Autor: Siquera, Antonio. 
 Algunos altos mandos han sido citados en Madrid. 
 Otros dos capitanes generales podrían ser cesados     
 
 Diario 16.    04/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Diario! 6/4-marzo-8

Algunos altos mandos han sido citados en Madrid

Otros dos capitanes generales podrían ser cesados

El posible cese de dos capitanes generales, Campano y Merry Cordón, era barajado ayer en medios

gubernamentales. Algunos altos mandos fueron llamados a Madrid, y se esperan decisiones para las

próximas horas. El coronel Federico Quintero, agregado militar en Turquía y que apareció en el consejo

de guerra de la «Operación Galaxia», se encontraba el lunes 23-F en la División de Inteligencia del

Cuartel General del Ejército.

Antonio SIQUERA

Madrid — Otros capitanes generales podrían ser cesados de sus puestos en los próximos días tras las

investigaciones llevadas a cabo en relación con la rebelión militar del 23 de febrero. A raíz del golpe, fue

cesado y luego arrestado el capitán general Valencia, Milans del Bosch.

Según fuentes próximas al Gobierno, si bien no puede afirmarse que exista una implicación de estos

tenientes generales con los rebeldes, la actitud de algunas fuerzas de su jurisdicción fue un tanto ambigua.

Las dos Capitanías afectadas podrían ser Valladolid y Sevilla, a cuyo frente se encuentran los tenientes

generales Ángel Campano y Pedro Merry Cordón, precisamente los más antiguos en el escalafón.

Fuentes próximas al Ministerio de Defensa confirmaron a DIARIO 16 que algunos capitanes generales

habían sido llamados a la capital.

Hasta hoy, las únicas medidas tomadas en relación con oficiales generales afectan al teniente general

Jaime Milans del Bosch, y los generales de división León Pizarra (ex jefe de la División Motorizada

Maestrazgo 3, de Valencia), Alfonso Armada Comyn, (ex segundo jefe del Estado Mayor del Ejército), y

Luis Torres Rojas (ex gobernador militar, de La Coruña y antiguo jefe de la División Acorazada Brúñete

número 1).

En cuanto a los militares en situación de arresto por los acontecimientos: del lunes 23-F, ayer llegaron

normas de la Capitanía General de Madrid Ta, los centros militares donde se encuentran. En las mismas,

al parecer se dan instrucciones concretas sobre el régimen de los detenidos que hasta ahora recorrían los

cuarteles y recibían toda clase de visitas.

«Reconquista»

La investigación sobre los hechos apunta también a la revista «Reconquista», autodenominada de pen-

samiento militar y en la que aparece como subdirector el teniente coronel Eduardo Fuentes Gómez de

Solazar y como redactor jefe el comandante Ricardo Pardo Zancada.

El director de la revista es el coronel de Aviación ´Fernando Alcázar Sofoca, jefe del Ala 35 de la base

´aérea ´de Getáfé. ÉÍ 23-F ^or la;mañana, el coronel !áé-encontraba en la base, y dos aviones Aviocar se

encontraban preparados para volar, sin que se sepa exactamente con qué misión.

El teniente coronel Fuentes Gómez de Solazar, conocido cariñosamente por sus compañeros como

«Ñapo», está destinado en la División de Inteligencia del Cuartel General del Ejército. Fue el último

oficial que habló con Tejero en el Congreso y quien prácticamente le convenció, no se sabe con qué

argumentos, de qué depusiera su actitud.

La revista «Reconquista», que recibe subvenciones del ^Ministerio de Defensa y"del de Cultura, ha

mantenido posiciones integristas en sus números, y una reconversión de la misma intentada por el

gabinete Gutiérrez Mella-, do desde hace años no se vio coronada por el éxito.

«Almendros»

En cuanto a los integrantes del colectivo «Almendros» suenan varios nombres, en ambientes militares.

Aunque ellos han lanzado la información de que serían más de quinientos, se trata de un núcleo reducido

en el que podrían aparecer nombres como los de San Martín Fuentes, Pardo Zancada, Marchante y

Villalba.

Se trata, y eso sí parece seguro, de un equipo compenetrado y que actuaron conjuntamente en otros

tiempos cuando estaban destinados en los servicios secretos de Carrero Blanco.

En medios militares se comentaba, poco antes del 23 de febrero, que «los almendros florecen en febrero,

aunque dan sus frutos en junio», frase que no fue tomada en serio, pero que ahora para muchos está llena

de significación. En este sentido, son varios los nombres que parecen estar relacionados con el colectivo

«Almendros».

Quintero

Federico Quintero, coronel del Ejército, actual agregado militar en Turquía y uno de los hombres que

mejor conocen las técnicas de la información, se encontraba el día del golpe militar en la División de

Inteligencia del Estado Mayor del Ejército de Tierra.

Quintero pasó parte de la mañana con el teniente coronel de Infantería, diplomado de Estado Mayor,

Eduardo Fuentes Gómez de Salazar. Se da la circunstancia que el teniente coronel Fuentes fue el hombre

que convenció definitivamente a Tejero para que depusiese su actitud. El coronel Quintero apareció por

primera vez relacionado con Tejero con motivo de la «Operación Galaxia». Inmediatamente después se

descubrió el intento gol-pista de noviembre de 1978, Quintero fue destinado a la agregaduría militar de la

Embajada española en Turquía.

 

< Volver