Autor: Jáuregui, Fernando. 
   Presupuestos aburridos, por supuesto     
 
 Diario 16.    23/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Presupuestos aburridos, por supuesto

Fernando Jáuresui

MADRID, 23 (D16). — En medio de cierto clima de aburrimiento generalizado, las enmiendas de la

oposición al Presupuesto General del Estado fueron derrotadas por una UCD habitualmente disciplinada y

con asistencia de caei todos sus diputados.

Comunistas y socialistas perdieron Juntos las votaciones, excepto dos: la primera, planteada por los

socialistas, logrando situar en segundo lugar del orden del día la discusión sobre Málaga y Tenerife. Con

este tema comenzará la sesión plenaria de hoy, tras R! marathón de ayer —once horas de discusión.

"Esta enmienda no la perdemos porque la retiramos", dijo humorísticamente el socialista catalán Ernest

Lluch, al retirar una enmienda sobre el Consejo de Economía Nacional. Era la segunda que, al menos, no

se perdía.

Las incidencias de los debates, monólogos y votaciones Que llevaron a la aprobación del presupuesto y a

la derrota de las 57 enmiendas de la oposición fueron escasas. Salvo, acaso, cuando el socialista Enrique

Múgica dijo a los centristas desde el estrado: "Muchos de ustedes son intercambiables con los de Alianza

Popular", lo que no fue tomado demasiado en serio en las filas de UCD.

O cuando Santiago Rodríguez Miranda (UCD) dijo que le había sorprendido la cantidad de información

facilitada por Pío Cabanillas hace días a la Comisión de Cultura: "Mucho más de lo que yo esperaba de

un gallego que ha llegado a ministro." O cuando Mellan Gil, gallego de UCD, consumió casi un turno

entero enumerando sus títulos académicos...

En medio de la austeridad de los debates de los presupuestos, se esparció la noticia: al ministro de

Industria le habían tocado 60 millones en la lotería. Pero Oliart permanecía tranquilo, sin que muchos

ministros se hubiesen enterado, al final de la Jornada, de la fortuna de su compañero de Gabinete. Y es

que la Cámara, contrariamente al resto de los españoles, permaneció ajeria a la lotería.

Por lo demás, excepto un duelo dialéctico entre el centrista, ex subsecretario, propagandista, Fernando

Eenzo y el socialista Javier Solana, acerca de la libertad de enseñanza ("concepto que está siendo

manipulado", según Solana), la impresión fue que la oposición carecía de convicción suficiente a la hora

de presentar sus enmiendas. El presidente del Congreso, Alvarez de Miranda, evidentemente aburrido,

perdió en alguna ocasión su habitual imparcialidad: por ejemplo, cuando cortó con cierta brusquedas al

agricultor Josep

Vidal, socialista catalán, en su exposición contra las Cámaras Sindicales Agrarias.

"Se han acabado las buenas palabras; ahora empieza la defensa de Intereses concretos", dijo el socialista

Luis Solana comentando el incidente.

Pero UCD, en general, se mostró más cohesionada, con la dirección mímica del secretario general del

grupo, Blas Camacho, ordenando votar en un sentido o en otro. Sólo en una ocasión el "disidente"

Soriano Benítez de Lugo (Las Palmas) mantuvo unas palabras fuertes, de escaño a escaño, con Jaime

García Añoveros, respecto a una enmienda presentada por Soriano sobre funcionar ios eventuales, y no

admitida por su propio grupo, UCD.

Martín Villa escribe a los Beyes Magas

En los pasillos, el ministro Martín Villa decía, poéticamente, que a los Reyes Magos les pide "eficacia en

la lucha contra el terrorismo, ausencia de desórdenes callejeros y disminución de la delincuencia común";

Carrillo y Fernando Claudín, expulsado del Comité Ejecutivo del PCE en 1964, se daban un abrazo ante

los fotógrafos. Y Múgica quemaba ostentosamente un telegrama- dirigido a los diputados pidiendo la

liberación de Rudolf Hess. Carrillo lo había hecho pedazos, también osténsiblemente, en su escaño.

 

< Volver