Declaraciones de Aramburu Topete a RNE. 
 La mayoría de los guardias del golpe, en libertad     
 
 Diario 16.    10/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Declaraciones de Arambüru Topete a RNE

La mayoría de los guardias del golpe, en libertad

El 90 por 1CTO de .los guardias civiles que participaron en el asalto al Congreso de los Diputados el 23-F

se encuentran en libertad ,y en sus destinos, tras haber estimado la autoridad judicial militar que fueron al

Parlamento engañados, y que si se mantuvieron allí fue por disciplina, según declaró ayer a Radio

Nacional de España José Arambüru Topete, director general de la Guardia Civil. Arambüru precisó que

de las 288 personas que ocuparon la Cámara, siguen retenidos ahora 16 suboficiales, 32 cabos y unos 15 ó

18 guardias.

Es cierto que Tejero me dijo cuando fui a que se entregara:

«Antes le mato y me pego un tiro»

«Como director general del Cuerpo, yo consideré que era una misión de la Guardia Civil acabar con

aquello, con aquel hecho que iba contra nuestro honor»

^•™ L director general dé la Guardia Civil, general Arambüru Topete, fue uno de los hombres claves en

los hechos de los días 23 y 24 de febrero pasado que comenzaron con el asalto al Congreso de los

Diputados por un grupo de guardias civiles. Su presencia desde los primeros momentos en las cercanías

del Congreso fue determinante para intentar un arreglo de aquella lamentable situación que conmocicnó a

toda España.

—General Arambüru, ¿cuál fue su reacción al conocer lo que ocurría en el Congreso y qué actitud

adoptan las fuerzas de la Guardia Civil bajo su mando en aquellos momentos?

—Lo primero que hice fue conectar con todas las zonas de la Guardia Civil en España para lograr un

canal de información y mantener en todo momento todas las fuerzas similares de la ~ Guardia Civil bajo

mis órdenes directas. Posteriormente, dicté una serie de órdenes con objeto de reunir unas unidades que

acudieran al foco del conflicto para poder atajarlo en sus principios.

-Su presencia en las cercanías del Congreso se debió entonces a una misión concreta/¿Cómo se desarrolló

en líneas generales?

-Esta táctica desde un primer mómentp yo la vi claramente que era, en primer lugar, procurar pqr

cualquier medio no iniciar el fuego, porque esta iniciación de fuego podría tener unas consecuencias

francamente catastróficas, ya que dentro del hemiciclo del Con-, greso se encontraban cer-"ca de

cuatrocientos rehenes a disposición de los asaltantes y no podía saber cuál sería el fin del aqto si las .

hostilidades .empezaban en el exterior.

Contacto

La segunda convicción mía en aquel momento fue que debíamos mantener abierto un contacto con el

interior. Es decir, entre los sublevados y el exterior, con objeto, en primer lugar, de. tener una información

que no era muy completa y en segundo lugar ante la seguridad de que casi la totalidad de los

guardias civiles habían sido arrastrados a efectuar este asalto que habían ido engañados, sin saber a dónde

iban y que únicamente por la disciplina, que es una de las cualidades fundamentales de la Guardia Civil;

habían ido siguiendo a sus jefes.

Pero ya digo: esta inmensa mayoría de aquellos guardias, al transcur-so.,del tiempo, seguramente irían

concienciándose y " la situación en el interior iría como se suele decir «pudriéndose».

—Mi general: según información de aquellos momentos usted, los generales Sainz de Santamaría y

Armada e incluso el general Prieto intentan dialogar con el teniente coronel Tejero para hacerle deponer

de su actitud. ¿Cómo fueron esos contactos y que hay de cierto en lo que se ha dicho de´una supuesta

amenaza del señor Tejero hacia su persona?

Amenaza de muerte

—Yo, al intentar que el teniente coronel ; Tejero depusiese su actitud y se ,me entregase, él se negó

rotundamente y se negó además de una manera violenta. Es decir, éso que se ha escrito en la prensa de

que antes «le mato y me pego un tiro» es cierto. Lo que pasa es que ellos tenían las armas raí la mano y

nosotros no las teníamos en las manos.

—¿A qué se debió una retirada parcial que se pudo observar .de las fuerzas de la Guardia Civil que

rodeaban el Congreso en las primeras horas de la madrugada y lo que pareció ser su sustitución por

fuerzas de la Policía Nacional?

—Como director general de la Guardia Civü, yo consideré y conside,ré siempre qu^ era una misión de la

Guardia Civil´ acabar con aquello, con aquel hecho que iba contra nuestro honor y por eso en todo

momento procuré mantener a la Guardia Civil en primera línea, a pesar de presiones que hubo de que se

sustituyese esta primera linea por otras fuerzas´.

Asunto de familia

Era un asunto, pudiéramos decir, un asunto de familia si hien es verdad que eJT una reunión que tuvimos,

presidida por el director general de la - Seguridad dei Estado, el inspector jefe de la Policía Nacional,

general Santamaría, y yo acordamos; que si había que ha,cer un asalto, una entrada de fuerza, sería más

conveniente que la hicieran los GEO, de la Policía Nacional, fundamentalmente porque ellos tenían una

unidad mucho más numerosa que los nuestros y por-razones evidentes y que el choque entre dos fuerzas

del mismo cuerpo hubiera sido mucho más doloroso^ Esté fin de semana, general, se ha dado la noticia no

oficial de que alrededor de unos ochenta guardias civiles que tomaron parte en el asalto al Congreso han

abandonado ya jas .dependencias del Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro, donde se encontraban

desde el pasado día 24 y que algunos de ellos, incluso,´ se habían incorporado a sus destinos. ;.Cuál es la

situación de estos números y de los que aún se encuentran retenidos en Valdemoro?

—He de decir que no son 80. Eri realidad, son más. Todos los que intervinieron en el asaltó han estado

cerca de más de diez días retenidos. Se han seguido unas diligencias, y se ha comprobado de que en „ más

de un noventa por ciento, los guardias que acudieron al asalto del Congreso fueron arrastrados por el

engaño, sin saber a dónde iban. Iban exclusivamente.

Siguieron por disciplina

Su presencia en aquel acto fue debido a la disciplina, una de las grandes virtudes que adornan a la

Guardia Civil. Sus jefes les dijeron que iban a una misión distinta a la que se había ido. Entonces sería de

carácter gravísimo que unas personas que únicamente fueron a cumplir con su obligación, porque así se

les obligó fueran castigadas. Se han seguido las diligencias, se ha esclarecido, o por lo menos se ha

esclarecido en parte cuál ha sido la actuación de todos y de cada uno de ellos y lo que se ha hecho es

poner en libertad incluso para el servicio a todos ellos aunque algunos estén pendientes del juez

nombrado para las investigaciones generales, el general García Escudero.

No quiere decir esto que todos estén en libertad. Solamente aquellos que´ al parecer solamente

fueron por cumplir con la obligación que la disciplina les impone. Tenemos un gran número todavía de

guardias, cabos primeros, suboficiales y todos los oficiales que están o procesados o retenidos pendientes

de las actuaciones que el juez dictamine.

En definitiva, ;,el número exacto de guardias civiles que se encuentran ya fuera de Valdemoro?

—Pues yo diría que la totalidad de los que actuaron en el Congreso fueron, entre oficiales, suboficiales y

guardias, 288. En este momento se encuentran retenidos a disposición del: juez 16 suboficiales, 32 cabos,

y unos 15 ó 18, no requerdo bien la cifra, guardias que estimamos que puedan haber tenido alguna

intervención particular.

Espíritu incólume

—General, una vez superados estos hechos, ;,cuál es el estado de ánimo en la Guardia Civil?

—Él estado de ánimo de la Guardia Civil es el de siempre. Únicamente debo decirles que este hecho para

la Guardia Civil es penoso, como ustedes comprenderán. En la práctica, la Guardia Civil en estos

momentos lo que trata es de salir de este hecho lamentable, pero su espíritu permanece totalmente

incólume y dispuesto a cumplir todo lo que la Patria le exige. Únicamente que siga con sus virtudes de

siempre, desde hace ciento treinta y siete años, si no recuerdo mal, que han sido, la fidelidad, eí´hbhor´yi

sobre ´todo, la ´ disciplina

. ^Pára . finalizar, general, ¿co¡npr y£, .personalmente, el futuro inmediato de España?

—Yo no voy a negar que los hechos ocurridos me han parecido dé gran gravedad y dé una enorme

trascendencia^ pero pienso que nos han de hacer reaccionar a todos y sacar consecuencias. Estas

consecuencias, el abandono de posiciones que a nada conducen, nos han de llevar, pienso yo, a cauces de

honesto trabajo al servicio de una España mejor.

 

< Volver