Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Vicepresidente de la Comisión de Defensa del Congreso. 
 La elección del catalanista Pujol aleja el fantasma del separatismo     
 
 Informaciones.    12/11/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

VICEPRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE DEFENSA DEL CONGRESO

La elección del catalanista

Pujol aleja el fantasma del separatismo

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 12. — «Por nuestra parte, vamos a hacer todo lo posible para demostrar que esta

incorporación plena al quehacer español es posible sin abdicar de nuestra afirmación de signo catalán.»

Así se expresa esta .mañana don Jordi Pujol en unas declaraciones que publica «lia Vanguardia» con

motivo de su elección como vicepresidente primero de la Comisión de Defensa de las Cortes.

La designación del líder nacionalista socialdemócrata para un puesto notablemente vinculado al Ejército,

ha suscitado un extraordinario interés en los medios políticos catalanes. Cada vez más, se comentaba

anoche en estos medios, el fantasma del separatismo se va alejando, a medida, sobre todo, que la

democracia se consolida y que Cataluña recupera Su dimensión autonómica.

«Nosotros —señala el secretario general de Convergencia Democrática— siempre hemos dicho que

trabajaríamos intensamente en dos líneas: la de afirmación y reconocimiento de la personalidad nacional

de Cataluña y la de la incorporación de Cataluña a una política general española de signo constructivo.»

El señor Pujol, condenado en los principios dé la pasada década por un Consejo de guerra, añade; «En la

primera línea hemos estado luchando siempre, y preveo que nos esperan durante los próximos meses

algunas duras batallas que librar, y que, por supuesto, libraremos. En la segunda, durante años nos ha sido

casi imposible actuar, ya que prácticamente estábamos situados fuera del contexto político español, tanto

por razones políticas y por nuestro catalanismo como por nuestras ideas de lo que es España.»

El motivo de la. condena que sufrid el después banquero don Jordi Pujol guardaba relación con activas

campañas catalanistas, como el cántico de canciones catalanas, prohibidas entonces, en el transcurso de

una. sesión en el Palacio de la Música a la que asistía el general Franco. Ahora las cosas han cambiado; el

señor Pujol, uno de los políticos que goza de mayor consenso aquí —capaz de aglutinar a la izquierda, a

pesar de sus vinculaciones económicas y, paralelamente, capaz de ser portavoz del em-presariado

pequeño y medio—, aclara su postura, tras su cargo legislativo, con estas palabras: «Ahora existe la

fundada esperanza de que vamos a poder intervenir sin traicionarnos. (...) Si en algún terreno puede

resultar ilustrativa, importante y yo oreo que prometedora, esta perspectiva es precisamente en el seno de

la Comisión de Defensa.»

 

< Volver