Las Fuerzas Armadas cooperarán en la vigilancia de la frontera de Francia. 
 Escepticismo sobre la dirección colegiada de la lucha antiterrorista     
 
 El País.    25/03/1981.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Las Fuerzas Armadas cooperarán en la vigilancia de la frontera con Francia

Escepticismo sobre la dirección colegiada de la lucha antiterrorista

Las medidas adoptadas por el presidente del Gobierno en la reunión que mantuvo con algunos miembros

del Gabinete el lunes, se traducirán en una cooperación de tas Fuerzas Armadas con las de seguridad del

Estado, pero no implicarán a las primeras en la lucha antiterrorista, según fuentes autorizadas del

Ministerio de Defensa.

Las medidas adoptadas afectan sobre todo a la frontera franco-española, especialmente la comprendida en

las provincias de Guipúzcoa y Navarra. Las Fuerzas Armadas, con las unidades más adecuadas a la

misión de impermeabilizar la frontera y al escenario pirenaico en que ha de desarrollarse, se dedicarán a

la vigilancia, prolongando y complementando la acción de las fuerzas de seguridad del Estado, según

explican las citadas fuentes.

En cuanto a la dirección unificada de la lucha antiterrorista, integrada en el Ministerio del Interior, se

asegura que pretende coordinar los diversos servicios de información en esta materia, así como las

necesidades de transporte y logísticas que esa lucha requiere. Se recuerda que el intento de coordinar la

lucha antiterrorista tuvo un precedente con la designación del general José Sáenz de Santamaría.

Expertos competentes han señalado con reiteración el grave contraste entre la acción terrorista de ETA,

ajustada a un programa que aparece trazado con el rigor de análisis y la claridad doctrinal de un estado

mayor altamente profesionalizado, y la respuesta que le viene dando el Estado, más bien encuadrable en

la incoherencia dispersa de las partidas guerrilleras del diecinueve. En breve, ETA se ha comportado

cómo un Estado, y el Estado como una guerrilla en fuga. Eso es lo que ahora se quiere rectificar, según

los analistas.

Observadores cualificados adelantan, sin embargo, su escepticismo sobré los resultados que cabe esperar

de una dirección colegiada, colgada como un apéndice más del ministro del Interior. Según esta opinión,

la coordinación debería quedar encomendada a una sola-persona, aunque bajo su responsabilidad se

forme un colectivo para el asesoramiento en todos los campos que la lucha antiterrorista debe abarcar.

Fuentes oficiales estimaban anoche que la mencionada dirección colegiada de la lucha antiterrorista estará

integrada por más de diez personas, cuya designación quedará completada en el Consejo de Ministros del

próximo viernes. Se da como seguro que entre sus miembros estará el director de la Seguridad del Estado,

Francisco Laína; los generales José Sáenz de Santamaría y José Aramburu Topete, que tienen a su mando

la Policía Nacional y la Guardia Civil; el comisario general de Información, Manuel Ballesteros, y el

director general de la Policía, José Luis Fernández Dopico.

 

< Volver