Autor: Soriano, Manuel. 
 El Parlamento. 
 Fraga atacó al gobierno y provocó a la izquierda     
 
 Diario 16.    24/12/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Fraga atacó al Gobierno y provocó a la izquierda

Manuel Soriano

Manuel Praga Iribarne, portavoz del grupo parlamentario de Alianza Popular, atacó al Gobierno y

provocó ayer a la izquierda parlamentaria, que reaccionó muy violentamente contra él ante los conceptos

que en materia de orden público defendió con vehemencia el ex ministro de Franco en la sesión de la

mañana del Pleno del Congreso.

En la sesión se aprobó finalmente, con sólo dos votos negativos y la abstención de AP, la constitución de

una comisión que investigue los recientes sucesos ocurridos en Málaga y Tenerife, en los que perdieron la

vida dos Jóvenes por herida de bala, a raíz de intervenciones de las Fuerzas de Orden Público.

Ningún grupo parlamentario tuvo intención en oponerse a la formación de la comisión de encuesta. El

enfrentamiento, sin precedentes en las actuales Cortes, lleno de alusiones personales, se produjo nada más

plantearse el tema en el turno de intenciones de voto.

Fraga, de cebo

Fraga expuso un cuadro excepcionalmente dramático sobre la situación del orden público, responsabili-

zando en gran medida a la izquierda y al Gobierno por su falta de autoridad, al tiempo que trató de apro-

piarse en exclusiva la defensa de las FOP.

Quizá sin proponérselo, porque cuesta creer que Fraga quisiera hacerle un favor a UCD y al Gobierno, su

Intervención sirvió de señuelo en el que picó y se cebó la izquierda, quien se olvidó de la política general

de orden público y de su responsable, Rodolfo Martin Villa.

Tanto para UCD

El partido que respalda al Gobierno salió beneficiado del caliente debate y el ministro de la Gobernación

se escapó de las posibles duras críticas que permanentemente le hacen socialistas y comunistas. Praga,

quien se olvidó de su trabajada nueva imagen, desvió el tema.

José Pedro Pérez Llorca, portavoz del grupo parlamentario centrista, no pasó la oportunidad de sacar ta-

jada del desarrollo de la sesión. Resalto que su partido apoyaba la formación de una comisión de

encuesta, pero se oponía a que hubiera debate para evitar enfrentamientos y poner en peligro el consenso

que se viene consiguiendo en las Cortes.

En la preparación de la sesión triunfó la tesis mantenida por el PSOE, partidario del debate. Después de

los duros enfrentamientos, Pérez Llorca dijo: "Me temo que con el debate de hoy, ante el país no se ha

presentado una alternativa de poder, sino un primer caso, pequeño si se quiere, hacia una alternativa no

democrática."

El PSOE, ofendido

Esta frase de Pérez Llorca provocó un enfrentainiento particular entre UCD y PSOE, ya que los

socialistas se sintieron aludidos. La sesión se levantó y esta "guerra" se produjo en los pasillos. Cuando

eran las dos menos cuarto de la tarde, ya aprobada la comisión de encuesta, el presidente Alvarez de

Miranda, que a veces tuvo que ponerse enérgico, reanudó la sesión.

Pue una oportunidad para que Jas aguas volvieran a su cauce. Pérez Llorca afirmó que no se refería en

absoluto a la alternativa del PSOE. Explicó que su impresión personal de las consecuencias del debate es

que se había dado un pequeño paso favorable a una alternativa no democrática> que 110 está representada

en el Parlamento. Peces - Barba, desde el escaño mismo, intervino para aceptar las explicaciones del

ucedista.

Carrillo suavizó

Carrillo también intervino para suavizar la tensión producida por su primer discurso. El líder comunista

había dicho que la intervención de Praga conducía a un enfrentamiento entre las fuerzas políticas,

enfrenta^ miento que a su juicio en esta ocasión tendría con secuencias diferentes que las de hace cuarenta

años, porque ganarían otros distintos a los que ganaron entonces.

"Si alguien ha entendido que amenazaba con una nueva guerra civil ha ido demasiado lejos", afirmó luego

Carrillo.

 

< Volver