Autor: Aguirre Bellver, Joaquín. 
   Los discursos y los votos     
 
 Pueblo.    12/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Por Joaquín AGUIRRE BELLVER

LOS DISCURSOS Y LOS VOTOS

LAS filas de senadores centristas de nombramiento real se vieron ayei die/maclrts por la ¡melga del

transpone aéreo; ¡as Tilas del PSOE no. Se traía de un hecho francamente furioso. ;)! que no encuentro

explicación, seguramente debido a mi ignorancia con. it.ntH en materia de huelgas y de avia, c ion. Pero

el caso es que por los pasillos se oían amargas quejas ucedistas y de senadores regios acerca de la di¡¡-´ i

ultad insalvable que para muchos í empaneres ha supuesto el cierre de las lineas aereas, mientras todos ios

sotia-listas estaban allí, como un solo hom bre, a \´oiar con lodo eni.usiasmo la relorma fiscal.

Pese a que, a la hora de ios clis-, ur-M´IS le habían puesto mucha,-, pegas, ellos habrían llegado mucho

mas alia, se siguen protegiendo muchas in¡usti-• las. e!c. Paradójicamente, en las rila-, de ÍX´D, que era

quien presentaba ¡a ley. menos entusiasmo en los voi.os y mas, mucho más. en los discursos.

¿Dónde estaba la derecha, donde ¡a i/quierda, en la sesión de ayer? Casi ¡fin imposible de precisar como

dónde esta la derecha \ donde la i/quíerda en Fi-fnande./ Ordoiiev. ministro promotor de la ley con mas

valor que el Guerra \ ton una mora) mucho mas alia que et Aicoyano. No asislio Ternánde/. Oí´ clone/ n la

sesión de la tarde Me lo e\.. piro. I .a emoción habría sido demasiado inerve. Porque sepan ustedes quf-

estuvo a punto de no aican/.arse *>! quorum cíe asistencia y la \otacion s>-; sano finalmente solo por

quinte \rjro--Ksi> no ¡o soporta c\ cora/on de un se¡ tuimano (. ua Iquiei a

Por la mañana. Fernande/ Ordoñc/ :ne había dicho que. 51 le enviaban la ley a una c,omisión

para pasarse en ella ires meses. (orno en el Congreso, ten dría que retirarla

Ni un día más de fin d«> año. Se p> ha entima un nuevo ejercicio fiscal y el tiempo manda.

FI´H una ¿unena/a terrible ¡a que lan. /aba sobre las masas senaíonales el señor ministro de Hacienda.

Probé a re pplir sus palabras en los pasillos a \ >-i el eíerio que producían. Empece por un socialista y

quedó aterrado:

Retirarla, no. eso si que no, Y salió disparado, creo que a comunicárselo a la jerarquía 1.a reacción ríe!

senador ucedista que pille ai paso fue diferente por completo:

-•Bueno, si se retira, ¿qué le vamos a hacer?

Para tennmar de aclararme sobre donde estaba ayer la izquierda y dónde la derecha, encamine mis

preguntas a un hombre (lave, un hombre que por la mañana había votado en solitario contra el «pacto de

la Mondo*-. Sa´lj más confuso todavía:

Pero tú. ¿qué te crees? ¡Si a UCD nos han votado las derechas y empiezan a estar hartas! --declaro, tai

cual.

Por t.ierto que tvnle ei hecho de qup, año antes, año después, han de celebrarse ias municipales todos los

partí dos todos, y todos los parlamentarios, todos, empiezan a, acordarse de su electorado. Oyéndoles

hablar, se curia que están refiriéndose a un amigo que hace mucho que no ven y que de pronto, mira por

donde, les interesa por donde andará a estas lloras. Los más tranquilos en esta materia son los comunistas

y los de Alian/a, que piensan que no han de hacer sino ganar, vaya usted fi saber si con ra/on o sin ella.

Pero lamo el ¡.enlro como los socialistas pa. tecen tener muy senas dudas

Y es que. poi romo ¡ne lo pialan. P! electorado tiene la dichosa inania de no eslar.se quielo. la palabra -

sondeo» se pronuncia ya con lono dramático

Oye, que tengo noticia de un son-CÍPO que

¡No me digas!

Sigo sin entender gran cosa de poli-tica, pero nv? da la impresión de que señalar donde esta !a i/.qu¡erda y

dónde la derecha en el electorado es mas diluí.´ todavía que señalarlo ayer entre !os señores senadores,

antes de la vota-> ion de la reforma fiscal. Aquí no so, fu I ara nada, eso si que puedo certificarlo. A la

salida me cruzo con un socialista que- ha hecho un discurso ven, ira a ponerle reparos a la ley i- le 0150

que dice ft un (OinpF´riem:

-- Bueno, vis (reo CJUP ha sido una victoria.

Mientra* ios senadores del Centro Democrático, que presentaban y apo\a. rort la lev. salen de

la sesión medita hundos. l,o dii ho. que no hay quien lo entienda.

 

< Volver