El Parlamento. Sucesos en Málaga y Tenerife. 
 Martín Villa se someterá a investigación     
 
 Diario 16.    24/12/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Sucesos de Málaga y Tenerife

Martín Villa se someterá a investigación Rodolfo Martín Villa, ministro del Interior, afirmó en el Pleno

del Congreso que tanto él como las fuerzas policiales se pondrían al servicio de la Comisión de Encuesta

que investigue jos sucesos de Málaga y Canarias.

Martín Villa defendió a las Fuerzas del Orden Público y aseguró: "Como testigo excepcional de los

últimos meses, puedo asegurarles que muy difícilmente el proceso político emprendido, en camino de

consolidarse definitivamente, hubiera sido posible sin la actuación de estos Cuerpos y- Fuerzas de Orden

Público."

Refiriéndose a los sucesos de Málaga y La Laguna dijo que "hay que reprochar la creación >le situaciones

que pueden conducir a hechos irremediables, como los que todos hemos lamentado, oero que creo

sinceramente que nadie hubiera podido te/ier la seguridad ¿e conseguir evitarlos".

Adolfo Suárez y su gobierno casi en pleno ocupó el banco azul. Siguió los debates con gran atención y se-

renidad. El presidente, que esbozó una sonrisa cuando Fraga le aludió, sin nombrai-Ee, por los sucesos de

Montejurra, pasó una nota a Martín Villa, en la que escribió: "Mucha calma".

PCE y PSOE: Responsabilidades

La primera intervención fue la del diputado del PSOE por Málaga, Rafael Ballesteros, quien acusó al

Gobierno y a UCD de hacer grandes esfuerzos por silenciar a los socialistas en la Cámara. Sobre los

sucesos dé Málaga y Canarias, dijo que ía investigación no debe limitarse a fas muertes registradas, sino a

los hechos ocurridos en días posteriores. Recordó que ya en ofro Pleno su partido había pedido

responsabilidades al mas alto nivel por la actuación de Jas FOP,

Tomás García, diputado del PCE," también por Málaga, afirmó que "hubo provocación y premeditación".

"En Málaga, al menos, existe un núcleo abiertamente fascista en organizaciones para-militares". Dijo que

«stos grupos provocan para atribuirse !a defensa de las FOP.

El ucedísfa malagueño Ignacio Huelin manifestó yus UCD se había opuesto al debate por tíos razones:

porque no se podía empeñar una sesión solemnísima donde se iraíaba deí presupuesto stros temas y

porque se día prejuzgar la conclusión de la comisión de encuesta.

La bomba Fraga

En el mismo turno de intenciones de voto explotó la bomba de la intervención de Fraga. Vehementemente

dijo que las funciones básicas del Estado son las de mantener la seguridad, el orden y la ley, manifestando

que los españoles tienen la impresión cíe que están en peligro. "Si > to falla —dijo—, se hunde lodo lo

demás y los ciudadanos, instintivamente, decides buscar a otro que íes pro-. teja mejor."

Argumentó que no cabe preguntarse lo que ocurrió en Málaga y olvidar lo que pasó en Irún, o recordar

Canarias y olvidar Pamplona.^ Rotundamente afirmó: "Nos encontramos en un proceso de degradación

del orden público". A continuación citó una lista, de sucesos contra las FOP, contabilizando 127 veces

tiroteada la Guardia Ci-vil y 121 la. Policía. Armaáa. y las 76 veces que se exhibió ´a bandera republicana.

Culpó a la izquierda de convocar manifestaciones sin capacidad para mantener el orden y al Gobierno de

su falta de autoridad. Pero, seguidamente, añadió: "Si un general de la Guardia Civil con una hoja de

servicios ejemplar dice la verdad y pi>ie apoyo & la, Benemérita, entonces sí funciona el principio de

autoridad." Durante su intervención Praga dirigió el dedo acusadoramente al banco del Gobierno y a los

escaños de la izquierda.

Orden democrático

El catalán Roca i "Junyent, muy aplaudido al final, fue el primero en salir al paso de Praga, diciendo que

la situación no es tan dramática, "aunque .algunos se empeñen en, dramatizarla para dar la razón a

quienes dicen que con Franco vivíamos mejor". Defendió la tesis de que el sistema democrático es el

único que puede garantizar el orden público.

SI socialista Luis Gómez Llórente (Felipe González no asistió por haber inie lado ayer sus pequeñas

vacaciones navideñas en Sevilla), dijo que hay dos enfoques del orden público: "el que se basa en la

represión y envilecimiento del puebio y el que se asienta en el respeto a la tutela de los valores consa-

grados por la voluntad popular" .

Provocador de desórdenes

Carrillo mantuvo que se trata de enfrentar a las FOP con la oíase trabajadora. Rechazó la idea de que el

partido organice su autodefensa, porque reconoció que ese fue un error pasado que ile-vó al eafrent

amiento entre los españoles. Pidió ai Gobierno que depurara a los manejos de la Policía, que identificó

como "verdaderos torturadores".

Dirigiéndose a Praga, dijo.1 "Su señoría es especialista en provocar desórdenes durante su época de

ministro de la Gobernación", y manifestó que uno de los reproches que se le podían hacer a Martín Villa

es ser discípulo suyo.

En el turno de alusiones Fraga afirmó que no había querido dramatizar )a situación, pero sí denunciar los

[peligros de la democracia. Reprochó a Carrillo su reciente conversión democrática y elijo que una de las

enseñanzas que sacaba dei Pleno era que "algunos, a pesar de la piel de cordero, ao podían taparse los pies

rojos manchados dé sangre". Carrillo diría después "que la sangre que se ha mencionado quede

definitivamente enterrada".

Martín Villa: Apoyo a las FOP

Martín Villa pidió el re-palito incondicional de ía sociedad a las FOP, y dijo que no pueden condenarse

sus actuaciones y silenciar las agresiones y provocaciones de que son objeto.

Manifestó no estar dispuesto a permitir barricadas, pillaje y vandalismos, que de-beo ser reprimidos con

eficacia y con el menos daño posible a las personas, "pero cuando se ataca y se hostiga a las FOP hasta la

situación límite de defender su vida, que nadie se sorprenda de los resultados".

El ministro señaló que el Gobierno no es partidario de restringir el ejercicio de Sos derechos de los

ciudadanos, ya que esto sería un éxito fácil a corto plazo y un tremendo error a medio plazo.

 

< Volver