipo,

además de «porque necesitamos tener el cuadro delante para qué nos avise de que el ahondar en pequeñas

desavenencias puede conducirnos a una nueva guerra civil». El senador vasco de U.C.D., don Martin

Fernández Palacio, apoyó la propuesta y solicitó el traslado del cuadro a Guernica, (¡porque esta ciudad

es la cuna de la democracia occidental». En parecidos términos se, expresó el senador del P.S.O.E. señor

Martínez Amutio, quien refirió a los senadores la historia del cuadro, de la que fue testigo junto con el

pintor Renaud y el escritor Max Aub. Un «lapsus» tuvo el senador del grupo vasco señor Monreal.

((Señoras y señores diputados», dijo al comenzar su intervención, en la que explicó con razones históricas

la necesidad dé que el «Guernica» sea depositado en la ciudad destruida por las bombas, a la que calificó

como símbolo de la libertad junto con La Bastilla y la campana de San Francisco. Alexander Cirici, del

grupo Entesa deis Cataláns, apoyó la tesis del diputado vasco, y el portavoz del grupo independiente, don

Luis Sánchez Agesta, se sumó a todo lo dicho anteriormente en petición de que el ((Guernica» «vuelva

del exilio». Finalmente, el secretario de Estado para la Cultura, don Gabriel Cañadas, fue invitado por el

presidente para que comunicara a la Cámara el estado actual de las conversaciones sobre el retorno de la

obra.

DEFENSA DEL PATRIMONIO CULTURAL

Don Víctor de la Serna, miembro del grupo independiente y senador real, defendió la proposición no de

ley para que sea creada una comisión en defensa del patrimonio artístico y cultural, defensa que calificó

como «un deber insoslayable de todos los españoles». «La legislación vigente sobre el tenia —dijo— es

muy antigua, por lo que debe ponerse al día para cumplir su función y no proteger tan sólo las obras

arquitectónicas o pictóricas, sino también otras joyas, literarias y musicales, actualmente desproíegidas.»

Solicitó la redacción de un vasto informe que sea «como un gran inventario de la cultura española, para

que el pueblo sea el primer beneficiario de la misma». Terminó su intervención solicitando,la cólabo-

ración de entidades privadas.

Don Fernando Chueca Goitia, de U.C.D., manifestó «un leve sentimiento de envidia de mi grupo por no

haber sido nosotros los proponentes», al mismo tiempo que expresó dificultades jurídicas y económicas

para llevar a cabo el proyecto. Los representantes socialistas y del. grupo P.S.I. estuvieron dé acuerdo con

la iniciativa, aunque no con el texto de la proposición, que fue aprobada finalmente por 95 votos a favor,

ninguno en contra y 72 abstenciones.

PROTESTA SOCIALISTA

La segunda intervención del secretario de Estado para la Cultura hizo que el diputado del P.S.O.E. don

Francisco Ramos, preguntase si un secretario de Estado tiene derecho a dirigirse al Pleno de la Cámara

como representante del Gobierno. «Nosotros entendemos que no, puesto que los miembros del Gobierno

a que alude el Reglamento son los ministros únicamente. En todo caso, la Mesa debe definirse al respecto

para que la intervención del señor Cañadas no sirva como precedente.»

Por consenso fue aprobada «na proposición de defensa del medio ambiente, presentada por don Julián

Marías y defendida por los señores Pérez (U.C.D.), Alonso del Real (P.S.O.E.), Zamanillo (P.S.I.) y

Matutes (grupo mixto). La decisión final fue crear una comisión de senadores que entienda este tema.

SÍMBOLO DE RECONCILIACIÓN

También fue acogida favorablemente la propuesta para que vuelvan a España los restos de los Jefes de

Estado muertos en el exilio, igualmente presentada por el grupo independiente ((como símbolo de

reconciliación». El senador del P.S.O.E. señor Baeza, pidió que los sucesores de los tres Jefes de Estado

—el Rey don Alfonso XIII, el Presidente de la República don Niceto Alcalá-Zamora y el también

Presidente de la República don Manuel Azaña—, especialmente la viuda de este último, gocen de los

mismos derechos «que otras viudas dé Jefes de Estado». También prestó su adhesión, en nombre de

U.C.D., don Ricardo de la Cierva, quien dijo que (dos tres Jefes de Estado dieron ejemplo, en la hora de

su muerte, dé.elevación moral y patriótica». El senador del grupo mixto don Fidel Carazo pidió, que

también regresen los restos del,,poeta muerto en su,exilio francés, don Antonio Machado, y,, finalmente,

eí señor Satrústégui, del grupo .P.S.I se adhirió a la propuesta, que fue aprobada por consenso de la sala.

INCIDENTE FONTANVILLAR ARREGUI

La. cuarta proposición, que fue retirada, era la presentada por el grupo P.S.I., y defendida por don Manuel

Villar Arregui, sobre la necesidad de un amplio, debate de la situación económica y política de España. El

señor Villar Arregui protestó por no haber sido discutida la misma cuando fue presentada, hace casi un

mes, y dijo que «tras las promesas electorales, los problemas del hombre de la calle son ignorados por las

Cámaras». Atacó al presidente Suárez, «comisario regio para la transición política, que dejó de gobernar

los reales problemas del país, conocedor que era de la impopularidad de las medidas socioeconómicas que

la realidad reclamaba». Calificó las reuniones de la Moncloa como «un recurso al elitismo político,

sustrayendo a las Cámaras su conocimiento. Pero no interferiremos las medidas Que sé negocian, que

parecen navegar quiera Dios que a buen puerto».

Las alusiones al presidente del Gobierno motivaron una advertencia del presidente del Senado por

considerar «animus iniurandi» en las palabras del señor Villar Arregri, a lo que replicó el diputado so-

cialista don Francisco Ramos, recordando que las intervenciones de un parlamentario en. el desempeño de

su función no son materia de «juzgado de guardia».

Con el incidente casi terminó la larga sesión, que tuvo su anécdota. El ministro del Interior y senador por

designación real, don Rodolfo Martín Villa, permaneció durante su desarrollo sentado entre los senadores

del grupo Entesa dels Catalans, justo al lado del senador mosen Xirinachs, quien de esta forma parecía dar

muestra palpable de su verdadera reconciliación tras la entrada en vigor de la ley de Amnistía.

INFORMACIONES

 

< Volver