Autor: Jáuregui, Fernando. 
   Las difíciles alianzas electorales     
 
 Diario 16.    14/01/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

viernes i Henero ///DIARIO 16

ANÁLISIS

Las difíciles alianzas electorales

Fernando Jáuregui

Cuando, campaña electoral descontada. quedan tres meses para las elecciones, las posibles alianzas

electorales entre partidos siguen sin verse darás. V, jK embargo, tendrán que producirj¿fo al menos

Intentarse, antes de la ´presentación de candidaturas: w el único medio de asegurar la presencia en las

Cámaras de ciertas opciones y la única via para evitar ciertas acaparacíones de escaños.

Se dice que sondeos efectuados por Presidencia del Gobierno coa carácter reservado indican clarament*

que solo una opción conjunta da centro seria capaz de neutralizar las posibilidades de la única alianza

válida constituida hasta ahora: la Alianza Popular, de carácter continuista, animada por ministros de la

época do Franco (la alianza de los "históricos" del PSOE con García López y Cantarero carece de peso

específico).

Este convencimiento por parte del Gobierno llevaría a que algunos ministros actuales —seguramente no

el presidente, que desearía mantener la neutralidad— mirasen con simpatia una opción de centro-derecha,

como la que podría plantear el iniciado acercamiento entre la UDE —cuatro ministros en sus filas— y el

Partido Popular, que cuenta entre sus militantes, además de a los ex ministros Areilza y Pío Cabanillas, a

altos cargos de la Administración, principalmente en los Departamentos ´de Exteriores y Justicia.

A su vez, el PP directamente y UDE indirectamente, a través de su iniciada y, al parecer, truncada

aproximación al Equipo Demócrata Cristiano, participaron en las conversaciones para la creación de una

alianza electoral de centro. Esta alianza se habría convertido, asi, probablemente al margen de sus propios

promotores, en objetivo fundamental para un .sector del Gabinete, sin duda poco interesado en una

victoria electoral de Alianza Popular, que llenaría de incertidumbres el carácter constituyente de la futurt»

Cámara

la de centro se marcha

Pero la alianza de centro no marcha viento en popa. Una reunión más. ayi;r, terminó como tantos otros

días nada en concreto, fijación de una proxima reunión y acumulación de puntos de vista diferentes,

mientras la mayor parte de los participantes en el encuentro lo abandonaba precipitadamente para

repartirse entre dos cenas politicas.

La situación, vista desde fuera, es, más o menos, la siguiente: mientras algunos de los partidos centristas

—representantes de sectores socialdemócratas, liberales y cristianodemócratas, y el PP— quisieran llegar

a una alianza electoral efectiva para Congreso y Senado, otros, como la FPD do Gil-Robles, sólo quieren

aliarse para ir a las elecciones del Senado (sistema de votación mayoritario). Para Gil-Robles, las

cristianodemócratas deben presentarse solos a las elecciones para diputados y comprobar asi su fuerza.

Otro de los todavía participantes en las reuniones, Joaquín Garrigues, presidente de la Federación de

Partidos Demócratas y Liberales, anunció repentinamente su decisión de concurrir a las elecciones en

solitario, decisión de la que sus compañeros de alianza se enteraron por los periódicos. Existe, también

dentro del espectro centrista, quien quisiera ampliar la alianza electoral por la izquierda, dando cabida a

los socialistas, a lo que otros partidos se niegan. Están, en fin, las propias diferencias de criterio entre los

dcmocratacristianos: Ruíz-Giménez si es partidario de una alianza con liberales y socialdemócratas para ir

a las elecciones para el Congreso, mientra? Gil-Robles se niega. Además, éste rechazó desde el principio

cualquier diálogo con UDE —que se titula demooral acristiana—, al tiempo que Ruiz-Giménez; iniciaba

contactos formales con los udistas.

Parece poco probable, además, que. aun cuso de lindarse a un consenso cu el centro sobro el tema, fírupos

socialistas acopiasen integrarse en unu alian/a centrista. Tanto el Partido Socialista Popular como la

Federación de Partidos Socialistas se muestran favorables a la formación de una alianza socialista.

Mientras los dos partidos mayores dentro de la oposición, PSOE y PCE, preparan sus maquinarias para

comprobar sus respectivas fuerzas electorales presentándose en solitario. se habla de la po/sibilidad de

que otros grupos lleguen a formar un bloque de Izquierda.

El pacto constitucional, única Idea común

PSP, FPS, Partido Carlista e incluso el Movimiento Comunista (considerado de extrema izquierda)

podrían venir a Integrarse en esta alianza, que, en cualquier caso, excepto en ciertas zonas, como los

"bloques" valenciano o andaluz, donde PSP y PSA —miembro de FPS en Andalucía— han presentado ya

listas conjuntas do candidatos, no parece tener muchas posibilidades de cuajar a nivel de todo el Estado.

Las diferencias son más que las afinidades en zonas como Euskadi, Catalunya o Madrid.

Se "filtran", al tiempo, numerosos e intrascendentes "globos sonda"; reuniones bilaterales de partidos y

personalidades, que siempre, según las versiones oficiales, acaban en acuerdos de loa que nunca vuelve a

hablarse.

Los partidos a la izquierda del PCE aguardan oteando el horizonte. No se sienten extraparlamentàries,

aunque hayan, como en el caso de la ORT, denunciado estas "elecciones franquistas". Algunos, como el

Partido del Trabajo, han declarado que aceptarían un frente de izquierda. Pero, en general, aún no han

hecho pública su postura, esperando el desarrollo de los acontecimientos.

Tan sólo el "pacto constitucional", que garantízase, al margen de alianzas electorales, que las Cortes

resultantes de las elecciones serán constituyentes, parece ser hoy una idea común en grandes sectores de

la oposición. Por lo demás, el retraso, cara a las elecciones, es evidente. La oposición, que hace tan sólo

una semana se sintió impulsada a empezar a preparar su propia ley Electoral, no dará pasna definitivos en

cuanto a alianzas hasta no conocer en detalle el borrador electoral del Gobierno. Mientras, este, en un

arbitrario sistema de "handicaps", retrasa una inevitable apertura de puertas a todos los partidos. Y asi, a

poco más de cien días de las elecciones, todavía nos preguntamos quién irá a ellas, quién irá con quién

como candidato al Congreso, quién con quién para el Senado, y hasta quién con quién para después lograr

qué.

 

< Volver