Encuestas ya. 
 ¿Qué opina del borrador de la Constitución?     
 
 Ya.    08/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ENCUESTAS DE "YA´

¿QUE OPINA DEL BORRADOR DE LA CONSTITUCIÓN? (1)

Tierno Galvan (PSP): "Es una Constitución de compromiso" Gil-Robles y Gil-Delgado (FDC): "Habría

que aclarar el tema de los derechos del hombre"

La publicación del borrador de la Constitución en la revista "Cuadernos para el Diálogo" levantó una serie

de críticas en diversos sentidos. 151 texto, tan secretamente elaborado por los señores Solé Tura (PCE),

Peces • Barba (PSOE), Roca . Junyent (Minoría Catalana), Fraga Iribarne (AP) y los integrantes del grupo

gobernante Pérez Horca, Cisneros y Herrero de Miñón, tenía (os defectos propios de cualquier borrador

de ensayo. YA ha obtenido la opinión de diferentes personas relacionadas con el mundo del derecho y la

política sobre este borrador unos días después de haber concluido la ponencia constitucional su segunda

lectura.

DON ENRIQUE TIERNO GALVAN

(catedrático de Derecho Político)

"En primer lugar debo decir que es un borrador constitucional y no una constitución, por lo que mis

juicios deben ser tomados en cuanto al borrador. Es unía Constitución demoliberal y como tal .podría

servir a cualquier país encuadrado en esta filosofía política, pero no es la más adecuada para Esparte.

Nuestro país está en una situación muy específica y con unos problemas determinados, por ejemplo, la

falta de una consolidación definitiva da la democracia. Esta situación requería, por tanto, un tratamiento

especial. Tiene que ser una Constitución que abra el camino para la realización de las aspiraciones de los

españoles y, en muchos aspectos, se ha quedado corta; es muy clásica y no facilita en absoluto el tránsito

a nuevos esquemas de nuestra sociedad. Bl reconocimiento de la economía de mercado—que no

comprendo cómo ha podido ser aceptada por socialistas y comunistas—imposibilita—mientras esté

vigente esta Constitución—la puesta en marcha del programa económico de un partido socialista y niega

el tránsito a una nueva sociedad. Esto sólo puede comprenderse si la calificamos de una "constitución" de

compromiso, y estas cuestiones de compromiso no pueden durar mucho tiempo. Destacaría, además, que

no presta la debida atención al poder ejecutivo. Cuando el pueblo está exigiendo claridad, rigor y rapidez

en el poder se ignora en parte sus funciones, lo cual me parece un error.

En cuanto a la declaración de aconfesionalidad del Estado, me parece más correcto que se hubiera,

manifestado que el Estado no tenía ninguna religión. Ignorar a la Iglesia Católica cuando todos sabemos

que más de la mitad de la población es católica puede interpretarse como agresivo, y esto no es lo mejor

en estos momentos. En resumen, la Constítución no puede considerarse muy feliz, pero ya está hecha, y lo

que hay que evitar es que, ante el hecho consumado, nos enfrentemos."

DON JOSÉ MARÍA GIL ROBLES Y GIL-DELGADO

(secretario general de la FDC)

"Mi opinión sobre el borrador constitucional se basa en la primera lectura que de él se hizo y en el que

evidentemente se apreciaban, desde un punto de vistagramatical y jurídico, bastantes errores. Se podía

considerar como imperfecto. Hay temas que tienen que aclararse y estudiarse, pues en su actual redacción

se prestan a diversas interpretaciones.

El tema de las autonomías se presta a dichas confusiones por la complejidad de elementos que las hagan

posibles. También habría que aclarar él terna de loe derechos del hombre. Respecto a la enseñanza, este

asunto está presentado de una manera totalmente equívoca, aunque parece ser qua en la segunda lectura se

ha corregido. No es una Constitución que aporte grandes innovaciones ni puede calificarla de abierta. No

creo que sea la Constitución que dentro de cincuenta años siga marcando a los españoles las reglas de la

convivencia nacional. La Constitución necesita del consenso de todos los partidos, no sólo de los que el

15 de junio alcanzaron una representación parlamentaria, sino de todas las fuerzas políticas y sociales del

país, parlamentarias o extraparlamentarias."

 

< Volver