El orden público, tema polémico. 
 Duro enfrentamiento entre Fraga y Carrillo  :   
 Fue aprobada la creación de una Comisión Inverstigadora sobre los sucesos de Málaga y Tenerife. 
 Informaciones.    23/12/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 23. 

EL ORDEN PUBLICO, TEMA POLÉMICO EN EL CONGRESO

Duro enfrenamiento Fraga-Carrillo

FUE APROBADA LA CREACIÓN DE UNA COMISIÓN INVESTIGADORA SOBRE LOS SUCESOS

DE MALAGA Y TENERIFE

MADRID. 23 (INFORMACIONES).

POR: abrumadora mayoría -con 299 votos a favor, dos en contra y 17 abstenciones—, el pleno del

Congreso de los Diputados ha aprobado hoy la creación de una comisión investigadora sobre los sucesos,

de Málaga y Tenerife. El tema ha dado pie a un acalorado debate sobre, orden público, en el que han

intervenido diputados de las más opuestas tendencias, y que ha sido cerrado con un medido discurso. del

ministro del Interior, señor Martin Villa. El momento más tenso del debate ha sido el enfrentamiento

protagonizado por él señor fraga, de Alianza Popular, y el señor Carrillo, del Partido Comunista. Él caso

Paracuellos ha flotado sobre el hemiciclo. Como dato anecdótico, el socialista señor Gómez Llórente ha

hablado de la «sagrada bandera» de España, aunque adviniendo qiie hay otras banderas tan sagradas

como la del Estado, tales cómo la «ikurriña» y la «señera».

En efecto, el duro enfrentamiento verbal entre don Santiago Carrillo y don Manuel Fraga, a propósito del

orden público, y la intervención final de don Rodolfo Martín Villa, ministro del Interior, han sido los

aspectos más destacados de la segunda parte: del debat? que durante esta mañanarse -ha desarrollado en

las Cortes. También son de destacar sendas intervenciones denlos diputados don José Pedro Pérez Llorca,

de U.C.D. y don Francisco Letamendía, de Euskadiko Esquerra.

La intervención del señor Carrillo estuvo precedida poruñas palabras de don Raúl Morodo, del grupo

mixto, y don Luis Gómez Llórente, del P.S.O.E.

El secretario-general del P.C.E. abordó el tema del orden público en función de los planteamientos hechos

por el señor Fraga, al que criticó con " gran virulencia, provocando en determinados momentos algunas

tímidas reacciones ver* bales del sector del pública que ocupaba las tribunas. El presidente del Congreso,

don Peinando Alvarez de Miranda tuvo que llamar al orden ´a los invitados, bajo la advertencia de que

serían desalojados si persistían en su, actitud.

El señor Carrillo, repitiendo una comparación hecha con anterioridad por el señor Roca, comparó a, don

Manuel Fraga con don José María Gil-Robles, en el sentido de que el veterano político dé la C.E.D.A.:

formulaba en los años treinta conceptos catastróficos sotare la situación, anticipando con aquellas pala-

bras, en su opinión, la gue, rra civil y cuarenta años de dictadura.

ACUSACIONES DE CARRILLO

El discurso del dirigente comunista se hizo especialmente violento cuando aludió a la influencia de Fraga

en cierto clima para las inversiones extranjeras y acusó a la Banca de hacer huelga de inversiones. Acusó

directamente al ex ministro de ser especialista en provocar desórdenes callejeros.

Pidió al Gobierno una depuración democrática de los puestos de responsabilidad que conciernen al orden

público, en cuyo momento sonaron los gritos en la tribuna de los Invitados. Criticó a Fraga por pretender

monopolizar los sentimientos en tomo a la bandera nacional

É3 socialista don Francisco Ramos pronunció a .cpñttoua,-ción unas breves palabras, y siempre en la.,

dirección de. la critica cantra la política de orden público. Él portavoz de lá U.C.D., señor Pérez Llorca,

rebatió alguna de las afirmaciones hechas por el señor Gómez Llórente y calificó de lamentable y

negativo el debate qué sé había desarrollado.

El señor Letaníendia, en nombre de Euskadiko Eskerra, defendió a los agentes de orden público, que

«arriesgan vidas por un salario casi de hambre», y que lo hacen para buscar trabajo que no hallan en sus

zonas´de origen, y la emprendió también contra don Manuel Fraga, ´ recordándole los sucesos de Vitoria y

Monte jurra, así como torturas registradas durante su mandato ministerial, con especial mención de

Amparo Arangoa, cuya foto fue publicada, en todo el mundo. El diputado agregó: «¡Qué bien le ha

venido a usted la amnistía, señor ^sa!»

-C´Fmalmente, el diputado/vasco pidió una reconciliación so-bre la base de un orden democrático vasco,

defendido por fuerzas vascas, dependientes, a su vez, de poderes vascos, e invitó, sobre estos presupues-

tos, a fumar juntos la pipa de la paz.

VIOLENTAS ALUSIONES

Por alusiones, pidió la palabra don -Manuel Fraga para defenderse.de áteutías´ de las acusaciones y

señalar que sus preocupaciones no «se orientan a perjudicar a la democracia, sino a señalar los peligros

que para la democracia acarrea el desorden. Replicó duramente al señor Carrillo, señalando su «reciente

conversión a la bandera», y comentó seguidamente: «La piel del cordero nunca tapará ciertos pies rojos

de sangre.»

ra presidente del Congreso llamó al orden al orador por acusaciones personales, y el señor, Fraga protestó

diciendo que él JiaMa sido abundantemente aludido. Praga se refirio al señor Letamendia, que no había

oqnfestaido a sus observaciones sobre la exaltación que en su momento hizo de la E.T.A.

MARTIN VILLA, MODERADOR

Finalmente intervino «1 señor Martín Villa, con un discurso de tono muy tranquilo, más bien apagado, El

ministro del Interior defendió a las fuerzas de prden público y subrayó las situaciones callejeras .en los

lugares donde se aaa producido últimamente graves iricMenfees, con mención expresa de la Universidad

de La Laguna, dónde días antes de la sangrienta manifestación, ya conocida, grufios estudiantiles hablan

agredido a las autoridades. Recomendó a los grupos parlamentarios la conveniencia, de hacer política de

Estado, renunció a dar índices de anormalidad en el campo del orden público, si bien no tuvo inconve-

niente en poner de manifiesto que esta situación no es tan grave como. la. que reina en algunos países en

situación anakíga a la española. Admitió que -es preciso dotar de aíedios adecuados a las fuerzas de orden

público y, en el terreno de las responsabilidades hizo, sur mencionar eu nombre, una cita del discurso que

Azaña pronunció en 1933, a raíz de los sucesos de Casas Viejas.

«PRECALENTAMIENTO» DEL DEBATE

La primera intervención de la sesión, vinculada al Pleno que se está celebrando en las Cortes, fue la tíei

diputado socialista malagueño don Rafael Ballesteros, quien ha acusado al Gobierno y a la U.C.D. de

hacer grandes esfuerzos para silenciar la voz de los socialistas en estos temas. £3 señor Ballesteros ha

pedido lar investigación de los hechos, no circunscribiendo a las muertes producidas, sano a todo lo

acaecido durante los dos días que siguieron a la intervención de las fuerzas de orden público en la ciudad

de Málaga.

Ha recordado el diputado socialista que el comportamiento de las fuerzas de orden público fue calificado

en un documento de los parlamentarios malagueños de «brutal e indiscriminado», y también de

«desmedida e irregular».

Igualmente ha pedido el señor Ballesteros- que se concreten las responsabilidades sobre la agresión

sufrida por su compañero parlamentario don Carlos Sanjuán en las mismas puertas del Gobierno Civil de

Málaga, agresión —dijo- «que valoramos como ofensa a las Cortes».

Ha señalado el señor Ballesteros la necesidad de que lias fuerzas de orden público se adecúen a la tiueva

vida democrática y ha pedido que h a ya personas idóneas al frente de los cargos que afectan al orden

público. El comunista don Tomes García, diputado por Málaga, apoyó secundando el plan teamiento de

su colega socialista, y ha acusado de premeditación y provcea.ei6m a ciertos comportamientos atrjbuibles,

según dijo, en Málaga a un núcleo de elementos fascistas organizado con carácter paramilitar. El señor

Gárcia ha invocada determinados ejemplos de actitudes públicas dé elementos bunkérianos, citando

incluso el nombre del jefe del Frente Anticomunista Español (F.A.E.), Enrique del Pino. Ha denunciado

los proyectos de-.sestabilizádores y ha cargado críticamente contra el -dimitido presidente de la

diputación ;de Málaga, -señor Cabezas,

Las dos intervenciones de ¡ios diputados de izquierda han sido matizadas por el diputado de U.C.D.,

representante también de la provincia rnalagueña, señor Euelin, quien: además de expresar un

§ rotundo pésáme a la ´fami-: a de los muertos de Málaga y Tenerife, ha manifestado gue Málaga padeció

un terrible trauma durante aquellos días. El señor Huelin ha criticado a su compañero don Tomas Gatcía,

acusándole de ´haberse -anticipado a las conclusiones -de la comisión de encuesta,-que debe ser la que

actúe autónomamente durante la investigación. Ha dicho que la preseacia de factores de desestabilización

aconseja tetar él orden público con K-bistari de gran ´Cirujano», y tea defendido la actitud de U.C.D. en

relación «on las investigaciones. «¡Por eso —aña-,-dló— he de expresar mi sorpresa ante las palabras del

serior Ballesteros, que nos acusa de pretender acallar la voz de su partido.»

FRAGA, "VEHEMENTE

Por ja minoría vasca ha intervenido .a continuación don José Ángel Cuerda, miembro del P.N.V., quien

ha expresado su apoyo a la formación de la comisión. Acto seguido subió al estrado de oradores don

Manuel Fraga Iribarne, representante de A..P. La intervención del señor Fraga fue atentamente seguida

por los diputados y revistió tonos de vehemencia. En síntesis, el señor Fraga ha -solicitado >jue

se investigue el orden público en todos sus aspectos y direcciones, sin discriminar ninguno de ellos. En

este sentido ha dicho que no es posible dividir el tema, y que si se pregunta por. lo sucedido en Mar iaga y

Tenerife,, hay también que interrogarse sobre- los acontecimientos de lí un y Pamplona. Ha hablado el se-

ñor Fraga de un proteso constante de degradación de orden público y ha. recordado los asesinatos del

presidente de la Diputación de Bilbao; señor Unzueta, :asi: como ei .atentado mortal contra el comandante

de la Policia Armada de Pamplona, señor Imaz, sin olvidar la cita ..del caso del capitán .Hergjnedas. A

continuación ha expuesto una relación de sucesos que han causado victimas en las fuerzas del orden

público, y también ha denunciado, incluso con precisiones numéricas, las exhibiciones, de banderas

republicanas. Ha lamentado, sin citarlo directamente, el cese del general de la Guardia Civil don Manuel

Prieto López, criticando que en este supuesto, cuando un militar ha dicho la verdad de lo que está

ocurriendo, haya funcionado fulminantemente «el principio de autoridad o arbitrariedad».

El señor Fraga ha criticado el uso de la demagogia, el desarme del Estado y la amnistía de «criminales

que matan por dinero». Asimismo ha sacado a colación las declaraciones hechas en su día por los

parlamentarios vascos, señores Bandrés y Letameiidlá, en relación con E.T.A. en el momento en que se

producían graves acontecimientos que afectaban al orden.

En resumen, el señor Fraga ha pedido investigación, pero en serio, para que se examinen las causas del

deterioro del orden público y se responsabilice a todo el que infrinja de alguna manera el orden público,

incluyendo, según sus palabras, a dirigentes sindicales que excitan las situaciones Compatibles con el

estado dé la economía, a enseñantes y a comentaristas políticos.

Igualmente ha pedido que se involucre en la denuncia a los agentes que actúen con pasibidad en el

ejercicio de su misión. Finalmente, ha , anunciado que A. P. se abstendrá en la votación para la formación

de la comisión investigadora.*

NO DRAMATIZAR

Las palabras del señor Fraga han sido replicadas por el diputado catalán don Mi-iguel Roca ¿fanyent.

üiicial-mente, el diputado catalán ha :pedido que se deje al margen de las denuncias relacionadas con él

oidén publico el tema de la estructura del Estado. Esta observación salía al paso de. una frase del señor

Frar ga relacionada con la unidad de la Patria. Ha añadido el señor Roca que nada protege mejor al

ciudadano que la propia democracia, y qué es preciso desdram atizar los acontecimientos sin negar su

seriedad. Ha defendido el desarrallo de muchas manifestaciones pacificas y ha opinado que el origen de

las preocupaciones debe estar ligado a la seguridad individual de los ciudadanos. Ha solicitado una

urgente reforma del Código Penal y ha dicho .que el monopolio del orden público no le corresponde a

A.P., sino que todos los demócratas tienen que ver en ello. También ha indicado qué .existen muchas

maneras de atentar contra el orden público, sin ¡olvidar que una forma de hacerlo es crear un clima de

«desconfianza en torno a las estructuras: democráticas

 

< Volver