Martín Villa, ante el Pleno del Congreso. 
 El Gobierno no es partidario de reducir los derechos  :   
 Sería un éxito fácil, quizá, de momento, pero un error tremendo a medio plazo. 
 Pueblo.    24/12/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Martín Villa, ante el Pleno del Congreso

"EL GOBIERNO NO ES PARTIDARIO DE REDUCIR LOS DERECHOS CIUDADANOS"

«Sería un éxito fácil, quizá, de momento, pero un error tremendo a medio plazo»

El ministro del Interior intervino ayer ante el . Pleno del Congreso una vez aprobada la creación de la

Comisión de Encuesta sobre los sucesos de Málaga y Tenerife. Martin Villa dijo, entre otras cosas, qué

aceptaba, al igual que el grupo parlamentario dé UCD, la constitución de esta Comisión de Encuesta, a la

que «el Ministerio del Interior aportará cuantos datos operen en. sus manos. Comisión a la que

comparecerán las autoridades policiales, las autoridades gubernativas y, lógicamente, el propio ministro

del Interior, para dar cumplida respuesta, a las preguntas o. a las investigaciones que se formulen».

Añadió que «no es tarea fácil ni un ofició deseable tener que dirigir la política de, orden público. Creo que

nunca, y mucho menos en una situación política de transición como la que estamos viviendo. Porque es

muy difícil encontrar ése término medio entre el correcto ejercicio de la autoridad por parte de -ios

gobernantas y el correcto ejercicio de las libertades ciudadanas por, parte de nuestros compatriotas,»

«Hemos de modificar las actitudes, los modos y los medios para combatir esa triple amenaza del

terrorismo, de la inseguridad ciudadana y de la delincuencia común», continuó el ministro, y rechazo con

rotundidad y con firmeza «que las fuerzas de orden público reciban por. parte del Gobierno otras

instrucciones que las normaJes en una nueva política de orden público, que cree el Gobierno poder

afirmar que está practicando para adecuar a la, nueva situación política todos sus instrumentos. ¿Me

garantiza a mí alguien—añadió citando una intervención de Azaña— que entre los millares de agentes de

la autoridad del Estado,´cuando llega un caso dé esta especie, de choques, de violencias, se pueda

responder de la serenidad, del estoicismo, de la fuerza, moral de un funcionario que, exasperado por lo

que íuera, por el odio o por el temor, se pueda propasar de sus funciones?»

NUEVA LEY

«Quiero indicar, sobre todo —dijo más adelante— a aquellos que creen que se desarma al Estado y a las

fuerzas de orden público cuando se ajusta su actuación. a derecho, que nunca hubo resultados más

negativos en e! campo del terrorismo que en el segundo semestre de 1975, tiempo en que yo era

gobernador civil de Barcelona, y en el cual se produjo el numero´ más importante de atentados y

asesinatos a miembros de nuestros cuerpos y fuerzas de orden público, estando en vigor el decreto-ley

Antiterrorista.»

«Culminaremos este proceso transitorio trayendo a esta Cámara, después de la ley de Orden Público, una

especie de ley. de Policía Nacional, que regule aquéllos aspectos necesarios en esta etapa para el Cuerpo

General de Policía y para la Policía Armada, porque creemos que es necesario insistir en una, política que

sitúe bajo la estricta dirección del Gobierno -a los distintos cuerpos y fuerzas en las distintas

responsabilidades que les son propias.»

«Porque estamos ante tina cuestión básica; porque estamos ante una, política dé Estado, quiero que

comprendan, que muchos temas del ´orden público no son la causa, sino la. consecuencia de un fenómeno

más amplio y más importante, que es el orden ciudadano, por lo cual es necesario solicitar .de todos esa

colaboración, sin la cual una poli-tica legislativa será totalmente ineficaz.»

En otro momento el .ministro dijo que «el Gobierno no es partidario de reducir el ejercicio de los

derechos: ciudadanos. Sabemos que sería un éxito, fácil quizá de momento, . pero sería un error tremendo

a medio plazo. Y buena prueba de elfo es que estas Cortes tienen l ya los proyectos de ley de Asociación

y de Reunión en los que claramente se plantea, un ensanchamiento - en el ejercicio de esos derechos, pera

todos nos tenemos que comprometer en que sea un uso normal y no un, incontenido abuso de ios

mismos.»

«Yo creo que el Gobierno —añadió— puede ofrecer ante las Cámaras y ante el país unos positivos

resultados en nueva política de orden público, entendido éste como un entramado de personas, de medios

y de normas para contribuir al pacifico ejercicio de, derechos y de libertades, sin adscripción ideología

alguna, con unas, fuerzas al servicio del Estado y a las órdenes del Gobierno y que, con independencia -de

algunas alusiones, dé complacencia con determinados gru-§os, puedo afirmar que en el campo concreto el

terrorismo las fuerzas de orden público españolas ofrecen mejores resultados en eso que se ha venido a

llamar "el terrorismo blanco" que en lo que pudiera ser "el terrorismo rojo", lo cual significa que no

hemos actuado desde la parcialidad, sino que hemos actuando, que estamos intentando actuar, en

servicios concretos al Estado, porque creernos que. las fuerzas de orden público sólo actíian, sólo deben

actuar, para la protección de los derechos o para el réstablecimiento del orden perturbado.»

PROTECCIÓN DEL GOBIERNO

«Mientras me corresponda —continuó Martin Villa — bajo las órdenes del señor, presidente del

Gobierno la responsabilidad de la seguridad ciudadana, las fuerzas del orden al servicio del pueblo, de

todo el pueblo al que pertenecen, bajó la más rigurosa disciplina y sometimiento al cumplimiento de su

debar cualesquiera que sean sus criterios personales, realizarán su cometido con la protección del

Gobierno, y este cometido tiene las tres vertientes urgentes a que me refería del terrorismo, la

delincuencia común y la lucha callejera.»

«Intentaremos por. todos los medios prever y evitar que en el cumplimiento de esta misión se produzcan

errores por parte de los servidores del orden público y de,la. seguridad ciudadana, de los mandos, de las

fuerzas, de las autoridades del Ministerio o de mí mismo. Pero cuando se ataca y se hostiga a las fuerzas

hasta ponerlas en situaciones limite de tener que defender su propia vida, nadie puede, asegurar que no se

produzcan resultados como los que todos lamentamos. Hay que pedir, y yo lo pido a todos los partidos ya

las organizaciones, que tengan capacidad de convocatoria dé masas o ascendiente sobre las mismas, que

se unan a un compromiso con el Gobierno, que ha asumido el de mantener la seguridad a toda costa.»

«Por lo "que respecta a los tristes acontecimientos de Málaga y de La Laguna —dijo para finalizar— hay

que reprochar la creación de situaciones que pueden conducir a ´hechos irremediables, como los. que

todos hemos lamentado, pero que creo sinceramente que nadie hubiera podido tener la seguridad de

conseguir evitarlos.»

«Y pomo testigo excepcional de los últimos meses puedo asegurarles que muy difícil, mente el proceso

político emprendido, en camino de consolidarse definitivamente, hubiera" sido posible sin la actuación de

estos cuerpos y fuerzas de orden público, lo que me lleva, desde mi responsabilidad, a asegurarles el

máximo respaldo, que. puede comenzar con ía exig-enciá dé responsabilidades, a cuyo-fren te de esas

exigencias se encontrará el ministro del. Interior. Nada más, y muchas gracias.»

24 de diciembre de 1977 PUEBLO

 

< Volver