Autor: Delgado, Alberto. 
 Desde el Parlamento. 
 Martes y 13     
 
 Arriba.    14/12/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Miércoles 14 diciembre. 1977

DESDE El PARLAMENTO MARTES Y 13

Si hay algún diputado supersticioso y la interveación del señor Guerra ´entena da pie para- ello)-no hay

duda e que el día de ayer na era el más oiwemente paca la aprobacíóa de te-las en el Congreso. La lluvia

de proposic iones de ley rechazadas (siete de jueve) da pruebas de alia. La atencióri estuvo dhidida entre

dos -comisiones y Isspués en Ja Ponencia constitucional,

La comisión de trabajo íenía qne íecidir la toma o no en consideración le !a proposición de ley del grupa

so-inlista sobre ía acción sindica/ en la mpresa, El señor Chavas defendió sta proposición diciendo que

existía m. desfase entra el desarrollo político el desarrollo sindical. Recibió el apollo del grupo comunista

por mediación te don Marcelino Camacho, que esa misrcva maaatva había Ocmado otea prodición cíe ley

—ésfa ítms ex tea sangre derechos y deberes de los tratadores; del señor Monforte, de te ninoiía vasca, y

del señor Caamaño, 3sl grupo mixto.

Por Union de Gen tro Democrático, el .eñor Fernández Arias vino a decir qiia d tema estaba bien,- pero

que de algara ME-ata se recogía-en él TJfayectti -de .ey aue, e! último Consejo de Ministros (cordd eivíar

a las Coríes, y, en consecuencia, iba a votar en contra de la imposición.

A ia hora de votar —con f§ a favor; 15 en corttta y una abstención, ¡a de Üianza Popular— la.

proposieKSn. file rechazada, y el señor Chaves quiso ex-" iresar el estupor y el asombro que te tusaba

«esta o&síacizlizacián de Jas tareas legislativas del Congreso,

El señor Fernández Arias le replicó que no deseaba entrar en no debate escolar, pero creía que en la

democracia se admite la voíacióa y el resultado´ debería aceptarse.

En ja Comisión de Justicia, presidida por don Juan Manuel Fanjul, el orden del día era mucho más

extenso. Además de los proyectos de ley que reci* bíen&i ría libre para su tramitación liabia once

proposiciones, que se redujeron a nueve por retirar dos el grapo socialista.

En la primera proposición, úsi grupo comunista, referente a amnistía sobre delitos de adulterio, aborto y

propaganda y difusión de anticonceptivos, el señor Raíz Navarro planteó la duda. de que, habida cuenta

de que no había ningún representante comunista en los debates, se planteaba el dilema de si la

proposición debería tramitarse o no. El señor Fanjul fue taxativo;

—Mientras un grupo parlamentario no retire su propuesta está ahí, y no se puede tocar.

Tocarse no, pero rechazarse si, como se vino a demastrar a la hora de la votación- Y es que en martes y

13 se veía difícil sacar proyectos adelante.

El señor Ruiz Navarro dijo claramente que Unión.de Centro Democrático está contra el aborto, ya que es

prescindir de una vida y, en cfefiáftiva, es una pena -capital.

Segunda proposición y segundo rechazo. -Esta vez al señor Sarraga. AI señor Sarraga no íe salían las

cuentas porque, a su juicio, habia un voto más en contra de los que anunciaba la presidencia. Se fráp el

recuento y se demostró que el señar Sarraga tenía razón.

Otro tema. Derogación, de la pena de muerte. El señor Zapatero vino a decir:

—Pedímos la derogación de la pena de muerte y esperamos que en esta proposición dé ley la Unión de

Centra Democrático no saque a relucir lo que, para uíifiwr una expresión del señor Martín Villa, pudieran

ser «sus defensas reglamentarias. Esto es, la Constituctón y, ea segundo lugar y de modo más

condicionante, el número de sus votos.

Pues, además de votos, Unión de Centra Democrático, por medio del señor Ruiz Navarro, sacó

explicaciones El señor Ruiz Navarro dijo:

—Unión de Centro Democrático ,es partidaria de la abolición de la pena de muerte. Pero, a nuestro juicio,

hay que distinguir entre la oportunidad política y el oportunismo político. La supresión de la pena de

muerte ha sida en todos los países establecida gradualmente. Unión de Centro Democrático piensa que

para consolidar la democracia no se puede hacen ana abolición por ley especial; tiene que b en el contexto

del Código Penal y tiene que hacerse seria y gradualmente y poniendo condicionamientos. En loa países

enropeea en que se suprimió de golpe y porrazo hubo que dar marcha atrás...

El presidíais, al ver que el señor Ruiz Navarro se dirigía ostensiblemente hacia su izquierda, donde se

encontraba la oposición, le pidió que se dingierji hacia éi. En vista de eso, el señor R«iz Navarro

consideró que había agotado sus sentimientos.

Sobre la proposición de supresión de la ley de peSigrosidad social, eí señor Verde i Aldea explicó su voto

a favor, después de la derrota, señalando:

—Decir que porque tío existen establecimientos adecuados hay que meter en la cárcel a un loco que anda

suelto, parece profundamente antihumanitario y, désete el punto de vista legislatívo, es una situación que

de set corregida lo antes posible.

Sobre Ja proposición de relacionada con las Fuerzas de Orden Público, dea Pablo Castellana intervino

para decir que la que es categóricamente inoportuno es dar imagen al país de que en problemas

importantísiaios ni siquiera se coló guia sobre ¿Síos.

El verbo coloquiar debió de gustarle al señor Castellano, porque lo empleó en varias ocasiones a lo largo

de su discurso.

Y llegamos a la intervención del señor Guerra Fontana, que puso el dedo en "la llaga, o mejor la fecha, al

señalar:

—La única inoportunidad us que estas proposiciones de ley se están discutiendo en un martes y 13, por lo

que deberían estar ya condenadas de inicia.

Pese a la fecha, el señar Ruiz Mendoza consiguió que dos proposiciones de ley se aprobaran y por

unanimidad. La primera a la introducción en la ley de Enjuiciamiento Criminal el derecho de asistencia

del letrado en el momento de la detención.

-Los representantes de UCD, tras un receso para cambiar impresiones, .trotaron a favor. Igual ocurrió con

la modificación del Código Fecal para in--troducir aríícelos que tipifican Zas diversas formas de tortura.

En este caso el" señor Ruiz Navarro pidió también unos minutos de receso, a lo que respondió el

presidente:

—Si es para el mismo resultado que la vez anterior...

El señor Ruiz Navarro, sonriente, dúo:

—Esta es una coacción que ao está dispuesta a admitir UCD, y se yto-dtijeron las consiguientes risas.

Pese a esta aprobación unánime, el señor Vázquez Guillén planteó Ja í>0-sibilidad dé que Unión de

Centro Democrático´presenté ea su día una ¿enmienda a la totalidad de la proposición.

Y para final un breve eafrentamíetiío dialéctico entre los señores Sotillo y R-stíz Navarro, que quedó

solventado. Es decir, que la lluvia de proposiciones de ley se convirtió, en un martes y 13, en apenas mi

par de gotas.

Los presupuestos, que comiernan hoy, deben tener mejor suerte.

Alberto DELGADO

 

< Volver