Autor: Narvión, Pilar (CASANDRA). 
   Asuntos exteriores, a puerta cerrada     
 
 Pueblo.    15/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ASUNTOS EXTERIORES, A PUERTA CERRADA O ABIERTA

EL ministro de Asuntos Exteriores se reunirá con la Comisión de las Cortes del Congreso a puerta

cerrada. Ayer lo hizo con la del Senado. Imagino que esta decisión levantará las protestas normales

entre los periodistas parlamentarios.

La realidad es que no existe ninguna razón para suponer que un diputado sea más discreto, más perspicaz

y esté mejor informado que un periodista, y no habrá, por tanto, que adjudicar muchos comentarios ai

capítulo de las fugas o de los «enanos infiltrados». Como diría mi abuela, los temas de exteriores, son

habas contadas:

A) Problemas del norte de África Todos conocemos la situación nada normal en que se negociaron y

se firmaron los Acuerdos de Madrid. Es evidente que en otras circunstancias los acuerdos podrían Haber

sido distintos, pero la historia no admite el juego de la movióla y ahí están los acuerdos, firmados. En

conciencia hay que reconocer con una buena dosis de realismo que ni las tesis de Argelia, ni las de

Marruecos ni las de Mauritania, por separado, son ideales para España. Hay, que convenir que el tema del

Sahara es conflictivo y puede saltar como un polvorín. Lo más prudente parece evitar que si salta nos coja

dentro. La memoria de los españoles no es tan, corta que haya olvidado las «guerras de África».

B) Tema del Mercado Común. Tenemos en el cajón el nombramiento de un secretario de Estado para

los Asuntos de Europa. Se discute la posibilidad de que el nombramiento recaiga sobre un político o un

diplomático. El laberinto de Bruselas no es apropiado para un político novato en estas lides y sería más

eficaz un profesional estilo Cerón, que se las sabe todas, en materia de Comunidad (pienso que si la

Comisión nos cierra la puerta a los periodistas no va a pretender también cerrarnos la boca y la opinión).

Cl Gibraltar. Parece que se ha caldeado el ambiente de las negociaciones, lo que no siempre quiere decir

qué para mejor. España sigue exigiendo la soberanía, Inglaterra accedería (no se sabe en qué calendas

griegas) a la autodeterminación. Los ingleses piden "un gesto" a; Madrid en Jo que ellos consideran «el

sitio» de la plaza, "fes evidente que Madrid no hará ningún gesto sin contrapartida.

D) Problema de los derechos humanos. Como es sabido, la pasada semana hubo una votación en torno

al tema y referida a Chile en la ONU. Algunos de los nuestros se han escandalizado, pues habiendo

aprobado las Cortes nuestra adhesión a la Convención de los Derechos Humanos, nos abstuvimos en la

aludida votación (Ciento diecisiete países vulneran los derechos humanos, según Amnistía

Internacional.)

Con puerta abrierta o con puerta cerrada, todps sabemos que los intereses de los países son mucho más

complicados que una sesión de las Cortes De un lado está la buena voluntad parlamentaria, aquí como en

cualquier democracia occidental, y luego la realidad que en España, en estos momentos, está llena de

crisis en nuestros astilleros, problemas en la balanza ,de pagos, necesidad de exportar tecnología, busca

desesperada de zonas para nuestra flota pesquera, necesidad urgente de consolidar y. asegurar

perspectivas económicas y mercados exteriores, interés en consolidar una situación propicia en América

latina (incluido el cono Sur), incluso para negociar con nuestros vecinos europeos nuestra situación

«euroamericana». Todos estos temas pertenecen en gran parte al inevitable secreto de la diplomacia

secreta, que ni sé la va a contar Oreja a los diputados ni a nosotros, y que explican no sólo la abstención

de España en la ONU, sino gestos bastante más espectaculares de la escena internacional, como el viaje

de Sadat a Israel.

E) La NATO. De vuelta de USA, Felipe González, tengo la impresión de que ha podido conven-

cer allí a alguien de que el PSOE no es anuí una peligrosa alternativa de Poder Pienso míe de algc le

habrán convencido también a Felipe los americanos. Lo que digo de la, NATO lo digo dé las bases

americanas, que con las perspectivas de los nuevos armamentos también cainbi^n bastante el estado de la

cuestión (de la cuestión de que se vayan lo antes posible, claro).

Fl Israel. Aquí volvemos al viaje de Sadat. No vamos a¡ ser nosotros más papistas crue e! Pana. Las

relaciones entre los pueblos no son inamovibles, ni los árabes (todo hay que decirlo) nos hacen siempre

precio efe amiffós en el petróleo, ni evitan inrorctípr más ríe una vez, y cuando digo incordiar no es difícil

de adivinar que miro del Inrlo de un aupado embajador ¿Sigue tan bello el jardín de su residencia dp

Puerta de Hierro? ¿Sisme tan exquisita hospitalidad de su bella esposa? ¿Sigue tan perfecto el DUS-CUS

de su cocinero? ¿Hasta cuándo tíos va a seguir incord´anrto el páiaro de las ondas hertzianas?

Dicho lo dicho; si cierra ta mierta, pues que hable lo que quiera don Marcelino Oreja ron sus diputados, él

sabe como yo que no están hechos de una raza vttás ´discreta´ croe la rst7.a dp !o>= n?rínc´?«tí!>; romo ha

quedado patente en el festival de «fugas» de los últimos tiempos.

Pilar NARVION

 

< Volver