Autor: TÁCITO. 
   El centro democrático     
 
 Ya.    21/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

TODAVIA hace muy pocos *• días un gran periodista, Pedro Calvo Hernando, titulaba un artículo suyo:

"¿Donde está el centro?", y en el estudio de la realidad .política española echaba de menos un elemento

intermedio esencial para una actividad pública estable y pacífica,

Tácito, desde su nacimiento, ha querido servir a esa función de aglutinar y unir, para que se ofreciera al

país una solución moderada en la forma y progresista en el contenido, respetuosa del deseo de paz del"

pueblo español y del profundo cambio desde la legalidad.

Hoy, que pensamos que podemos decir "ahí está el centro", en ese centro democrático que llena los

periódicos y empieza a dibujarse como una posible fuerza integradora y mayoritaria, nos creemos

autorizados a defender esta postura con argumentos no de oportunismo, sino manifestada hace mucho

tiempo.

EN mayo de 1975, cuando publicamos el libro que reunía los artículos de Tácito durante dos años, en su

prólogo decíamos: "Tácito nace asi como una agrupación de hombres que intentan potenciar mucho´ más

lo que une que lo que separa. Tiene ese sentido de unión e integración porque cree que es preciso que

trabajen juntos los afines, aunque no exista entre ellos absoluta identidad de pensamiento, sino una

extensa conformidad en los principios y en las ideas fundamentales. Tácito, para lograr esa unión, cree

que es muy útil, en principio, huir de protagonismos, no definir el grupo por apellidos, y que las personas

que en esta fase deben proceder con afán solidario que permita incluir a los que ya han actuado en política

y a los que todavía no lo han hecho, con tal que coincidan en un ideario básico, sin menospreciar a unos

ni a otros."+ Y luego hemos Insistido mil veces >en esa idea que hoy empezamos a ver realidad.

Y así declamos en 1976, el 2 de abril: "Para que un sistema democrático funcione es preciso la formación

de grandes organizaciones o partidos políticos de carácter inequívocamente democrático que superen los

múltiples grupos que es lógico surjan en el momento de la transición. Ese proceso de integración exige un

alto grado de flexibilidad en los planteamientos iniciales de cada grupo y la superación da diferencias

accidentales y personalistas para poder alcanzar unidades" superiores, pero, naturalmente, sin caer en la

confusión ni en la trampa de unir ideologías radicalmente distin? tas." Y en el 9 de abril: "Que la unión se

produzca en torno a unas ideas y a un programa. Sencillamente que tenga una ideología arraigada en el

pueblo, coherente, y por la que valga la pena luchar; una ideología liberal, social y de inspiración

cristiana, que democráticamente se puede oponer y, en su caso, colaborar y pactar con las otras ideologías

que existen en la realidad española." El 11 de junio: "Entre los límites del socialismo, por un lado, y del

continuismo o del integrismo, por el otro, hay un enorme sector social que es, quizá, el más numeroso: un

elemento decisivo en el desarrollo y estabilidad del país que se extiende por diversas capas o clases

sociales, y que debe actuar junto en la vida política española." Y en el 18 de junio: "Superar las

diferencias´que entre gentes con ideología semejante y con afinidades grandes surgieron en loa años

transcurridos por la antítesis oposición régimen. Hay que unir en las mismas organizaciones a los que

militaron en ambas teeis, sencillamente porque, ese dilema es un residuo histórico que no puede ni debe

durar." Y el 2 de julio: "Un gran centro progresista, con sus alas izquierda y derecha, caracterizado por su

coincidencia en el deseo de una sociedad moderna, superadora del capitalismo, mucho más justa

socialmente e inspirada en las ideas del humanismo cristiano y de la tradición liberal."

CREEMOS efectivamente qu« España necesita una alternativa de centro, lejos del continuismo y del

marxismo, y que eaa alternativa en nuestro país pasa por una actuación conjunta de las corrientes

democristianas, social demócratas y liberales. Este intento de trabajar juntas personas de estos caracteres

que Tácito realizó primero y el Partido Popular luego, con éxito, es posible Intentarlo también a nivel

nacional y de federación o coalición de partidos, y es la respuesta a la demanda de la nueva sociedad

española. Superadora de diferencias insuficientes para separar e integradora de coincidencias que

permiten el trabajo unido en beneficio del país.

LA obra no está aún hecha, pero se ha señalado el camino, se han realizado loa primeros acuerdos, más

importan´ tes porque son los mas difíciles. La unión está.abierta para cuantos, de origen democristiano,

socialdemócrata, liberal o independiente, están por la creación de una auténr tica democracia pluralista y

por la existencia de una alternativa distinta de la que imponen el conservadurismo continulsta y el

marxismo en todas sus formas.

TÁCITO (PP)

 

< Volver